Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La demanda de ayudas a la Xunta para pagar el alquiler se dispara tras la crisis del COVID

Una joven mira el escaparate de una inmobiliaria.

Una joven mira el escaparate de una inmobiliaria. Alba Villar

Si antes de la pandemia el acceso a una vivienda era complicado, ahora se ha vuelto aún más cuesta arriba. Los precios del alquiler no han dejado de crecer y cada vez hay más empobrecimiento entre las familias. Esta situación se ha traducido en un incremento del número de gallegos que piden ayuda al Gobierno gallego para poder costear la renta mensual de su piso.

Más de 6.200 gallegos solicitan apoyo económico para costear la renta de su piso, un 37% más que en 2019 | El IGVS no pagará las subvenciones hasta final de año

Un total de 6.221 personas han solicitado acogerse este año a la convocatoria de subvenciones del Plan de Vivienda del Estado que gestiona la Xunta. Son un 37 por ciento más que las 4.550 peticiones recibidas en 2019 –en 2020 no se convocó este programa debido al COVID y fue sustituido por otro dirigido a minimizar el impacto de la crisis sanitaria sobre los alquileres de vivienda habitual–.

El plazo para presentar las solicitudes a este plan de ayudas finalizó el pasado mes de abril y el Instituto Galego de Vivenda e Solo (IGVS) está revisando ahora las peticiones recibidas y recabando la documentación que en algunos casos llegó incompleta. La Consellería de Medio Ambiente advierte que la tramitación de los expedientes es compleja, de manera que no prevén resolver la concesión de las subvenciones hasta después del verano.

Es decir, los beneficiarios tendrán que esperar al otoño para poder cobrar las ayudas. Eso sí, las subvenciones se pagarán con efectos retroactivos desde el 1 de enero de este año o bien desde la fecha de formalización del contrato. Una vez comunicada la resolución de las subvenciones a los perceptores, estos tendrán que presentar en el IGVS los documentos que acreditan el pago del arrendamiento para que se proceda al pago de la ayuda.

  • Dos líneas de ayuda:
    Línea A

    Ayuda al alquiler de vivienda para sectores de población con escasos recursos mediante la concesión de ayudas directas a las personas inquilinas.

    Línea B

    Ayuda a la juventud para el alquiler de la vivienda habitual y permanente. Está dirigida a menores de 35 años con escasos medios económicos.

La Consellería de Medio Ambiente advierte que las 6.221 solicitudes son las recibidas dentro del plazo establecido, lo cual no quiere decir que todas ellas tengan derecho a la subvención. “Así, puede haber solicitantes que no cumplan los requisitos para obtener la prestación o gente que no responda en tiempo y forma a los requerimientos de la documentación que se le hagan, lo que derivaría en el archivo de la solicitud”, explican desde el departamento que dirige Ángeles Vázquez.

  • Requisitos económicos:
    Entre 376 euros-1.075 euros

    Con carácter general disponer de ingresos entre 0,7 veces el IPREM y 2 veces el IPREM

    2.151 euros al mes

    Para familias numerosas de categoría general o personas con una determinada discapacidad el tope de ingresos es de cuatro veces el IPREM

    2.689 euros al mes

    Para familias numerosas de categoría especial o personas con una discapacidad grave el tope es cinco veces el IPREM

¿Pero quién tiene derecho a estas ayudas? Dentro de la convocatoria hay dos líneas de subvenciones. Una está dirigida a la población general y hay otra destinada específicamente a jóvenes de menos de 35 años. Cualquiera de estos colectivos tiene que cumplir además unos requisitos económicos, que además la Xunta endureció en 2019.

  • Los beneficiarios de ayudas al alquiler tendrán que pagar al dueño de la vivienda a través de Xunta

    La nueva fórmula se comenzará a aplicar en marzo de 2020 -La Xunta comienza a notificar, con meses de retraso, las primeras subvenciones de la convocatoria de 2018

Con carácter general, podrán recibir las subvenciones los gallegos con una renta inferior a 1.075 euros mensuales (anteriormente el límite estaba en 1.344 euros). Este umbral, en todo caso, se amplía para familias numerosas de categoría general o personas con determinada discapacidad hasta los 2.151 euros mensuales. Si se trata de familias numerosas de categoría especial (cinco o más hijos) o bien hogares con miembros con discapacidad grave el margen sube a los 2.689 euros.

  • 1.Ingresar menos de 1.000 euros al mes

    Para acogerse a las ayudas al alquiler se ha fijado un tope de ingresos de 1.075 euros mensuales, que se amplía para familias numerosas.

    2. Hasta el 50 por ciento de la renta mensual

    La ayuda servirá para costear el 40 por ciento del alquiler, un porcentaje que se eleva al 50 por ciento si son mayores o jóvenes.

    3. Un arrendamiento de 500 euros máximo

    Se fija un tope en los alquileres subvencionados que va desde los 300 euros en concellos pequeños a los 500 en las urbes más grandes.

Si resultan beneficiarios podrán costear con la ayuda el 40 por ciento del alquiler, porcentaje que se eleva al 50 por ciento en el caso de jóvenes menores de 35 años o mayores de 65. Eso sí, se han fijado unas cuantías máximas a los arrendamientos según la zona que oscilan entre los 500 euros en A Coruña, Santiago, Vigo, Ourense y Pontevedra y los 300 euros de los municipios más pequeños. La subvención se concede por un plazo máximo de un año.

Las ayudas al alquiler del Plan de Vivienda del Estado empezaron en 2018 con retrasos de casi un año en la resolución de las ayudas debido al enorme volumen de peticiones recibidas y a la farragosa documentación que había que presentar. Desde la Consellería de Medio Ambiente achacan la lentitud en la gestión de estas subvenciones a la complejidad de los procedimientos fijados por el Gobierno.

Éste año termina, en todo caso, el actual Plan de Vivienda. El Gobierno prepara ya el nuevo programa que estará vigente en el periodo 2021-2025 que se fija como objetivos facilitar el acceso a la vivienda en régimen de alquiler a sectores de población con dificultades económicas, ayudar a las víctimas de violencia de género, a las personas objeto de desahucio y a las personas sin hogar, fomentar la puesta a disposición pública de las viviendas de la SAREB y fomentar la promoción inmobiliaria.

requisitos y cuantías

Compartir el artículo

stats