Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El COVID dispara las quejas a la Valedora con sanidad e inclusión social a la cabeza

Listas de espera y problemas para pedir cita médica presencial, los asuntos principales

Dolores Fernández Galiño y Miguel Santalices, ayer. |   // XOÁN ÁLVAREZ

Dolores Fernández Galiño y Miguel Santalices, ayer. | // XOÁN ÁLVAREZ

El buzón de la Valedora do Pobo constituye uno de los últimos recursos, antes de la vía judicial, para que los ciudadanos protesten ante lo que consideren derechos pisoteados. Lejos de minorar las molestas, la pandemia de COVID-19 disparó un 29% las quejas atendidas por la institución, pasando de 2.276 en 2019 a 2.912 el año pasado. Una de cada tres estuvo relacionada con sanidad, educación o alguna cuestión vinculada a la inclusión social, como el ingreso mínimo vital.

Los retrasos en las citas médicas y el consiguiente aumento de las listas de espera, así como los problemas para ser atendido de forma telefónica ante la suspensión de las visitas presenciales a los ambulatorios, coparon gran parte de las quejas vinculadas a la sanidad, según la memoria del año pasado que la Valedora do Pobo, María Dolores Fernández Galiño, entregó ayer al presidente del Parlamento autonómico, Miguel Santalices.

Durante el confinamiento impuesto por el estado de alarma de tres meses, el buzón y el correo electrónico de la institución comenzó a engordar. “No hubo período de transición, empezamos a recibir quejas desde el día siguiente a la declaración del estado de alarma”, reconoció Galiño. Durante el confinamiento, abordó 222 cuestiones vinculadas al COVID.

La sanidad volvió a situarse en primer lugar de las preocupaciones ciudadanas. De los 362 asuntos tratados por la Valedora, 243 se registraron desde el 22 de junio, cuando concluyó el estado de alarma.

En total, 125 estuvieron relacionadas por las listas de espera, que se incrementaron debido a la suspensión de la actividad programada durante los momentos más duro de la pandemia.

Sobre esta cuestión, el Servizo Galego de Saúde (Sergas) se comprometió ante la Valedora a atener en un máximo de un año a aquellos pacientes en lista de espera que rechazasen ser operados en un centro privado. Esta opción fue incluida por el PP en la Lei de Garantías Sanitarias para descongestionar la demora quirúrgica. La institución ya recogía quejas sobre esta cuestión en el informe de hace dos años.

Pero también se registraron quejas por las dificultades para contactar con los números de teléfono habilitados por el Sergas para solicitar una reprogramación de citas de Atención Primaria o cuestiones similares. El motivo fue que el servicio, gestionado por una empresa privada, “se vio desbordado por una cantidad desproporcionada de llamadas recibidas”. En marzo del año pasado, se doblaron respecto a 2019 hasta rozar las 177.000. Estos problemas incluso generaron una multa de más de 8.700 euros a la empresa por incumplir los ratios exigidos de eficacia

Tras la sanidad, las cuestiones vinculadas a la inclusión social y la educación fueron las más numerosas, con un 10,8% y un 10,1%, respectivamente. En el último caso, se registraron 68 asuntos vinculados a quejas por las clases presenciales y otras cuestiones vinculadas a las restricciones para luchar contra el COVID.

Destaca también un cambio de perfiles Frente a la mayoría de quejas masculinas en 2019, las mujeres coparon el 56,4% el año pasado. “La causa puede encontrarse en que la pandemia puso en primera línea de las preocupaciones los cuidados, a los que aún se dedican de forma mayoritaria las mujeres”, alega la Valedora do Pobo.

Las cifras

1 Advertencias a la Xunta | En la Xunta, la Consellería de Educación sumó seis advretencias, frente a dos de Sanidade y otras dos de Medio Rural. El concello de Ourense acumuló 4.

2 Actuaciones de oficio: 78 | De las 78 actuaciones de oficio de la Valedora, 24 estaban relacionadas con inclusión social y 11 con la de medio ambiente, seguidas de concellos (9).

3 Récord en un cole de Salceda | La Valedora analizó un asunto vinculado a al excesivo calor en las aulas de un colegio de Salceda, firmada por casi mil personas, progenitores de alumnos del centro.

Compartir el artículo

stats