Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Quince kilómetros: la distancia media a los servicios básicos de un vecino del rural

Eladia, de 99 años, era la única vecina permanente en el año 2014 de Noguedo, en Castro Caldelas Brais Lorenzo

En su conjunto, España es un país donde los ciudadanos tienen muy próximos los servicios básicos que necesitan, entendiendo como tales centros de salud, escuelas, bibliotecas, polideportivos, supermercados o suministros de agua, luz o gas.

Los vecinos del rural gallego deben recorrer 15 km de media para acceder a servicios básicos

De promedio, deben recorrer 3,5 kilómetros frente a los 4 kilómetros en el resto de los estados miembros de la UE. Pero la radiografía cambia sustancialmente si el análisis baja al ámbito municipal y se diferencia entre los ayuntamientos rurales y los urbanos.

Este trayecto es el doble que en la Europa no urbana, según un informe del Banco de España | En Castilla-La Mancha el acceso está a más de 34 km y en Aragón, a 30

El panorama es completamente distinto entonces, porque mientras los vecinos de un municipio urbano solo tendrían que desplazarse 2,16 kilómetros, en uno rural la distancia para acceder a un servicio básico sería de 22,69 kilómetros, cifra que contrasta también con los 7,1 de media en la Europa rural.

  • Galicia podrá usar por primera vez fondos europeos para combatir la despoblación

    El reglamento del programa Feder incorporó en julio la posibilidad de financiar proyectos específicos contra el declive demográfico que las regiones de la UE deben ahora definir

En el caso de Galicia, sus habitantes tendrían que recorrer 15,68 kilómetros, el doble que el resto de la UE, pero la mitad que un manchego o un aragonés.

Así lo concluye el Banco de España en un informe en el que disecciona el acceso a los “servicios locales” en la España rural y lo compara con en el resto de Europa. ¿Por qué analiza este fenómeno ahora? Porque la actividad económica y la población tienden a concentrase ya que así se facilitan las interacciones entre empresas y trabajadores y se permite además la provisión de servicios a un menor coste per cápita. Pero esa dinámica puede derivar en “descontento social” en otras amplias zonas del territorio.

“En efecto, el aumento de la tasa de urbanización de la economía española a lo largo de los últimos años ha venido acompañado de un nuevo episodio de despoblamiento de las zonas rurales. En este contexto, la discusión sobre la desigualdad entre zonas rurales y urbanas en el acceso a servicios ha ganado terreno en el debate público, a nivel tanto nacional como europeo”, explica en el Banco de España.

Salvo las ciudades y sus áreas de influencia, así como casi toda la franja atlántica de la provincia de Pontevedra, Galicia es esencialmente de ámbito rural según la definición oficial de Eurostat, pues se considera así todo ayuntamiento con menos de 5.000 habitantes o con una densidad de población inferior a 300 vecinos por kilómetro cuadrado.

Distribución de municipios rurales y distancia a servicios locales Banco de España

“En España se observa un déficit significativo en la accesibilidad a servicios de los municipios rurales respecto a los urbanos. Por ejemplo, en promedio, los ciudadanos de municipios rurales han de recorrer unos 20 kilómetros más que los ciudadanos de ayuntamientos urbanos para acceder al servicio local más cercano”, se cuenta en el informe, dado que en una ciudad estaría a 2,1 kilómetros y fuera de ese ámbito, a 22,7.

Aunque entre los ayuntamientos urbanos apenas hay diferencias en el conjunto de España, en los rurales el resultado es completamente dispar. En Murcia, apenas se tendrían que desplazar cinco kilómetros para acercarse a los servicios básicos, que serían algo menos de seis en Baleares. Quienes peor lo tienen son los castellano-manchegos, a quienes el Banco de España sitúa –en el ámbito rural– a 34,3 kilómetros de los servicios locales más próximos. Los aragoneses están a 30 kilómetros y los castellano-leoneses a 26,6.

En Galicia no se estaría tan mal comparado con el resto de España, pues ocuparía el décimo puesto por autonomías, a casi quince kilómetros. Pero aún así, sería el doble de la distancia que se tiene que recorrer en la Europa rural (7,1 kilómetros).

“La distancia media a servicios locales en España es similar a otros países europeos en las zonas urbanas. Sin embargo, esta distancia es significativamente mayor en España que en el resto de los países para las zonas rurales. En concreto, la distancia del habitante medio de las zonas rurales españolas a los servicios locales alcanza niveles similares a las registradas en países como Finlandia, Suecia o Grecia, donde las condiciones geoclimáticas podrían explicar la dificultad de proveer servicios en algunas zonas rurales –por ejemplo, en las ubicadas en las islas griegas o en la taiga escandinava–”, dice el Banco de España.

Como causas del acceso más limitado a servicios básicos, se cita el raquitismo financiero de las haciendas locales, derivado también de sus menor presión fiscal, la orografía y el que su implantación tenga unos costes per cápita más elevados.

 

Compartir el artículo

stats