Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Galicia registra la oferta más cara de alquileres vacacionales

Paseo de Silgar, Sanxenxo, una de las zonas más caras de Galicia

Paseo de Silgar, Sanxenxo, una de las zonas más caras de Galicia Gustavo Santos

Este verano será más caro: los alquileres en la costa gallega suben entre un 5% y un 10%, aunque en algunas zonas turísticas el incremento superará el 10%. Las primeras vacaciones posCOVID colocan a Galicia en el top de los apartamentos más caros en primera línea de playa de España, pero también destaca por las ofertas más económicas: de los 2.800 euros semanales en A Illa da Toxa a los 250 euros en las localidades lucenses de Burela y O Vicedo, según recoge el informe publicado ayer por TecniTasa, sociedad de tasación independiente de entidades financieras.

Las tarifas suben un 10% en el litoral gallego, con Pontevedra a la cabeza | A Toxa bate récords: 2.800 euros semanales

Tras más de un año de restricciones, llegan las ansiadas vacaciones y el tirón del turismo nacional ha provocado tal aumento de la demanda estival que los precios irán al alza: un 7% más en el conjunto del país (una media de 926 euros semanales) y entre un 5 y un 10% en la costa gallega (730 euros una semana). Mientras en años anteriores la estancia solía ser por siete días, este verano las reservas de viviendas en la costa se amplían a dos e incluso tres semanas y se realizan con más antelación.

Los presupuestos más altos pueden optar por un apartamento de 80 metros cuadrados en O Grove, en Illa da Toxa, por 2.800 euros –el precio más elevado de todo el país–; un piso de 90 m2 en Puerto Banús, en Marbella, por 2.700 o por 100 m2 en el puerto de Ibiza por 2.400.

Pero quienes busquen unas vacaciones más económicas en primera línea de playa pueden optar por apartamentos de 60 metros por 250 euros en la costa lucense, o conseguir por 35 y 40 m2 una estancia de una semana en Puerto de la Cruz (Canarias) por 275 euros.

El ritmo de vacunación ha hecho que las ganas por salir de casa y disfrutar de unas merecidas vacaciones aumenten. Pero todavía son muchos los que ven arriesgado hacer las maletas para irse fuera de España por un posible rebrote, por lo que la demanda interna y en especial en el litoral está aumentando, tal y como reflejan los incrementos de precios en la mayoría de las playas españolas.

“Este verano se prevé que los alquileres en primera línea de playa tengan un lleno prácticamente total”, apunta José María Basañez, presidente de TecniTasa, al tiempo que destaca que el periodo de reservas se ha adelantado “más de lo común”, contratando “con mayor plazo de lo habitual”, lo cual evidencia la recuperación del mercado de alquiler en la playa una vez que se relajan las restricciones a la movilidad derivadas del estallido de la pandemia.

En la costa gallega, el alquiler de una vivienda vacacional por una semana costará una media de 730 euros, un 21% menos que la media nacional. De las tres provincias costeras, Pontevedra presenta los precios más altos: una media de 1.062 euros la semana, seguida de A Coruña, 590 euros, y finalmente Lugo, 390.

La provincia de Pontevedra presenta la oferta más cara de toda España: 2.800 euros por un apartamento en A Illa da Toxa. Destacan también los precios en Sanxenxo (1.550 euros en Portonovo y 1300 euros en la playa del Silgar). En el otro lado del mapa vacacional de la provincia, los alquileres más económicos se pueden encontrar en Cangas: 500 euros en el casco urbano y 670 euros en Aldán-Hío.

En A Coruña, los arrendamientos más elevados están en Oleiros (un apartamento de 65 metros por 780 euros la semana), seguido de Cedeira y Ortigueira (700 euros).

Y en la provincia de Lugo están las tarifas para este verano más baratas de todo el país: 250 euros por siete días en Burela y O Vicedo.

Entre las localidades del litoral gallego que este verano experimentaron una mayor alza en los alquileres vacacionales destacan Cedeira, Foz, Burela y Baiona, con subidas superiores al 10%. Con la salvedad de O Vicedo, Illa de Arousa y algunos inmuebles ofertados en Cangas, que redujeron sus precios, en el resto de localidades de primera línea de playa de la comunidad el aumento se sitúa entre un 5% y un 10%.

Por otro lado, Galicia se situó como la tercera comunidad donde menos gastan los turistas residentes, con 38 euros, solo por delante de Valencia (32) y Castilla y León (37), según el INE.

Compartir el artículo

stats