Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Presión de película para agilizar el Corredor Mediterráneo ferroviario

Dos fotogramas del cortometraje para urgir la conclusión de las obras del Corredor Mediterráneo. | // FDV

Los empresarios del levante español no descuidan ninguna faceta para meter presión al Gobierno central con el objeto de acelerar la conclusión del Corredor Mediterráneo ferroviario, aunque ya esté en su recta final. La última iniciativa de este poderoso y activo lobby ha sido la producción de un cortometraje, estrenado el pasado jueves en Valencia, que ya está disponible en internet. Es una película de humor que gira en torno a una boda en un tren, pero que de inmediato deja claro sus intenciones reivindicativas intercalando en la trama diversas pullas: los servicios ferroviarios del levante son lentos, impuntuales, con fallos técnicos, sin cobertura de telefonía y sin aire acondicionado, todo ello en contraposición con otras líneas que parten de Madrid.

El cortometraje –“Sí, quiero (Corredor)”– apenas dura 23 minutos y está protagonizado, intencionadamente, por actores andaluces, murcianos, valencianos y catalanes, dado que por sus comunidades de origen transcurre el Corredor Mediterráneo. La película ha sido impulsada por la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE) y en su presentación, también en otro ejercicio de presión, combinaron el aspecto cinematográfico con la acción reivindicativa empresarial.

Conclusión en 2025

Este corredor, que arranca en Algeciras y acaba en la frontera catalana con Francia, será utilizado por trenes de mercancías y pasajeros y está previsto que termine en el horizonte del año 2025. Así que está en su recta final, pero los empresarios del levante no solo no bajan la guardia, sino que están constantemente aguijoneando al Gobierno.

Una situación que contrasta con la del Corredor Atlántico, que apenas ha dado sus primeros pasos con la incorporación, hace poco más de un año, del Noroeste. De momento, es una mera inclusión sobre el papel, porque el Gobierno español aún debe redactar y presentar, posteriormente, los proyectos concretos con los que optar a fondos europeos para financiar las obras de modernización que permitan a los trenes de mercancías que operan en Galicia ser competitivos y tener itinerarios bien diseñados por toda la cornisa atlántica de la UE. Hay que adecuar los trazados de las vías, mejorar las curvas, eliminar pendientes, electrificar, alargar los andenes o conectarse a los puertos por unas líneas, desde Vigo hasta León, que están totalmente obsoletas.

Sin respiro

Además, en el Noroeste no existe un lobby empresarial, ni mucho menos tan organizado, como el que funciona en el Mediterráneo, que no da ni un respiro al Ministerio de Transportes. Porque la patronal del levante se mueve con una sola voz. Y no solo encarga cortometrajes que mezclan el entretenimiento con la divulgación y la reivindicación, sino que también promocionan obras de teatro con la demanda de acelerar las obras como eje temático. Pero además son capaces de reunir bajo la misma carpa a los 1.500 empresarios más potentes del mediterráneo varias veces y convocar al mismo ministro de Transportes, José Luis Ábalos, a unas jornadas para decirla a la cara que debe apurar las obras.

Compartir el artículo

stats