Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El COVID dispara las ventas de bicicletas y patinetes eléctricos un 20% en Galicia

Dos jóvenes en patinete eléctrico FdV

Los núcleos urbanos repiensan su modelo de movilidad. El agitado tráfico de sus arterias, ahora reducido a 30 kilómetros por hora, deja paso, paulatinamente, a una alternativa de transporte más sostenible. Lo que no es más que un intento por armonizar su ajetreo habitual.

Vigo, seguida de A Coruña, se erigen como las ciudades con mayor penetración en movilidad sostenible ELa comunidad cuenta más de 45.000 nuevos usuarios

Galicia no pierde la pista de esta moda, también marcada desde Europa, y las ventas de patinetes eléctricos y bicicletas urbanas experimentan un repunte del 20% desde que irrumpió la pandemia.

La penetración de esta movilidad alternativa es todavía “embrionaria en la comunidad”, analiza Alexandre Mouriño, asesor del Concello de Vigo en materia de movilidad ciclista. Sin embargo, ese esfuerzo por evitar las aglomeraciones en un año marcado por el coronavirus se ha traducido una caída de un 40% del transporte urbano que ahora deja paso no sólo bicicletas y patinetes eléctricos sino, también, a trayectos a pie. “Esperamos que haya cierto poso en el porcentaje de gente que se desplaza andando”, indica Mouriño.

Una usuaria de patinete elécrico en una calle de Vigo Marta G. Brea

La comunidad aglutina casi 300.000 usuarios de transporte alternativo, aunque la bicicleta concentra el grueso, hasta 238.700. En este marco, cerca de 45.640 son nuevos usuarios de bicicletas y patinetes eléctricos que cambiaron sus hábitos desde que irrumpió la pandemia, tal y como se desprende del informe La bicicleta y el patinete en tiempos de pandemia en las zonas urbanas españolas, realizado por la Red de Ciudades por la Bicicleta a través de GESOP. De hecho, con más de 27.200 gallegos que se han sumado al patinete eléctrico, la región se sitúa tercera en términos de usuarios emergentes, por detrás de Cataluña y Madrid.

  • A todo gas en patinete y bicicleta eléctrica: los más rápidos (e ilegales) de Vigo

    Aludec, con una tercera planta, Emenasa o Atunlo son las últimas en desembarcar en el país vecino por los salarios y suelo “low cost”

Son los núcleos urbanos de más de 100.000 habitantes en los que prolifera esta nueva movilidad, según el estudio. En Galicia, el auge de este sector se puede constatar, especialmente, en Vigo donde se contabilizan hasta 13.000 patinetes eléctricos, según apuntan desde Megapatín, que realiza un estudio periódico del despliegue de vehículos de movilidad personal. Coruña se sitúa por detrás, con unos 9.000 patinetes en sus calles.

“Ourense está empezando a mover mucho también”

José Luis Figueroa y David Coto - Cofundadores de Megapatín

decoration

No en vano, las empresas del sector revelan que las ventas se han disparado un 50% desde que finalizó el primer estado de alarma.

Las bicicletas también ganan espacio. Las ventas del sector en Galicia han escalado un 120% respecto al mismo periodo del año anterior, considerando el crecimiento exponencial de las bicicletas para uso deportivo, apunta el director general de La Fuga Cycling, José Fresco.

  • Bum de patinetes por el Covid-19: sus ventas crecen un 1.000%

    l temor a usar el transporte público, su carácter individual, el bajo coste de mantenimiento y el carril bici, factores clave

El empresario hace hincapié en el impulso de las ventas de “bicicletas eléctricas, sobre todo urbanas”. Además, avanza una tendencia: el impulso de las compras destinadas a adolescentes que encontraron en ella una manera de desplazarse alternativa al transporte urbano. “La bici eléctrica en Galicia era prácticamente inexistente, pero la gente que ahora concibe la bici como elemento de movilidad”, revela Fresco. La pandemia marcó, de hecho, un récord en ventas de bicicletas en España, con más de 1,5 millones de unidades comercializadas, según la Asociación de Marcas de Bicicletas de España.

Los nuevos hábitos de movilidad apuestan por la sostenibilidad. Sin embargo, sus usuarios echan en falta algo más que carriles bici. Las quejan se centran en la falta de infraestructuras en las que anclar bicicletas y patinetes con vigilancia para evitar robos. También, en los límites impuestos en ciertas urbes al uso del patinete.

 

Compartir el artículo

stats