Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los montes vecinales ingresan casi 25 millones menos que hace cinco años

Un tractor realiza un desbroce en un monte vecinal situado en Vilagarcía de Arousa. | // IÑAKI ABELLA

La bajada de precios de la madera, especialmente el eucalipto, y la mayor carga fiscal han causado que los montes vecinales registren peores datos económicos que las fincas de particulares y una deriva negativa respecto a 2015. De los casi 133 millones de euros de ingresos logrados en ese ejercicio, estas comunidades de montes vecinales en man común (CMVMC) pasaron a obtener 108 el año pasado. El descenso roza el 20%.

Las cifras proceden de la última radiografía del monte gallego elaborada por la Consellería de Medio Rural. Las fincas vecinales son en Galicia 3.013, 332 menos que un año antes, aunque este descenso no es lo único que explica la caída de ingresos. La bajada alcanza los casi 14.000 euros de media por monte pasando de los 49.496 euros de 2015 a los 35.816 del año pasado. Se trata de la segunda cifra más baja del último lustro, en el que se alcanzaron los 31.984 euros en 2017, los 40.849 en 2018 y los 39.721 en 2019.

Ingresos medios: 35.816 euros

Cada comunidad de montes ingresó el año pasado casi 36.000 euros, la segunda cifra más baja del último lustro tras los 31.984 de 2017.

La caída de precios explica una parte del descenso, pues se pasó, por ejemplo, de los 33 euros por tonelada de eucalipto de 2019 a los 28 del año pasado. Al mismo tiempo, es enorme el porcentaje de comunidades vecinales que incumple alguna obligación legal, lo que es síntoma del abandono de muchas explotaciones. Solo así se explica que caigan los ingresos con un 0,75% más de superficie forestal: 667.997 hectáreas frente a las 663.106 de 2019.

Aun así, la cifra de CMVMC cayó prácticamente un 10% tan solo el año pasado, pasando de las 3.345 a las 3.013, según las cifras del portal estadístico de Medio Rural.

Galicia cuenta con 3.013 CMVMC

La comunidad cuenta con 3.013 comunidades de montes vecinales, 332 menos que en 2019. Integran a 119.529 comuneros.

A esas circunstancias, añaden estas comunidades un lastre frente a las propiedades particulares que desincentiva su gestión: la carga tributaria. Las primeras deben abonar el impuesto de sociedades, del que están exentas las segundas. Ello rebaja su rentabilidad en un 30%, según el estudio “Impacto de la fiscalidad en la rentabilidad de plantaciones forestales y montes vecinales de Galicia”, en el que participaron investigadores de la Universidade de Santiago, la Politécnica de Madrid y el Centro de Formación y Experimentación Agroforestal de Becerreá. “Resulta evidente que hay una clara discriminación entre los dos tipos de sociedad”, concluyen.

Es que además, si un monte particular no supera las tres hectáreas de superficie (la mayoría en Galicia) tampoco deben realizar declaraciones trimestrales del IVA y tributan el IRPF por el método de estimación objetiva, es decir, abonan una cantidad fija en base a unos baremos vinculados a actividad y características.

Rozan 668.000 hectáreas

Las fincas bajo este modelo de propiedad suman 667.997 hectáreas, apenas cuatro mil menos que en 2019, según los datos de Medio Rural.

Por ello, el citado estudio establece que la rentabilidad de un monte particular por hectárea es de 5.663 euros contando los impuestos, frente a los 3.595 de un monte vecinal. “El actual esquema de fiscalidad favorece claramente a la propiedad individual, que puede combinar el régimen de la estimación objetiva para el IRPF y un régimen especial para la agricultura en el IVA, frente a la propiedad colectiva, que debe tributar siguiendo el Impuesto de Sociedades”, concluye el estudio.

Las SOFOR

Uno de los puntos destacables de las estadísticas de propiedad forestal radica en el impulso recibido por las SOFOR (Sociedades de Fomento Forestal), que pasaron de las 4 de 2015 a las 19 del año pasado. La superficie forestal que gestionan se disparó un 44% al pasar de 1.730 hectáreas en 2019 a las 2.491 en 2020. Los socios de estas figuras también crecieron en proporción similar, al pasar de 602 en 2019 a 925.

Compartir el artículo

stats