Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Galicia recoge 22 toneladas de aceite usado cada día

Los talleres mecánicos
son la principal fuente de
producción de aceite usado.

Los talleres mecánicos son la principal fuente de producción de aceite usado.

Hasta 8.142 toneladas brutas de aceites usados en Galicia fueron recogidos en plena pandemia de COVID. El aceite lubricante que es imprescindible para hacer funcionar los motores de todo el parque de vehículos, desde turismos, pesados, a especiales y todo tipo de maquinaria, desde la industrial, a la agrícola o la de obra, se convierte, al final de su vida útil, en un residuo peligroso y de los más contaminantes que existen.

Aceite de vehículo Fdv

Más de 2.700 talleres mecánicos de hasta 293 municipios gallegos realizaron 11.002 operaciones de recolección de este residuo peligroso. Es decir, la gestión del aceite industrial usado no paró a pesar de la crisis global. La recuperación de este material contaminante es uno de los cometidos de la empresa “Sigaus”, que acaba de dar a conocer los datos de su actividad en Galicia: recolectó aceite usado procedente de 5.231 establecimientos –más de la mitad talleres mecánicos–, lo que evitó la emisión de 4.773 toneladas de CO2 a la atmósfera.

Y no solo eso: hasta el 32% del aceite usado neto recogido en 2020 en Galicia fue tratado mediante regeneración; es decir, 2.605 toneladas fueron reutilizadas. Se trata de un tratamiento que extrae del residuo una base lubricante apta para la fabricación de nuevos aceites, evitando tener que recurrir al refino del petróleo. El volumen de residuo destinado a este tratamiento permitió devolver al mercado 1.631 toneladas de lubricantes, y el ahorro de casi 766.000 barriles de petróleo. Y, en términos medioambientales, este proceso hizo posible evitar la emisión de 1.738 toneladas de CO2 a la atmósfera, aseguran en “Sigaus”.

Por otra parte, los aceites usados que no fueron regenerados se trataron para fabricar combustible de uso industrial, utilizado en centrales térmicas de generación eléctrica, cementeras, papeleras, equipos marinos... evitando así la utilización de otros combustibles tradicionales como el fuel óleo. A este tratamiento se destinaron el pasado año 5.538 toneladas, evitando con ello la emisión a la atmósfera de 3.035 toneladas de CO2 y la utilización de casi 571.000 barriles de petróleo.

Dentro del rural de Galicia, en zonas especialmente vulnerables a la contaminación, como son las inmediaciones de espacios protegidos y recursos hídricos, se recuperaron 746 toneladas de aceites usados de 598 establecimientos. “Sigaus” declara haber recogido 665 toneladas en el entorno de 13 espacios protegidos en Galicia, incluyendo Parques Naturales o Reservas de la Biosfera. Un ejemplo de ello, es la recogida de 346 toneladas de aceites usados en la Reserva de la Biosfera de Terras do Miño o de 202 toneladas en la de las Mariñas Coruñesas e Terras do Mandeo.

Gráfico que muestra la recogida de aceites usados en zonas rurales en Galicia que están en espacios protegidos. Fdv

Por su parte, en el entorno de recursos hídricos (ríos, lagos, embalses y zonas sensibles a la eutrofización) se evitó el potencial contaminante de 123 toneladas de aceites usados. Las más de ocho mil toneladas recogidas incluyen el volumen de aceite usado neto finalmente tratado, y ciertas cantidades de impropios, como agua o sedimentos, que suponen el 7% del total, y que han de separarse durante el tratamiento.

La recuperación de este residuo peligroso tiene un importante valor añadido en zonas alejadas, principalmente rurales, donde se encuentran la mayoría de espacios naturales protegidos y recursos hídricos, y donde habitan una parte importante de la flora y fauna protegidas.

El 72% de los municipios gallegos donde se recuperó aceite usado son rurales, con altos índices de fragmentación y dispersión. Aun así, allí se atendieron 1.858 establecimientos y se recuperaron 2.458 toneladas de residuo. La actividad de recogida también fue intensa en zonas de montaña o escasamente pobladas (municipios de menos de 1.000 habitantes) de Galicia, con la prestación del servicio de recogida en 560 y 43 establecimientos productores respectivamente.

Recogida de aceites usados en zonas rurales en el entorno de recursos hídricos en Galicia. Fdv

El 53% de los establecimientos en los que se realizó el servicio de recogida fueron talleres mecánicos (2.795 talleres), siendo además la actividad de mayor generación de aceite usado en esta comunidad, 3.888 toneladas generadas, el 48% del volumen total recuperado en esta comunidad. “Sigaus” recogió en todo tipo de talleres: marquistas, multimarca, independientes, multiservicios, especializados, autocentros, mecánica rápida, vehículos industriales o lavado y engrase.

Un taller en Galicia. Fdv

Las actividades que se beneficiaron de la recogida son la industria, la agricultura, el comercio, la hostelería, el transporte o la construcción, así como relacionadas con la Administración pública, las fuerzas armadas, presas, parques eólicos, empresas de alquiler de vehículos o autoescuelas, entre otras, que sumaron 2.436 establecimientos.

El aceite industrial usado es uno de los residuos peligrosos que se generan en mayor cantidad. Por su toxicidad y su escasa biodegradabilidad puede tener importantes efectos sobre la salud y el medio ambiente. Su vertido provoca graves problemas de contaminación y su combustión incontrolada conlleva la emisión a la atmósfera de gases tóxicos.

Una vez recogido, el aceite usado es analizado en centros de transferencia donde se determina su destino final para ser tratado a través de los diferentes procesos existentes. Galicia cuenta con 14 instalaciones de gestión de aceites usados, incluyendo 4 plantas de gestión final, una de regeneración y tres de tratamiento previo a su valorización energética.

Compartir el artículo

stats