El presidente de la Xunta y del PP gallego, Alberto Núñez Feijóo, contrapuso la “unidad” de su partido a los “ajustes de cuentas” y “conspiraciones entre compañeros” del Partido Socialista y a la “batalla de familias del nacionalismo” que, a su juicio, abrió la portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, al anunciar que iniciaba un período de reflexión sobre su continuidad al frente de la formación frentista.

Feijóo envió este mensaje en el comité ejecutivo del PP gallego que ratificó los nombramientos de la nueva estructura orgánica del partido surgida del proceso de renovación interna que culminará en las próximas dos semanas con los congresos provinciales en los que se ratificará a los actuales presidentes provinciales –Manuel Baltar en Ourense, Diego Calvo en A Coruña, Alfonso Rueda en Pontevedra y Elena Candia en Lugo–.

El comité ejecutivo de los populares gallegos ha servido también para escenificar la apertura del curso político a nivel orgánico después de un verano que, según Feijóo, ha sido un período de “impulso” para Galicia, puesto que “demostró estar preparada” para el período de “recuperación” que se abre una vez avanzado el proceso de vacunación contra el COVID.