Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La espera en cirugía cae un mes pero Galicia no volverá a cifras prepandemia hasta 2022

La espera en cirugía cae un mes pero Galicia no volverá a cifras prepandemia hasta 2022

La espera en cirugía cae un mes pero Galicia no volverá a cifras prepandemia hasta 2022 Marta G. Brea

Entre lo que el COVID se llevó figuran las listas de espera de 2019. Entonces, a la altura del mes de julio, hace ahora dos años, la Xunta presumía de que los gallegos tenían que esperar menos que nunca para acceder a un quirófano: 56,4 días, incluyendo datos de Povisa. Un año después, la primera ola del coronavirus arrasó con las expectativas y elevó la media para intervenciones quirúrgicas hasta las 100,8 jornadas. Sin embargo, la situación ha mejorado y Galicia cerró el pasado junio con 70,2 días, un mes menos que un año atrás. Y eso, pese a mantener un contexto de pandemia, apostillan desde el Sergas.

Casi 95.000 gallegos están pendientes de pruebas y 150.000, de acudir al especialista | 40.000 pacientes aguardan una operación, los de prioridad 1 menos de dos semanas

En ese resultado, tal y como destacaron ayer su gerente, José Flores, y el director xeral de Asistencia Sanitaria, Jorge Aboal, ha tenido que ver el empujón que supuso la inyección de 15 millones de euros desde abril con el Plan de Recuperación de la Actividad Asistencial, que se tradujo en 230.000 consultas, cirugías y pruebas diagnósticas. Con todo, no llega. Todavía. Según Aboal, Galicia no recuperará cifras prepandemia quirúrgicas –con datos inferiores a 60 días– al menos en “un año o año y medio”.

Según el análisis presentado ayer en Santiago, en lo que atañe al tiempo todo han sido mejoras con respecto a los datos de junio de 2020, que habían acusado el embate de la primera ola. Así, a la reducción de más de un mes para las cirugías, se suman la de casi 40 días para las pruebas diagnósticas y la de más de 23 para la primera consulta con un especialista. Aquellos pacientes en los que operar corre más prisa, como los que padecen patologías consideradas prioridad 1, de hecho, según Aboal, nunca han tenido que armarse de tan poca paciencia, y es que pasan al quirófano en menos de dos semanas (14,4 días con Povisa).

Los gallegos esperan menos días que a finales de junio del pasado año para el especialista, la cirugía o una prueba, pero, en contraposición, las listas de espera han engordado. En lo que respecta a operaciones, 3.740 ciudadanos más estrenaban julio pendientes de una intervención quirúrgica, hasta un total de 40.316 (con Povisa). Asimismo, casi 94.700 aguardaban a ser citados para hacerse una prueba diagnóstica, unos 3.100 más que un año atrás. El incremento más elevado se da en el grupo de los que precisan ser vistos en primera consulta por un médico especialista, que ascienden a más de 150.000, un tercio más que en junio de 2020. No obstante, los pacientes que acuden al hospital por una vía rápida (establecida para los siete cánceres más prevalentes) no esperan ni una semana por esta atención: la media es de 4,4 días.

Los tiempos de los que informa el Sergas, siempre relativos a la lista de espera estructural –que Sanidade define como los que están “pendientes de ser atendidos, pero su espera no es atribuible a la organización de los recursos disponibles”–, varían según servicios, hospitales e incluso áreas, aunque Aboal resaltó que la espera en las áreas sanitarias es bastante “homogénea”, uno de los objetivos del Sergas, y que todas han mejorado tiempos. En estas últimas, el valor más alto se da en la de Ourense-Verín-O Barco, con 77,9 días, mientras que en el extremo opuesto se halla la de Lugo-A Mariña-Monforte, con 53. En cifras absolutas, la de Vigo es la que aporta más pacientes a la cola: 7.836, seis más que Santiago-Barbanza.

Los servicios para intervenciones más afectados por la espera son neurocirugía (con 95,8 días, aunque hace un año eran 112), traumatología (84, frente a 115,3 en junio de 2020) y cirugía cardíaca (que suma cinco días, hasta 80,6). Por número de pacientes en cola, el podio lo ocupan traumatología (10.387), oftamología (8.569) y cirugía general y digestiva (6.588).

Si lo que se analizan son consultas de especialistas, la mayoría de quienes integra los listados lo hacen también en oftalmología (31.030) o traumatología (26.047) y, en tiempos, las demoras más extensas se dan en neurocirugía (72,6 días, frente a 96,8 de 2020) y rehabilitación (65,2, un mes menos). En cuanto a pruebas, las endoscopias son las que más se hacen de rogar, con 117,5 días (aunque un mes menos que en el pasado año).

Asimismo, el desarrollo del decreto de garantías de prestaciones sanitarias, que abarca 108 patologías, permitió “garantizar tiempos máximos” a 151.000 pacientes, “siempre dentro del sistema público”, desde 2018.

 Sanidade reduce a un 7% los médicos de primaria que citan para más allá de una semana

Otras listas de espera que ahora preocupan a los gallegos son las de atención primaria, cuestionadas por la oposición en la Cámara. Aboal admitió la “preocupación” desde la Dirección Xeral de Asistencia Sanitaria y asegura que se trabaja en ello “a diario”. Así, indicó que Sanidade monitoriza las demoras en los centros de salud cada semana y que de 1.874 cupos (efectivos) analizados en la comunidad, más del 84% registran una demora inferior a cuatro días, que ve “muy razonable en este momento de pandemia” “Y si nos vamos a una demora inferior a una semana”, añadió, la cifra sube al 93%. En “muchas” ocasiones, explicó, se trata de una cuestión de “agenda” a la que puede darse solución con “organización”. Preguntado por cómo incide el COVID en la actividad quirúrgica, aseguró que “se puede ir desarrollando con normalidad” pese al aumento de la presión hospitalaria en las últimas semanas por la quinta ola. Explicó que por el momento todos los pacientes están en UCIs y el Sergas no ha tenido que pasar a una segunda fase, que sería utilizar los recursos en animación posquirúrgica. Por su parte, Flores, quien aplaudió que los datos de las listas de espera presentados ayer “son bastante mejores que el año pasado” por el compromiso tanto del Sergas y de las áreas como de sus profesionales, suscribió que “a día de hoy” la situación no les preocupa “desde el punto de vista asistencial”, aunque, desde el epidemiológico, reconoció que “no son los números” que querrían para este verano en Galicia.

Compartir el artículo

stats