Un equipo multidisciplinar de profesionales del área sanitaria de Santiago implantaron con éxito el primer corazón artificial a un paciente de 74 años, que ya está en su domicilio. Este dispositivo de Asistencia Cardiaca de Destino supone una alternativa al trasplante para determinados enfermos con insuficiencia cardiaca avanzada, una enfermedad del corazón que afecta a su capacidad de bombear la sangre y hacer funcionar el organismo. La intervención fue practicada a un varón de 74 años.