Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Feijóo reclama la supresión del impuesto de Patrimonio y subir la tarifa de la renta

Oficinas de la Axencia Tributaria de Galicia, en Vigo. | // MARTA G. BREA

En plena guerra fiscal con la Comunidad de Madrid por sus agresivas rebajas tributarias, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, aboga por una “armonización” de impuestos que evite estas “tensiones”. Y su propuesta pasa por la supresión del tributo de Patrimonio, una tasa que grava a las grandes fortunas y por la que Galicia recauda al año 82,4 millones de euros. A pesar de que ésta es una vieja reivindicación de los empresarios gallegos, hasta ahora el jefe del Ejecutivo autonómico nunca se había alineado con sus reivindicaciones y simplemente se limitó a aplicar rebajas parciales sobre este impuesto. Eso sí, Feijóo reconoce que para compensar la pérdida de ingresos por la eliminación de este gravamen “probablemente habría que incrementar la tarifa de la renta en algún porcentaje”.

El impuesto de Patrimonio es un tributo estatal que está cedido a las comunidades autónomas. En 2008 el Gobierno de Zapatero llegó a suprimirlo, pero tras estallar la crisis económica no le quedó más remedio que volver a recuperarlo en 2011.

Al tratarse de un impuesto estatal las comunidades no pueden eliminarlo, pero sí tienen margen para aplicar deducciones. De hecho, la Comunidad de Madrid aplica una bonificación en la cuota del 100 por cien, lo que de facto supone la supresión del gravamen. Esta exención, junto a otras como la que aplica en Sucesiones, ha generado críticas por parte de algunas autonomías que acusan al Gobierno de Ayuso de dumping fiscal. La Generalitat valenciana propuso crear un impuesto que grave a las rentas altas de Madrid para compensar a las demás autonomías y el ministro de Inclusión y Seguridad Social, José Luis Escrivá, llegó a darle la razón, aunque poco después la titular de Hacienda, María Jesús Montero, le enmendó la plana y descartó un tributo específico para las grandes fortunas de Madrid.

La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, siempre ha defendido su libertad para aplicar rebajas fiscales. Y Pablo Casado incluso comprometió la supresión del impuesto de Patrimonio en su programa electoral.

Sin embargo, en Galicia el presidente de la Xunta nunca llegó a ese extremo y optó hasta ahora por mantener el impuesto de Patrimonio. Eso sí, aplica un tipo impositivo menor que la norma estatal y deducciones puntuales. En 2018 incorporó bonificaciones ligadas a inversiones en el ámbito agrario y forestal y también para actuaciones inmobiliarias en centros históricos.

Y de cara al próximo año, a pesar de que Galicia contará con fondos extra procedentes de la UE y del Gobierno, Feijóo tampoco se planteó su exención completa, sino nuevas bonificaciones parciales.

A pesar de ello, en una entrevista en Onda Cero, el presidente de la Xunta reclamó al Gobierno la supresión de este tributo. Preguntado por las acusaciones a Madrid de practicar dumping fiscal, Feijóo reconoció “tensiones” debido a que hay comunidades que hacen “exenciones con bastante intensidad y otras con mucha intensidad”.

Su propuesta es “armonizar” tributos empezando por la supresión de Patrimonio, “un impuesto que no existe en la UE”. “Y probablemente tendríamos que incrementar la tarifa de la renta en un porcentaje, pues es verdad que hay comunidades donde la recaudación del impuesto de Patrimonio sigue siendo imprescindible”, planteó.

Compartir el artículo

stats