Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La recaudación por herencias en Galicia se dispara este año un 80% tras la pandemia

Sede de la Atriga en Vigo.

Sede de la Atriga en Vigo. MARTA G. BREA

La recaudación por herencias se ha disparado en los primeros cuatro meses del año. La Xunta ingresó 46,2 millones por el impuesto de Sucesiones entre enero y abril, un 80 por ciento más que el mismo periodo de 2020. La Consellería de Facenda lo achaca a la moratoria que se aplicó en el pago de tributos el pasado año debido a la pandemia y que se prolongó hasta el 2 de noviembre. Los técnicos de Hacienda consideran que esta suspensión de plazos ha podido influir en el incremento pero advierten además que la mayor mortalidad registrada por el COVID conllevará con carácter general una mayor recaudación vinculada a las herencias.

Facenda lo achaca a la moratoria aplicada en 2020 al pago del impuesto de Sucesiones | Los técnicos de Hacienda advierten que la mayor mortalidad por COVID elevará los ingresos

El Impuesto de Sucesiones y Donaciones ha sufrido este año un alza importante en todas las comunidades autónomas con incrementos que llegan hasta el 144 por ciento en Aragón o el 130 por ciento en Extremadura, según los datos de ejecución presupuestaria del Ministerio de Hacienda.

Son unas cifras marcadas claramente por la irrupción de la pandemia en 2020. Fue el año con más defunciones en España desde la Guerra Civil. Se calcula que hubo un exceso de 83.000 muertes, aunque oficialmente los fallecimientos atribuidos al COVID fueron 51.000 en toda España. En Galicia el pasado año se cerró con 1.400 muertes por coronavirus.

Los herederos disponen de seis meses para liquidar el impuesto de Sucesiones desde el fallecimiento del testador. El confinamiento domiciliario decretado durante el estado de alarma obligó al Gobierno a suspender plazos en el pago de impuestos autonómicos hasta el 1 de julio –Galicia extendió esta medida hasta noviembre–. La Consellería de Facenda considera, por esta razón, que “no sería correcto relacionar en Galicia el incremento de la recaudación en el impuesto de Sucesiones con el aumento de las muertes”.

En todo caso, tal y como advierte, el secretario general de Gestha (el sindicato de los técnicos de Hacienda), José María Mollinedo, los herederos no están obligados a esperar hasta el último momento para liquidar el tributo: pueden hacerlo en cualquier momento, simplemente disponen de un plazo más amplio.

Por eso señala que en los primeros meses de ese año empezarán a tener impacto en la recaudación los fallecimientos registrados en el primer semestre de 2020. En el caso de Galicia, si la moratoria en el pago de impuestos ha sido más larga su efecto podría postergarse a la segunda mitad de 2021.

Sede de la Atriga en Vigo. Marta G. Brea

Bonificaciones

La Xunta cerró el año 2020 con un descenso en la recaudación por herencias del 8 por ciento: de 128 millones en 2019 pasó a ingresar 117 millones. Sin embargo, al margen de la moratoria hay otro factor que explica esta caída: en enero del pasado año entraron en vigor nuevas bonificaciones a este tributo. El límite exento en las herencias entre padres e hijos o entre cónyuges ha subido a un millón de euros. Hay que recordar que este límite estaba en 400.000 euros desde el 1 de enero de 2016, y que antes de 2016 era de solo 125.000 euros.

Sin embargo, en los primeros cuatro meses de este año la recaudación por Sucesiones en Galicia casi se duplica: se han ingresado 20 millones más que en 2020. De hecho, los 46,2 millones abonados por herencias entre enero y abril en la comunidad autónoma son la cifra más alta desde 2015, a pesar de que ahora se bonifican el 99 por ciento de las herencias.

En 2019 en los primeros cuatro meses del año la cifra de recaudación se situó en los 32,6 millones y en 2018 en los 43,2 millones, por ejemplo.

En todo caso, la Consellería de Facenda asegura que habrá que esperar al cierre del año para tener la foto completa en la recaudación del impuesto de Sucesiones. Avisa que al cierre del ejercicio podrán “anularse derechos reconocidos por aplazamientos, fraccionamientos o apelaciones...”

Su previsión inicial es cerrar el año con 122,6 millones de euros recaudados por herencias, un cálculo muy conservador, pues solo supondrá un incremento de cuatro millones de euros respecto a 2020.

Veinte millones más por la compraventa de pisos

La moratoria en el pago de impuestos autonómicos aplicada el pasado año afectó también al tributo que grava la compraventa de inmuebles de segunda mano. Esta suspensión de plazos ha derivado en un incremento en la recaudación en los primeros cuatro meses del año, pero muy por debajo del aumento sufrido por Sucesiones del 80 por ciento. Los ingresos por el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados se elevaron un 27,5 por ciento hasta los 98,6 millones de euros. Es decir, la Xunta recaudó 21,3 millones más entre enero y abril de 2021 en relación al mismo periodo del año anterior. Por el contrario, impuestos estatales como el IRPF o el IVA han perdido fuelle en los primeros meses del año como consecuencia de la crisis económica provocada por la pandemia. El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas ha caído un 8,26 por ciento, lo que se traduce en casi 70 millones menos para las arcas autonómicas. En cuanto al IVA la disminución en la comunidad gallega ha sido del 7,19 por ciento. En los primeros cuatro meses del año la pérdida en la recaudación de este impuesto ascendió a más de 55 millones de euros. En conjunto, pese al incremento en Sucesiones y en el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, la Xunta ingresó en estos primeros cuatro meses casi 101 millones menos que en 2020.

Compartir el artículo

stats