Dos incendios forestales queman unas 220 hectáreas en el municipio de Ribas de Sil, según informa la Consellería de Medio Rural.

El primero de ellos y más voraz se declaraba la pasada noche y ya ha calcinado más de 140 hectáreas en la Ribeira Sacra. El fuego, puso en jaque un grupo de casas en el núcleo de Vilariño en las que se encontraban unos 10 vecinos, según ha relatado una familiar de uno de ellos.

De acuerdo con este testimonio, alrededor de las 21:00 avistaron el fuego, que avanzó con rapidez. Las brigadas forestales han permanecido toda la noche en este pueblo de la parroquia de Nogueira, para evitar que el fuego alcanzase las casas. Las llamas se llegaron a acercar a unos 20 metros de las viviendas y los vecinos se pasaron la noche en vela refrescando la zona con sus propias mangueras. Los efectivos, que comentaron que había tres focos distintos, permanecían en el lugar por la mañana, mientras los medios aéreos no podían operar. En la zona los termómetros no bajaron de los 20 grados Celsius durante toda la noche.

La Xunta informó del incendio por primera vez pasadas las 6:00; en esa primera comunicación se estimaban en 20 las hectáreas quemadas. Sin embargo, la última actualización, a pocos minutos de las 11:00, ya situaba en 140 hectáreas la superficie calcinada. De momento, para tratar de controlar el incendio, han sido movilizados dos técnicos, nueve agentes, 14 brigadas y 15 motobombas, sin que se haya movilizado a la Unidad Militar de Emergencias (UME).

Por otra parte, la Xunta informaba este lunes de otro incendio en el municipio de Ribas de Sil, en la parroquia homónima, que avanza sin control y ya calcina unas 80 hectáreas. Además, se ha solicitado el nivel 2 como medida preventiva por proximidad al núcleo de Rairos.

Junto a esto, Medio Rural informa de que este lunes se encuentra activo un incendio en el municipio de Chandrexa de Queixa (Ourense), parroquia de Requeixo, que quema unas 20 hectáreas. Todo ello en una jornada de altas temperaturas en la que casi toda Galicia se encuentra en riesgo extremo de incendios.