Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Galicia, a la cabeza con más ambulatorios y colegios cercanos pese a la dispersión

Centro de salud en Paderne de Allariz. Iñaki Osorio

El rural se enfrenta a un grave problema de despoblación motivado, en muchos casos, por la falta de servicios públicos. Galicia, sin embargo, pese a su elevada dispersión geográfica –es la autonomía con más entidades de población– se sitúa entre las comunidades con una mayor red de centros de salud y colegios. De hecho, todos los concellos gallegos tienen ambulatorio, salvo dos (Negueira de Muñiz y Santiso) donde se ha instalado un consultorio, lo que sitúa a Galicia a la cabeza de España. Pero además la práctica totalidad de los niños de 3 a 11 años tienen en su municipio una escuela de Infantil o Primaria. Solo el 0,3 por ciento de los alumnos de esta etapa educativa (596) tiene que desplazarse a un ayuntamiento limítrofe, el cuarto porcentaje más bajo de todo el territorio nacional. Y lo mismo ocurre con Secundaria. Solo el 5 por ciento de los estudiantes gallegos de ESO (4.451) carece de colegio en su término municipal, lo que convierte a Galicia en la quinta región con mayor accesibilidad a estos servicios educativos.

Pero mantener esta red de centros de salud y colegios en una comunidad con tanta dispersión poblacional como la gallega dispara los costes. Y éste es uno de los argumentos que la Xunta esgrime con más fuerza de cara a la reforma del modelo de financiación autonómica que el Gobierno prevé empezar a revisar antes de que finalice el año.

El estudio “Distribución de la Población y Accesibilidad a los Servicios en España”, publicado por la Fundación Ivie, aborda precisamente la proximidad de los ciudadanos a los servicios públicos de cada comunidad autónoma.

Si en algo destaca Galicia es por su red de ambulatorios. “Hay una clara predominancia de centros de salud en los municipios de su territorio, siendo el número de consultorios locales tremendamente reducido”, explican. Es el modelo contrario al de Castilla y León que tiene solo 247 ambulatorios, de manera que en el 92 por ciento de sus municipios únicamente hay un consultorio.

En Galicia no hay un solo gallego que no tenga en su municipio un ambulatorio o un consultorio local, lo cual no significa que existan carencias en la atención primaria puesto que la falta de médicos de familia está provocando retrasos en las consultas y quejas tanto de pacientes como de los propios profesionales. El conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, llegó a admitir que el déficit de facultativos era “preocupante”.

Solo los concellos de Negueira de Muñiz (Lugo) y Santiso (A Coruña) carecen de ambulatorio, pero en su lugar tienen un consultorio local. Esto significa que únicamente el 0,1 por ciento de la población gallega carece en su término municipal de un centro de salud. Por el contrario, en Castilla y León el 28 por ciento de sus habitantes no dispone de un centro de atención primaria en su ayuntamiento, mientras que en Castilla-La Mancha, Navarra, Extremadura o La Rioja se supera el 25 por ciento.

Además, los gallegos son los que menos tardan de toda España en llegar al ambulatorio: en Pontevedra 4,6 minutos en coche; en Ourense 5,2; en Lugo 5,5; y en A Coruña 7 minutos.

Las distancias al hospital son mayores, pero aún así Galicia no se sitúa entre las comunidades con los peores datos. Hay 400.000 gallegos que tardan más de media hora en desplazarse al centro hospitalario, entre ellos 132.000 mayores de 65 años, lo que supone el 19 por ciento de la población jubilada, porcentaje que supera la media estatal del 11 por ciento.

Ávila, Cuenca, Teruel, Zamora o Soria son las provincias con las mayores distancias al hospital. Lugo ocupa el puesto 21 de la tabla de provincias donde más se tarda en llegar al centro hospitalario, Ourense el 23, Pontevedra el 29 y A Coruña el 36.

En cuanto a los servicios educativos hay 11.000 alumnos de Infantil, Primaria, ESO y Bachillerato que tienen que desplazarse a un concello limítrofe para ir al colegio.

Las mayores distancias son para los estudiantes de Bachillerato. El 13,9 por ciento de los alumnos tienen que moverse a otro municipio (suman 5.979 chavales). Otras ocho comunidades están mejor que Galicia al registrar un menor porcentaje de alumnado de Bachillerato obligado a desplazarse.

Sin embargo, en educación obligatoria la comunidad gallega está en los puestos de cabeza. Solo el 7,3 por ciento de los municipios gallegos no tiene colegio de Infantil y Primaria, lo que únicamente afecta a 596 alumnos que deben desplazarse. Y hay colegios de ESO en el 60 por ciento de los ayuntamientos, de manera que solo 4.541 estudiantes tienen que moverse a otro concello.

las cifras

  • A menos de 7 minutos del médico de familia

    Los gallegos son los que más cerca tienen el centro de salud. En Pontevedra se tarda 4 minutos en llegar, en Lugo y Ourense 5 y en A Coruña, 7.

  • A más de media hora del hospital

    Menos accesible es el hospital. Hay 400.000 gallegos que tardan más de media hora en llegar, entre ellos 132.000 mayores de 65 años.

  • Solo 11.000 alumnos van a otros concellos

    Solo 11.000 alumnos se deben desplazar a otros concellos para estudiar, la mayoría de Bachillerato (un total de 5.979 estudiantes).

La Fegamp critica la “fuga” de bancos del rural y hará un estudio para evaluar su impacto

El rural está bien provisto de colegios y centros de salud, pero para más de 70.000 vecinos algo tan sencillo como conseguir efectivo se convierte en una odisea, debido al cierre de sucursales bancarias y la carencia de cajeros.

La Federación Galega de Municipios e Provincias (Fegamp) abordó ayer con alcaldes la “fuga” de entidades bancarias del rural, una situación que, según advirtieron, “no es compatible con la realidad gallega” y que “agravará” la situación de “vaciado” en estas zonas.

La Fegamp informa de que estudiará “el problema de la falta de servicios bancarios” y su repercusión en ayuntamientos gallegos, “situación especialmente grave en el ámbito rural”.

Con ese objetivo, pone en marcha una encuesta para evaluar “la gravedad del problema”. Dicha encuesta a las administraciones locales es una de las decisiones derivadas de la reunión de este jueves entre el presidente de la Fegamp, Alberto Varela, y la alcaldesa de Vimianzo y los alcaldes de A Baña y Zas, que pidieron su intervención ante los anuncios de cierres y recortes horarios de estos servicios en sus localidades.

“En los últimos meses, se ha constatado un aumento de la incertidumbre entre los alcaldes por la dificultad de sus vecinos para acceder a un servicio esencial”, explican.

Compartir el artículo

stats