Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El rechazo a cubrir sustituciones por miedo al COVID dispara los castigos a interinos

Una trabajadora en las dependencias de la Xunta en San Caetano.

Una trabajadora en las dependencias de la Xunta en San Caetano. FdV

El miedo a contagiarse de COVID-19 y el masivo movimiento laboral en la Xunta durante el año pasado derivaron en un incremento inédito de los castigos a los interinos apuntados en las listas de empleo temporal de la administración gallega por rechazar cubrir una sustitución. La cifra habitual suele rondar los 3.000 casos, pero la cifra se disparó hasta los 4.696 el año pasado, récord histórico, según los datos disponibles de la Consellería de Facenda.

La Xunta suspende a casi 4.700 trabajadores de sus listas de empleo, cifra récord | El mayor dinamismo en las contrataciones contribuye también al auge de las penalizaciones

La administración cuenta con una plantilla estable, compuesta por funcionarios, personal laboral e interinos, pero necesita un sistema ágil para poder cubrir plazas de quienes están de baja o que no han sido aún cubiertas. Para ello cuenta con unas listas de empleo temporal a las que se apuntan quienes aprueban exámenes pero no logran plaza. El orden del listado se establece en función de la nota y de los puntos logrados por la experiencia en la plantilla. Pero existe un requisito clave: plena disponibilidad. Si la administración llama para cubrir un hueco, el interino no puede negarse. Si lo hace es penalizado. Y estas situaciones se multiplicaron el año pasado.

El Sergas y la docencia cuentan con sus propias listas, pero la tercera engloba el resto de empleos de la administración, desde puestos administrativos a bomberos, veterinarios o servicios sociales. La Xunta redujo el año pasado el tiempo de castigo impuesto a quien rechaza una llamada para incorporarse a un empleo, aunque este sea de una semana de duración, rebajándolo de un año a seis meses para minimizar el miedo al COVID. No surtió efecto y los castigos alcanzaron los 4.696.

  • La Xunta podrá obligar a los funcionarios a cambiar de puesto y consellería
    Las terrazas podrán estar al 100% pero no se podrá bailar ni charlar de pie con la copa en la mano

La Consellería de Facenda vincula ese incremento con el masivo movimiento laboral durante el año pasado, en el que la administración gallega sumó 8.600 efectivos por los refuerzos para luchar contra la pandemia. Solo en educación, ganó 2.300 docentes.

“El aumento de penalizaciones se explica por el mayor volumen de contrataciones por razones obvias y el mayor nivel de rechazos a ofertas de trabajo también por razones obvias”

Consellería de Facenda

decoration

Este método de selección es defendido por la Xunta para adecuarse a las necesidades puntuales de sus servicios. “Las listas de trabajo temporal requieren la disponibilidad para trabajar de quien se inscribe en ellas. Los contratos se van ofreciendo con la secuencia azarosa con la que se producen las necesidades de servicio y precisamente para asegurar la correcta cobertura es por lo que se suele prever un mecanismo común en todas las administraciones que penaliza aquellos supuestos en los que las personas inscritas y en situación de disponibilidad rechazan las ofertas de empleo. De no existir mecanismos de ese tipo, la continuidad del servicio público podría quedar comprometida por la previsible demora en la cobertura de plazas vacantes”, apunta Facenda. Un ejemplo: la gente esperaría por contratos de larga duración y rechazaría los de corta duración o en zonas alejadas de los grandes núcleos poblacionales.

Además, algunos puestos, como los de bienestar social o bomberos, deben cubrirse “lo más rápido posible”.

La Xunta cuenta con 150.000 inscripciones en las listas temporales (una persona puede figurar en varias listas), de las que se puede salir momentáneamente sin sufrir penalización, pidiendo una suspensión voluntaria para atender familiares, descansar o cualquier otra circunstancia. Para agilizar las contrataciones, la administración gallega eliminó los 10 días de espera habituales entre la petición de reincorporación a la lista y el regreso a ella. Ahora se concreta al día siguiente de la solicitud.

El Sergas roza las 5.200 inscripciones para cubrir puestos de albañil, fontanero, carpintero...

El Servizo Galego de Saúde (Sergas) ha recibido 5.168 inscripciones en el proceso de actualización de las listas de selección temporal de diversas categorías, aunque esa cifra no se corresponde con el número de aspirantes, pues estos pueden formar parte de varios apartados. El Diario Oficial de Galicia (DOG) publicó ayer la relación definitiva de admitidos y excluidos y los resultados definitivos de puntuación en el proceso de actualización de las listas de selección temporal, con las que cubre necesidades puntuales por bajas o puestos para los que no ha salido oposición.

En concreto, incluye las de albañil, calefactor, carpintero, cocinero, conductor, costurero, electricista, fontanero, lavandero, mecánico, peluquero y telefonista. Las listas definitivas de admitidos y excluidos con la asignación de puntuación definitiva y la orden de prelación alcanzada se encuentran publicadas en la web www.sergas.es. Sanidade recordó a través de un comunicado que las listas entran en vigor hoy. Próximamente, el Sergas publicará las listas definitivas de varias categorías, entre las que se incluyen las de ingeniero técnico y grupo de gestión de la función administrativa, entre otras. Además, se publicarán las listas definitivas del proceso de actualización correspondiente a las clases de funcionarios sanitarios de la Ley 17, en las que se incluyen farmacéutico inspector de salud pública, inspector médico e inspector farmacéutico, entre otras.

Compartir el artículo

stats