Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Xunta activa la elección de funcionarios para gestionar los fondos europeos

Una funcionaria de la Xunta en su puesto de trabajo. | // XOÁN ÁLVAREZ

La Xunta activó ayer el sistema que le permitirá asignar funcionarios específicamente a la gestión de los fondos europeos con el fin de agilizar todo el procedimiento administrativo. La resolución que regula el proceso se publicó ayer en el Diario Oficial de Galicia, por lo que ahora comenzará el proceso de selección de personal. Será en pleno periodo vacacional, pero el Gobierno central aún no ha iniciado el reparto a las comunidades autónomas de los fondos del Plan de recuperación, transformación y resiliencia.

De todas formas, antes de empezar con esta nueva tarea, los empleados públicos tendrán que pasar, al menos una parte de ellos, por cursos de formación, que se impartirán en la Escola Galega de Administración Pública, según se recoge en la resolución publicada ayer en el DOG y que supone una novedad con respecto al acuerdo tomado en su día por la Xunta con los sindicatos UGT y CCOO, dado que CIG y CSIF votaron en contra. “Se adoptarán las medidas necesarias para la formación del personal empleado público en aquellas materias de especial relevancia para la gestión pública y el desarrollo de tareas vinculadas a la ejecución del plan para el personal seleccionado en los distintos grupos o unidades de trabajo”, se recoge en el documento de la Consellería de Facenda.

Cambio de criterio

Inicialmente, la Xunta apostaba por la movilidad forzosa de funcionarios –cambiándolos de puesto o de consellería, pero sin salir de la localidad– para destinarlos a aquellos departamentos con más presumible carga de trabajo en la gestión de los fondos europeos. Pero esta idea fue desechada a las pocas semanas y articuló otra propuesta muy distinta, abogando por la participación voluntaria de los trabajadores.

Y para promover su implicación, la Xunta recurrió a los incentivos económicos mediante dos vías muy dispares: por un lado, un plus de productividad y, por otro, una gratificación extraordinaria, aunque incompatibles entre sí. La elección de un tipo u otro queda a criterio del responsable del centro directivo al que pertenezca el empleado público.

Diferencias sustanciales

Pero entre una compensación y otra hay enormes diferencias. El complemento de productividad podrá ser como máximo del 20% de las retribuciones totales. Esto significa que el límite del plus estaría en 750 euros al mes para un funcionario A-1 de nivel 30 o de 536 euros para un trabajador de la categoría A-2 de nivel 25.

Sin embargo, las gratificaciones extraordinarias se pagan en función de las horas dedicadas a la gestión de los fondos europeos, con abonos adicionales por cada una que oscilan entre los 18,27 y los 39,27 euros en función de la categoría. Pues si un trabajador A-1 de nivel 20 estuviera 4 horas diarias durante un mes gestionando fondos, el incentivo sería de 3.455 euros. Por la misma tarea y el mismo tiempo, para un A-2 de nivel 25 el complemento sería de 2.816 euros.

Compartir el artículo

stats