Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Retirado el recurso contra la Lei de Saúde: la Xunta no podrá obligar a vacunar

Punto de vacunación masiva en A Coruña. |   // VÍCTOR ECHAVE

Punto de vacunación masiva en A Coruña. | // VÍCTOR ECHAVE

La polémica sobre la Lei de Saúde de Galicia ha llegado a su fin. El Gobierno central retirará el recurso sobre la norma gallega presentado ante el Tribunal Constitucional al alcanzar ayer un acuerdo con la Xunta sobre el precepto que más controversia había creado: la opción que se reservaba la Administración autonómica para obligar a vacunarse en caso de riesgo grave o inminente para la salud pública. Esta posibilidad queda ahora deshabilitada, ya que la ley incorporará una disposición adicional que indicará explícitamente que la vacuna será de carácter voluntario y no obligatoria.

Con esta aclaración se desactiva por completo el conflicto constitucional que había con la reforma de la Lei de Saúde de Galicia, ya que la otra parte impugnada por el Gobierno –la referente a las distintas medidas que podía adoptar la Xunta para hacer frente a pandemias como la actual– ya había quedado resuelta la pasada semana, cuando el Tribunal Constitucional dio la razón al Ejecutivo autonómico, aunque mantuvo la suspensión sobre la vacunación obligatoria.

Punto de máxima fricción

Porque fue la opción de obligar a vacunar la que más polémica generó. El Gobierno central entendió que ley gallega invadía sus competencias y la recurrió ante el Constitucional, provocando su suspensión. Hasta ahora.

El acuerdo entre la Xunta y Moncloa se alcanzó en la comisión bilateral que se abre cuando dos administraciones entran en conflicto. A la norma sanitaria –que entró en vigor el pasado mes de febrero– se le añadirá una disposición adicional en la que se aclarará el carácter voluntario de la vacunación con carácter general y que se aplicará cuando Estado lo decida en el ámbito de sus competencias y de acuerdo con la estrategia nacional de vacunación vigente.

“Además, las campañas de vacunación se van a articular sobre el principio de colaboración voluntaria de las personas afectadas con las autoridades sanitarias”, indicó la Xunta en un comunicado.

Opinión de la Xunta

El presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, reivindicó la retirada del recurso de inconstitucionalidad como “un triunfo de la razón y de la política”. De la razón, porque el TC “acaba de decir que Galicia tenía razón y la ley es constitucional”. Y “de la política”, añadió, porque el Gobierno acepta que “lo lógico”, cuando una comunidad “tiene razón”, es “dársela” y no estar sometidos “a una litigiosidad política, que no jurídica” se estaba “hasta ahora”. Según dijo, el acuerdo en la comisión bilateral “acredita” que la norma gallega era legal.

“La ley gallega de pandemias recobra su vigor”, celebró, antes de concretar que lo que, a cambio, pidió el Gobierno es lo que la Xunta “ya ofreció hace meses: acreditar en una disposición adicional que la vacuna solo se puede dispensar en el ámbito de la voluntariedad de los ciudadanos mientras que no se modifique la ley orgánica estatal”. En todo caso, esta propuesta de resolución se ofreció una vez iniciado el conflicto constitucional.

En este punto, el presidente gallego recordó que esta “ley gallega de pandemias” permite sanciones “directas” a quienes vulneren medidas sanitarias y, por ejemplo, se salten una cuarentena dictaminada a raíz de la pandemia. Con todo, aquellas decisiones que afecten a derechos fundamentales –como limitar reuniones– requerirán de autorización judicial previa.

Compartir el artículo

stats