Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Manuel Vila | Secretario xeral Consellería de Cultura, Educación e Universidade

“No todos los alumnos tendrán que ser programadores, pero sí saber diseñar una app”

“Trabajamos en un plan integral contra la desinformación, ante la extensión de bulos y para que distingan las fake news”

Manuel Vila, en la Xunta.

El desarrollo de un ecosistema educativo digital de alto rendimiento y el perfeccionamiento de las competencias y capacidades necesarias para conseguir una verdadera transformación digital son dos pilares de la estrategia que acaba de anunciar el Gobierno gallego para las aulas y que desgrana el secretario xeral de Cultura y Educación, Manuel Vila.

–La Estrategia “Educación Digital 2030” definirá una docena de “acciones clave” de impacto en todos los integrantes de la comunidad educativa. ¿Cómo lo harán?

–En Galicia se lleva trabajando en la transformación digital en la educación más de una década. El punto inicial fue el proyecto Abalar, luego desarrollamos la estrategia Edudixital y fuimos pusimos en marcha programas significativos como E-Dixgal, que en la actualidad llega a más de 550 centros en Galicia –la mitad– y que permite desde 5º de Primaria hasta 4º de la ESO (a 55.000 alumnos) estudiar integralmente con materiales digitales en un entorno virtual de aprendizaje. Esa misma estrategia nos permitió ir trabajando nuevas materias, como robótica y programación. Luego, desarrollar una estrategia en STEM y ahora se aprovecha para la estrategia 20-30, que está muy influenciada por la situación de pandemia. El COVID-19 nos puso delante del espejo: vimos cuáles eran nuestros fuertes y debilidades. Ahí, el sistema educativo en Galicia demostró mucha fortaleza. Haber desarrollado aulas digitales nos permitió poder mantener el sistema educativo a pesar del confinamiento. Tuvo resiliencia.

–Tras la experiencia de la pandemia, ¿la enseñanza online vino para quedarse cuando no sea posible la presencialidad del alumno, o en casos excepcionales?

–Hace mucho tiempo que vino para quedarse, pero la pandemia nos enseñó que hay que seguir profundizando. Se podrían alternar contextos híbridos de presencialidad, que es fundamental para el proceso educativo, con la educación virtual y online. A través de las aulas virtuales, el profesor puede hacer una enseñanza más personalizada. El objetivo de todos los planes de la educación digital es dotar a todos de competencias digitales básicas: incluyendo docentes, alumnos y familias. Esta estrategia contempla acciones de mucho impacto y a largo plazo.

–¿Qué van a hacer para suplir las carencias de aquellos docentes que reconocen que les falta formación para abordar la enseñaza digital?

–Es una percepción que tiene el profesorado en toda Europa: una parte de los docentes siempre reconocen que necesitan más competencias, pero llevamos muchos años con formación del profesorado sobre educación digital. Cada centro puede tener su propio plan de formación a la carta y es una de las líneas del nuevo plan, que lleva asociada también una red de 80 personas seleccionadas dentro del sistema y con especial cualificación, que serán mentores en cada centro. Debemos garantizar que se supere cualquier brecha, que nadie se quede atrás y sea accesible.

–En el horizonte de 2030, cuando esté implantada la estrategia, ¿qué sabrá un alumno que termina su formación?

–Lo principal es garantizar que adquieran competencias digitales básicas, más allá de manejar editores o hojas de cálculo. . La UE lo fija en el objetivo del 70% de mayores de 16 años en 2025. Son competencias para ejercer sus derechos básicos, como la administración publica digital o para afrontar un trabajo. En Primaria ya se trabaja con robótica y en Secundaria con programación. No es que todo el mundo tenga que ser un programador informático, pero sí es fundamental que conozcamos cómo funcionan las cosas para tener espíritu crítico. Entrarían dentro de una competencia digital media o avanzada diseñar una App o diseñar domótica o mejorar un programa informático. Queremos crear ‘polos creativos’, espacios makers en los que los niños podrían desarrollar sus aspectos más creativos, con impresoras 3D y poder hacer diseños; o en audiovisual, montaje de vídeo. No solo hacer un código, sino crear.

–Al igual que hoy en día con la acreditación de idiomas, ¿habrá acreditación digital en competencias digitales homologadas?, ¿qué capacidades demostrarán esos alumnos?

–Totalmente necesario. El sistema debe de acreditar esas competencias digitales. Y dentro de esta estrategia también está el Plan integral de lucha contra la desinformación, que es un problema grave como consecuencia de la avalancha de bulos. Saber distinguir qué son fake news o cómo llegar a información o desinformación. Va a estar en todos los currículos: aprender a discriminar aquello que genera discursos de odio o que es populismo, contrastando las fuentes de información. Hicimos materias específicas de identidad digital y alfabetización informacional. Es un tema clave: la garantía de los derechos que subyacen en la transformación digital y las buenas prácticas. Y ahí tienen un papel relevante los medios de comunicación.

–Hay docentes que critican que Educación solo permite usar ciertos programas informáticos y eso les limita mucho en sus clases.

–Estamos a favor de promover la experimentación y la innovación y cada centro tiene su proyecto educativo. Pero con respecto a las herramientas y plataformas hay que ser extremadamente cauteloso por la protección de la intimidad y de los datos. Tiene que haber un equilibrio. Las herramientas institucionales tienen que ser garantistas, porque la moneda de cambio en el mundo de la transformación digital son los datos. Son la moneda de cambio y tenemos que garantizar los derechos de las personas. Alguien puede entender que se cercenan ciertas funcionalidades, pero no pueden circular datos libremente. Para que nadie se quede atrás, debemos de impulsar institucionalmente programas que nos ayuden a la creación de contenidos. El profesorado puede ayudar; otra cosa es que haya personas interesadas en usar aplicaciones concretas. Priorizamos la protección de las familias.

–Aludía antes a que se tienen que solventar todas las brechas de género o discapacidad en la educación digital.

–El sistema educativo en Galicia se caracteriza por la equidad. Estamos haciendo el esfuerzo de que la educación digital sea un derecho para todos los alumnos. Es un proceso constante de mejora y la conectividad fue un caballo de batalla durante muchos años, pero hoy estamos en una posición avanzada. Todos los centros educativos van a tener un programa digital, pero debemos de seguir apoyando que estén abiertos a las familias y que las personas con diversidad funcional no se queden atrás; que puedan participar y darles herramientas para que participen en el sistema. También, empoderar a las niñas en el ámbito STEM.

Compartir el artículo

stats