Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La guía de la Xunta para la eutanasia: un cóctel de cuatro fármacos para ayudar a morir

Manifestación a favor de la eutanasia

Manifestación a favor de la eutanasia Agencias

Los protocolos, los formularios que deberán cubrir los enfermos, las guías médicas para administrar los fármacos que ayudarán a morir al paciente... El Sergas lo tiene ya todo a punto para empezar a aplicar a partir de hoy la Ley de la Eutanasia. Solo queda pendiente la creación de la Comisión de Garantía y Evaluación, que será quien tenga la última palabra en caso de conflicto, y que será regulada mediante un decreto que está siendo aún estudiado por el Consello Consultivo. Este trámite, sin embargo, no impedirá a los enfermos terminales gallegos solicitar desde hoy la eutanasia. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, cree que hay ya personas interesadas en acogerse a este derecho, aunque no tiene constancia oficial en tanto que hasta ahora no se admitían peticiones.

La comunidad gallega cumple así con la Ley Orgánica de Regulación de la Eutanasia. Feijóo dejó claro, en todo caso, que lo hace a regañadientes. Su partido, el PP, acaba de presentar un recurso en el Constitucional contra esta norma del Gobierno. Denuncian que “vulnera el deber del Estado de protección de la vida y de la salud”, “el derecho a la objeción de conciencia de los profesionales sanitarios” y presenta “vicios legislativos de procedimiento” durante su tramitación parlamentaria.

A pesar de ello, Feijóo acata “el ordenamiento jurídico”. “Todas las leyes que se aplican en un Estado se tienen que cumplir”, advirtió. Sin embargo, señaló que la ley de cuidados paliativos aprobada por el Parlamento gallego en 2015 era más respetuosa “con las diferentes sensibilidades”.

El procedimiento pasa acogerse a la Ley de Eutanasia aparece desgranado en un protocolo que ya fue remitido a las áreas sanitarias y una guía técnica que el Sergas publicó en su web:

Requisitos.

Se podrán beneficiar de esta nueva prestación incluida en la cartera de servicios del Sergas los gallegos mayores de edad que lleven empadronados en territorio español más de un año y sufran “una enfermedad grave e incurable o un padecimiento grave, crónico e imposibilitante certificado por el médico responsable”.

Dos solicitudes.

No bastará con pedir la eutanasia una vez. La persona interesada deberá formular dos solicitudes de manera voluntaria y por escrito o por cualquier otro medio en el que pueda dejar constancia de que no sufre “ninguna presión externa” y entre una petición y otra deberán transcurrir por lo menos quince días naturales. Solo si hubiese riesgo de que la persona enferma pudiese quedar incapacitada en breve el médico podrá acortar estos plazos. Además la persona interesada deberá disponer de información por escrito sobre posibles alternativas, incluidos los cuidados paliativos.

El visto bueno de los médicos.

Cuando se presenta la solicitud de eutanasia el Sergas deberá asignar un médico responsable en dos días naturales. Este facultativo deberá resolver en un plazo máximo de diez días desde la primera petición, es decir, antes de articularse la segunda solicitud. Cuando el enfermo curse su segunda demanda para que le ayuden a morir el médico responsable deberá trasladar el caso a un médico consultor para que examine la historia clínica del paciente y corrobore que se cumplen los requisitos.

Enfermo incapacitado.

Si el enfermo careciese de “entendimiento o voluntad para regirse de forma autónoma” se le podrá aplicar la eutanasia si así lo ha plasmado en su testamento vital. En este caso, podrá ser un tercero quien formule la solicitud, incluido el propio médico tras tener acceso al documento de instrucciones previas.

Comisión de Garantía y Evaluación.

La ley estatal fija un mínimo de siete miembros, pero en Galicia esta comisión estará conformada por 12 personas: siete médicos, dos profesionales de enfermería y tres juristas. Este órgano será el encargado de intervenir cuando existan discrepancias entre el médico responsable y el consultor y tendrá la última palabra en la autorización de la eutanasia. Su funcionamiento quedará regulado mediante un decreto que se encuentra ahora en tramitación.

La aplicación de la eutanasia.

Hay dos vías. La eutanasia puede ser aplicada por un profesional sanitario a través de una inyección intravenosa o bien puede ser el propio enfermo quien se tome los fármacos en forma de pastillas. “La medicación utilizada debe ser de acción rápida y certera”, señala la guía publicada por el Sergas. Los fármacos necesarios serán preparados en la farmacia del hospital. Serán cuatro medicamentos: un ansiolítico, un anestésico local, un inductor del coma y un relajante muscular. Se acordará con el enfermo el día y el lugar para ayudarlo a morir que podrá ser un centro sanitario, una residencia de mayores o su propio domicilio.

Objeción de conciencia.

Los médicos podrán declararse objetores de conciencia. Para ello deberán solicitarlo por escrito y apuntarse en el registro gallego de objetores de conciencia. Feijóo explica, en todo caso, que los profesionales sanitarios no son partidarios de que sus nombres se hagan públicos.

El Congreso aprueba la ley de la eutanasia Agencia ATLAS

OPES

La Xunta convocará este año las pruebas para cubrir 1.070 plazas de profesionales de enfermería de las ofertas públicas de empleo de 2019, 2020 y 2021 que se acumulan. Además, los días 30 de junio y 5 de julio se publicarán en el Diario Oficial de Galicia las convocatorias de las oposiciones para 320 plazas de 17 categorías estatutarias y de personal de gestión del Sergas.

En concreto, habrá 21 puestos de médico especialista de cirugía oral y maxilofacial, cirugía pediátrica, cirugía plástica, inmunología y oncología radioterápica. En relación a las carencias de personal que sufren algunos centros de salud, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, echó balones fuera y responsabilizó al Gobierno. “Igual que no somos responsables de que suba el recibo de la luz, no somos responsables de la falta de médicos”, señaló, en alusión a que el Ejecutivo central no les permite ampliar el número de plazas que sacan a oposición.

Feijóo también cargó contra el Gobierno por el recurso a Lei gallega de Saúde. “Nosotros no estamos dispuestos a modificar la norma, queremos aclarar su interpretación”. Por otro lado, el presidente no desveló si los colegios mantendrán al profesorado de refuerzo por el COVID. Así, lo condiciona a las medidas y el protocolo educativo que se elabore de cara al próximo periodo académico.

Compartir el artículo

stats