Alfonso Rueda (Pontevedra, 1968) lleva 15 años como mano derecha de Alberto Núñez Feijóo, quien en 2006 le eligió como 'número dos' para la travesía de la oposición y después le sumó a su equipo en la Xunta, con galones de vicepresidente desde 2012. Más tarde, tomó las riendas del PP en su provincia y nunca ha dejado de estar en las quinielas de una hipotética sucesión del PPdeG, pero él insiste en que este asunto "no toca" y avanza que la "renovación" se verá en el congreso de julio.

En una entrevista concedida a Europa Press, el presidente del PP provincial de Pontevedra ha defendido que el partido debe "continuar como hasta ahora" y ha subrayado la "unidad" como clave de los buenos resultados en las urnas, pero también considera fundamental "incorporar a gente nueva" y que se vea en los órganos de dirección.

Rueda ha defendido que el partido debe "continuar como hasta ahora" y ha subrayado la "unidad" como clave de los buenos resultados en las urnas

Así, ha enfatizado que "en los últimos años" se ha hecho "mucha cantera" y ha augurado que "probablemente" se verá en el comité de dirección que salga del cónclave de Pontevedra, pero sobre todo, ha añadido, en los candidatos que el partido designe para las elecciones municipales que se convocarán dentro de dos años.

Eso sí, aunque cree que hay que darle espacio a la cantera, también considera que Miguel Tellado acumula méritos para seguir como secretario general del PP en Galicia. En todo caso, la "última palabra" para conformar a su equipo se la concede a Feijóo, a quien rechaza imponerle una "cuota" de pontevedreses en la dirección, aunque sí le gustaría que tenga visibilidad "la gente que ha ido despuntando" en los últimos años.

Por su parte, continúa en su tarea de líder provincial "con fuerzas e ilusión" y está a disposición del partido, pero no quiere aseverar de forma "categórica" que volverá a presentarse porque antes, afirma, lo quiere "hablar con mucha gente". Lo que tiene claro es que el reto inmediato del partido en la provincia es "mejorar resultados" en las próximas elecciones municipales.

Apuesta por una "segunda oportunidad" para Domínguez si él quiere

En su conversación con Europa Press, ha constatado que Pontevedra es "una provincia muy complicada" y conseguir resultados que permitan gobernar en Vigo y A Coruña, "difícil", pero está convencido de que "con trabajo y estrategia" se puede lograr.

En cuanto a los nombres, ha subrayado que tocará abordarlo en su día, tras los congresos provinciales, que se celebrarán a la vuelta del verano, pero ha reconocido la "importancia" de Vigo y de encontrar un buen aspirante popular que pueda hacerle frente al socialista Abel Caballero.

Ha reconocido la "importancia" de Vigo y de encontrar un buen aspirante popular que pueda hacerle frente al socialista Abel Caballero

En Pontevedra, sin querer "adelantar" acontecimientos, ha defendido que Rafa Domínguez tuvo "un muy buen resultado" y considera que "todo lo que hace ahora es progresión". "Creo que si él quiere una segunda oportunidad, el partido debería dársela. Es mi opinión personal, sin querer adelantarme a nada", ha sentenciado.

"Sabía que había opciones" de que Feijóo se quedase

Preguntado sobre si se arrepiente de haber apoyado en su día a Pablo Casado para dirigir el PP estatal, Rueda ha replicado que "no" y ha insistido en que las elecciones "las gana un partido unido que no pone en duda a sus candidatos". Es más, ha defendido que ha hecho "mucho trabajo en un momento muy difícil" y, si bien "queda mucho por hacer", ve necesario "seguir apoyándole".

Y acerca de si él, al igual que Manuel Baltar, se planteó optar a dirigir el PPdeG si Feijóo se iba a Madrid, ha respondido que "no". "Conozco un poco a Feijóo y sabía que había opciones de que sucediese lo que final sucedió", ha dicho, en referencia a la decisión de Os Peares de renunciar a intentar dirigir el partido.

"Conozco un poco a Feijóo y sabía que había opciones de que sucediese lo que final sucedió"

Rueda considera que hubiera sido "muy buen candidato" y subraya que también lo veía así "el propio Casado", pero no ve "sentido" a hablar de cuestiones que no llegaron a pasar. Como también rechaza hablar del "futuro" en el partido. "Mientras Feijóo quiera seguir, va a seguir y tendrá el apoyo de todo el mundo", se ha limitado a contestar, tras ser preguntado acerca de si deja abierta la puerta a liderar el PPdeG en el futuro.

Escucha a los presidentes provinciales

Finalmente, ha admitido que le gustaría que hubiese "más mujeres" en la dirección del partido que salga del congreso de Pontevedra y preguntado sobre la broma de su homóloga en Lugo, Elena Candia, de que se le podía ver la "presidenta pobre" del partido, el dirigente popular ha destacado el valor del trabajo de la dirigente lucense. "Tiene mucho mérito, no tiene la condición de miembro del gobierno y aún así las cosas le van muy bien en Lugo", ha aseverado.

Por su parte, ha concluido que se siente "muy afortunado", hasta "privilegiado", por haber contado con la "confianza" de Feijóo "desde el principio" y acompañarle también en la Xunta. En todo caso, ha reivindicado que el de Os Peares escucha a los presidentes provinciales.

"El PPdeG no es un partido de reino de taifas, pero (Feijóo) sí escucha y está muy en contacto con las provincias y muy pendiente de lo que pasa", ha zanjado.