Feijóo avisa: “Nadie en el PP llegó al Gobierno pactando con cualquiera sino con las urnas”

Casado critica a Sánchez por “presumir” de Afganistán: “No se puede celebrar el horror”

Baltar, Ana Pastor, Casado y Rafa Domínguez.  | GUSTAVO SANTOS

Baltar, Ana Pastor, Casado y Rafa Domínguez. | GUSTAVO SANTOS / paula pérez P. P. Paula pérez

Paula Pérez

Paula Pérez

El PP nacional se siente cada vez más fuerte con las encuestas soplando a su favor a costa del desgaste del Gobierno de Pedro Sánchez, pero conquistar la mayoría absoluta, como hizo Alberto Núñez Feijóo en Galicia, es más difícil. El apoyo de Vox podría ser imprescindible para dar el salto a la Moncloa. Y, en este contexto, el presidente del PPdeG y titular de la Xunta dejó claro que no hay que “conformarse”.

“Debemos aspirar a ser la mejor opción, porque somos la única opción. No hay otra alternativa”, advirtió.

Y ante el líder de su partido, Pablo Casado, le avisó: “ningún presidente del PP llegó a presidente del Gobierno pactando con cualquiera, sino pactando con las urnas”.

En el acto de apertura del curso político organizado en la Carballeira de San Xusto, en el concello de Cerdedo-Cotobade, Feijóo, que estuvo arropado por el presidente nacional del partido, insistió en la receta que lleva reivindicando para el PP desde hace tiempo, la de ampliar las bases ideológicas por el centro-derecha: “solo uniendo votos podemos gobernar”.

Así, se refirió a los “desencantados” que apoyaron en las urnas a otros partidos pensando que “podrían hacer lo que hace el PP y ahora se dieron cuenta de que solo votando al PP se va a conseguir lo que consigue el PP”. Pero también apeló a los votantes del PSOE disgustados con Pedro Sánchez porque no apoyan el independentismo.

“Todos tienen sitio en esta casa grande, constitucionalista y europea”

Frente a otros dirigentes del PP que mantienen una posición más tibia frente a Vox –en Andalucía, Murcia o Madrid gobiernan con su apoyo–, Feijóo siempre ha marcado distancias respecto a la ultraderecha. “El PP es un partido no sectario que da cabida a la inmensa mayoría ideológica”, defendió.

E insiste en que el PP “nunca fue tan necesario como ahora, ni siquiera en la época de Zapatero”. “No hay otra alternativa. Los políticos de moda duran lo que duran las modas”, ironizó.

Feijóo prometió a Casado en el congreso nacional del PPdeG en el que salió reelegido presidente de los populares gallegos volcarse para conseguir su victoria en las próximas elecciones nacionales y así lo demostró ayer al arengar a los suyos: “Hay que mandar a Pedro Sánchez a donde mandamos a Pablo Iglesias”.

Y para ello Feijóo reivindica su modelo. Con la figura de Isabel Díaz Ayuso ganando cada vez más peso como referente dentro del partido, el líder gallego sacó pecho frente a Casado: “Querido Pablo, no hay mejor lugar que Galicia para empezar a construir la alternativa”.

“Aquí le dimos un baño de realidad al PSdeG y un baño de crudeza, excesiva realidad a Podemos. Luego Madrid profundizó ese baño y confío en que Moreno dé una gran alegría en 2022”

Casado y Feijóo, en la aperturadel curso político en la Carballeirade San Xusto en Cerdedo-Cotobade.   | // GUSTAVO SANTOS

Alberto Núñez Feijóo, durante una parte del mitin / Gustavo Santos

Pero también apuntó cuál sería el camino errado para llegar a la Moncloa: “no conozco a ningún presidente de mi partido que haya aprovechado lo que desune para estar en el Gobierno o que haya pactado con cualquiera para ser presidente del Gobierno. No conozco a ningún dirigente del PP del que tengamos que avergonzarnos”, señaló.

Y como ejemplo “de lo que no hay que hacer” puso también al PSdeG. “Están en plena campaña sucia de lo que no debe ser la política, con artículos incendiarios, declaraciones, conspiraciones permanentes en privado y en público”, lamentó. No se libró de sus dardos tampoco el BNG a quien acuso de ser “más radical que nunca”.

Al margen de la agenda de partido, el presidente del PPdeG también fijó los retos de su Gobierno para el próximo año: la reactivación económica, social y de servicios públicos. Anunció que “en las próximas semanas” presentará los presupuestos para 2022 que incluirán bajadas de impuestos y abogó por no conformarse con salir de la crisis sino por mejorar los datos que había antes de la pandemia.

La gestión de Feijóo es, según Casado, “referencia de buenas políticas”. El líder nacional del PP dio la enhorabuena al presidente de la Xunta por los avances en la vacunación y los bajos índices de mortalidad por COVID en Galicia. Lo contrapuso a las políticas del Gobierno que perjudican a la industria gallega – y citó a Ence, las centrales térmicas o Alcoa San Cibrao–. Además se quejó de los incumplimientos en materia de infraestructuras: “Galicia necesita ya el AVE”.

Casado reivindicó que la comunidad gallega “no es más que nadie, ni menos”. Y acusó al Gobierno de Sanchez de “ahogar” a Galicia en cuanto a inversiones porque “dan por perdida la posibilidad de gobernar aquí”.

El prólogo a las intervenciones de Feijóo y Casado lo puso el alcalde de Cerdedo-Cotobade, Jorge Cubela, y el presidente del PP de Pontevedra, Alfonso Rueda, quien tuvo un recuerdo para el fallecido Javier Cobián Salgado, regidor pontevedrés entre 1991 y 1995. El líder provincial del partido se enfrenta ahora en septiembre a la reelección junto con los otros tres presidentes provinciales del PPdeG. “No fue una decisión fácil volver a presentarse. Le daríais muchas vueltas como le di yo, pero lo hacemos porque queremos, seguro de que aprenderemos de los fallos que cometimos y cometeremos”, dijo Rueda, que se mostró satisfecho además de “la imagen de partido unido” que da el PP.

Las reacciones de la oposición al acto de apertura del curso político del PP no se hicieron esperar. El BNG criticó que Feijóo dedique esfuerzos a “agradar a la caverna madrileña” y no “a responder a los intereses de Galicia”. El diputado nacionalista Luis Bará calificó el encuentro en Cerdedo-Cotobade de “vasallaje político”.

Por su parte, el secretario xeral del PSdeG, Gonzalo Caballero, reprochó a Feijóo que “solo decidiese volver de sus vacaciones para hacer de telonero de Pablo Casado”. En su opinión, es “lamentable”, puesto que se negó a comparecer en el Parlamento por “los problemas de los gallegos”. “Esto demuestra que Feijóo y Casado son dos caras de la misma moneda: el mismo Partido Popular irresponsable y retrógrado”, censuró.

Casado critica a Sánchez por “presumir” de Afganistán: “No se puede celebrar el horror”

Pablo Casado se sacudió ayer las acusaciones sobre la falta de “sentido de Estado” del PP en su papel de oposición reivindicando todos los pactos que propuso sin éxito al Gobierno. Pero al mismo tiempo que recordaba su “mano tendida”, no escatimó dureza en sus ataques contra el Ejecutivo central. Así, ironizó sobre el “acercamiento” de Pedro Sánchez a la calle que consiste en ir en helicóptero hasta Ávila, le acusó de “mentir hasta al médico” y, de nuevo, cargó contra el papel del Gobierno en Afganistán. “Hablan de rotundo éxito. Ningún Gobierno puede celebrar el horror de Afganistán. No es ético presumir de esto”, advirtió.

España ordena el repliegue del contigente de repatriación en Afganistán

Agencia ATLAS | Foto: EFE

“El acercamiento de Sánchez a la calle es volar en helicóptero hasta Ávila”

Casado critica a Sánchez por “presumir” de Afganistán: “No se puede celebrar el horror”  | // GUSTAVO SANTOS

Casado saludando durante el acto a unos niños / Gustavo Santos

Casado emitió un diagnóstico sin paliativos de la gestión de Pedro Sánchez. “Tenemos un mal Gobierno. España no va bien”, denunció. Y, frente a esto, criticó la “arrogancia” del Gobierno. “¿Por qué tenemos que aplaudir a un Gobierno que tarda cuatro años en recuperar la riqueza?”, se preguntó, en alusión al pronóstico de la ministra de Asuntos Económicos Nadia Calviño para 2023.

Pero además el presidente nacional del PP centró sus críticas en Pedro Sánchez, al que acusó de ir por su “enésima transmutación”. “Pero aunque la mona se vista de seda, mona se queda”, avisó. Así, se mofó de que el “acercamiento a la calle” del presidente del Gobierno consista en volar en helicóptero hasta las zonas afectadas por los incendios de Ávila. “Estuvo cuarenta y dos minutos allí y se fue”, criticó. Y también recriminó al jefe del Ejecutivo central su visita esta semana a una residencia de mayores en Cáceres tras “año y medio sin pisar un centro de mayores”. En su opinión, es todo “marketing”.

“Este Gobierno es el más radical de la historia de España y de la UE”

Pero, según advirtió, por “mucho que se disfrace” el Gobierno de Sánchez, a su juicio, “sigue siendo el más radical de la historia de España y de la UE”. “Es una descripción objetiva. No una exageración. Les reto a que me digan que otro Gobierno de Europa tiene a ministros comunistas o depende de un partido que aún justifica el asesinato político”, señaló.

En este sentido, puso el grito en el cielo por el acercamiento de 156 presos terroristas al País Vasco y reclamó el cese del ministro de Justicia, Fernando Grande-Marlaska. “Lleva muchas tropelías”, justificó.

“No podemos conformarnos, porque somos la única alternativa en España”

En este contexto, Casado se prepara ya para “darle la vuelta a España como un calcetín”. Según explicó, el cónclave nacional de partido previsto para octubre arrancará en Santiago de Compostela y, en lugar de “soflamas políticas”, convocarán a una mesa de expertos para empezar a redactar las leyes que aplicarán cuando lleguen al Gobierno.

Así citó, por ejemplo, una nueva ley que saque de la factura todos los costes no energéticos de la factura. También recordó su propuesta para implantar la “mochila austríaca Se trata de un fondo individual para cada trabajador que sustituye al modelo de indemnización por despido.

Casado critica a Sánchez por “presumir” de Afganistán: “No se puede celebrar el horror”  | GUSTAVO SANTOS

Baltar, Ana Pastor, Casado y Raúl Domínguez / Gustavo Santos

Sin selfis ni baños de masas

Desde hace años el PPdeG convoca cada año el último fin de semana de agosto a su militancia para calentar y coger impulso de cara al nuevo curso político. El COVID impidió celebrar esta cita en 2020 y este año se convocó pero las medidas de seguridad por la pandemia obligaron a un encuentro sin multitudes (unas 500 personas), con distancia de seguridad y con los selfis expresamente prohibidos puesto que Cerdedo-Cotobade, el lugar elegido para el evento, entró justamente el sábado en el nivel alto de restricciones.

Ni Feijóo, que acudió en vaqueros, tenis y con la chaqueta promocional del Xacobeo, ni Casado, más formal en la vestimenta, pudieron darse un baño de masas en la Carballeira de San Xusto. Se tuvieron que conformar con un paseíllo entre los asistentes. No se privaron, en todo caso, ni el presidente del PP y el dirigente gallego de estrechar la mano a algunos de los presentes.

Acudieron los conselleiros, el secretario xeral del PPdeG, Miguel Tellado, los presidentes provinciales, la vicepresidenta segunda del Congreso, Ana Pastor, el titular del Parlamento de Galicia, Miguel Santalices, los portavoces adjuntos del PP en el Senado, José Manuel Barreiro, y el Congreso, Marta González, la presidenta de la gestora del PP de Vigo, Corina Porro, o el portavoz municipal de Pontevedra, Rafa Domínguez.

En el acceso a la Carballeira de San Xusto, pero bastante lejos como para que sus gritos no se oyeran, la Guardia Civil controlaba dos protestas: una contra los eólicos y otra del personal del Consorcio de Benestar.

Casado critica a Sánchez por “presumir” de Afganistán: “No se puede celebrar el horror”  | GUSTAVO SANTOS

Baltar, Ana Pastor, Casado y Raúl Domínguez / Gustavo Santos

Suscríbete para seguir leyendo