Cientos de personas se han manifestado este domingo en Santiago de Compostela en favor de las residencias de mayores públicas, para las que han demandado "más personal y más medios" para atender "a los usuarios como merecen, y no como se puede".

La protesta, que ha salido de la Alameda y ha concluido en la Praza do Obradoiro compostelana, ha sido convocada por diferentes asociaciones, entre ellas el Movemento Galego pola Defensa das Pensións Públicas (Modepen) y la plataforma de Trabajadoras de Residencias de Galicia (TreGa), y ha contado con la presencia de algunos representantes políticos como la viceportavoz parlamentaria del BNG, Olalla Rodil; el diputado de Galicia en Común en el Congreso Antón Gómez-Reino; y el portavoz nacional de Anova, Antón Sánchez, entre otros.

"Tras la pandemia no se ha hecho nada"

El portavoz de la Modepen, Gonzalo Balo, ha criticado que "tras la pandemia, no se ha hecho nada por corregir unos problemas que se vienen denunciando desde hace dos años, y agravados por la covid-19".

"El personal es escaso y está mal pagado, lo que repercute en la atención a los pacientes, deficitaria", ha lamentado Balo, que ha señalado que "ser la Comunidad Autónoma con menos muertos en residencias, no es consuelo", ya que "no se trata de una competición". "Muchas muertes eran evitables", ha criticado el portavoz de Modepen.

La portavoz de la las Trabajadoras de Residencias de Galicia, Sonia Jalda, ha coincidido con Balo y ha señalado que "la mala praxis viene dada por las malas condiciones laborales". "Nos encontramos turnos descubiertos por cinco personas que no están en cartelera, lo que implica que las trabajadoras trabajan más y la atención empeora", ha apuntado Jalda.

"Apostamos por un servicio público y de calidad, que sea compatible con la privada si es necesario, pero tiene que haber suficientes plazas públicas con atención de calidad para los mayores", han señalado ambos portavoces.