Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tráfico reforzará el control de alcohol tras detectar en cuatro meses más de 3.000 positivos

Control de la Guardia Civil en Ourense. |   // FERNANDO CASANOVA

Control de la Guardia Civil en Ourense. | // FERNANDO CASANOVA

Es una de las lacras de la accidentalidad en las carreteras gallegas y la conducta antirreglamentaria que más cuesta corregir. El consumo de alcohol y, sobre todo de drogas, mantienen en alerta a las autoridades de Tráfico que advierten que pese a las campañas de concienciación y los operativos de control no se logran revertir las negras estadísticas en el asfalto: detrás de uno de cada tres accidentes mortales ocurridos en la red viaria está una copa de más o el consumo de cocaína, marihuana o hachís, entre otras sustancias estupefacientes.

Solo este fin de semana pasado, coincidiendo con la vuelta al ocio nocturno con seis pruebas piloto en Galicia, fueron detectados un total de 202 positivos, más de una veintena con unas tasas de alcohol tan elevadas que se enfrentan a pena de cárcel por un delito contra la seguridad vial. Y pese al COVID, con las restricciones de movilidad, cierres perimetrales y toques de queda impuestos, las patrullas de la Guardia Civil de detectaron en los primeros cuatro meses de este año a un total 3.139 conductores bajo los efectos del alcohol, lo que supone una media de 26 cada día y una tasa infractora del 1,6%. En este cuatrimestre se interceptaron ya la mitad de positivos que en todo 2020.

Cifras elevadas

El balance del primer cuatrimestre del año roza ya los positivos por embriaguez registrados en el año prepandemia. Entonces, el tráfico no estaba condicionado por las medidas sanitarias para evitar la propagación del coronavirus y los desplazamientos por carretera se realizaban sin limitación alguna, tanto entre concellos como a otras comunidades autónomas, y sin restricciones en fechas marcadas en rojo en el calendario de la DGT y la Guardia Civil de Tráfico, como vacaciones navideñas, puentes festivos o Semana Santa.

En todo 2019 se registraron casi 11.700 sanciones por consumo de alcohol en las carreteras gallegas, lo que deja una media de 32 cada día, casi un 19% más que las contabilizadas en el año posCOVID, marcado por las restricciones de viajes y las limitaciones al sector hostelero.

Campaña especial

Con el objetivo de reducir la alta tasa de positivos en la comunidad, Tráfico pondrá en marcha hoy una campaña especial de vigilancia en Galicia que se prolongará hasta el próximo martes, según informó ayer la Delegación del Gobierno. En esta iniciativa, la DGT fomenta la colaboración con los ayuntamientos de las cuatro provincias para intensificar los controles en zonas urbanas, con especial incidencia en las áreas de mayor afluencia.

Desde la Delegación del Gobierno advierten sobre el riesgo que supone la combinación alcohol y exceso de velocidad al volante, unos comportamientos que ya de por sí pueden provocar un fatal desenlace en carretera, pero que la combinación de ambos multiplica la posibilidad de sufrir un accidente con graves secuelas o el fallecimiento, tanto el propio como el de otros pasajeros del vehículo u otros usuarios de la vía.

Precisamente esta casuística, con cada vez más casos detectados en la red viaria gallega, será abordada en la Comisión Autonómica de Tráfico y Seguridad Vial, que será presidida por el delegado del Gobierno, José Miñones.

En la campaña especial de control del consumo de alcohol del pasado mes de diciembre, en la comunidad se realizaron 16.156 pruebas, en las que 305 conductores dieron positivo. De drogas, se realizaron 356 narcotest, con 165 positivos.

El perfil del infractor detectado con una copa de más o tras haber consumido alguna sustancia estupefaciente es el de un varón con edades comprendidas entre los 45 y los 64 años.

Compartir el artículo

stats