Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cónclave del PP en julio: ¿renovación o continuismo?

Feijóo en la junta de directiva del PPdeG tras las autonómicas de julio. |   // XOÁN ÁLVAREZ

Feijóo en la junta de directiva del PPdeG tras las autonómicas de julio. | // XOÁN ÁLVAREZ

El PPdeG ya ha marcado en rojo la fecha para celebrar su congreso ordinario, previsto para el año pasado, pero aplazado por la pandemia. El cónclave tendrá lugar los días 16 y 17 de julio. Se trata de la última cita reglada antes de las elecciones autonómicas de 2024, por lo que planeará la sombra del futuro de Alberto Núñez Feijóo, que será reelegido como presidente, pero el leit motiv de la cita girará en torno a la renovación del partido, especialmente con la vista puesta en las ciudades tras el descalabro de las elecciones municipales de 2019, en las que se quedó sin la única alcaldía de las siete urbes que poseía entonces: Ourense.

Los populares celebran reuniones de este tipo cada cuatro años. Tras la cita de 2016, era el turno del año pasado, pero la formación decidió aplazarla para evitar una celebración de forma telemática. La intención es que, una vez mitigado el impacto de la pandemia y con la vacunación avanzando, se celebre de forma presencial. “El partido retoma la normalidad en el funcionamiento del partido y recupera los procesos orgánicos pendientes”, expuso ayer el secretario xeral del PPdeG, Miguel Tellado.

Este anunció la propuesta de fecha, que será ratificada el martes en una junta directiva de la que saldrá también el lugar elegido. Todo apunta a Vigo o Pontevedra como destinos elegidos, pues desde que Feijóo tomó los mandos del PPdeG ha celebrado estos congresos en A Coruña, Lugo y Ourense. En el último, precisamente, nombró a Tellado secretario xeral en sustitución de Alfonso Rueda. El congreso no estará “centrado en nombres”, sino “en ideas para recoger el pulso de la gente y consolidar nuestro proyecto político”, expuso Tellado.

La sucesión de Feijóo vuelve a planear sobre este congreso, último ordinario antes de las elecciones autonómicas de 2024 y de las municipales de 2023. Ello no significa que el también presidente de la Xunta vaya a decidir si repite de nuevo como candidato en la que sería su quinta cita electoral consecutiva (ha logrado cuatro mayorías absolutas seguidas, igualando a Manuel Fraga). Un congreso extraordinario será el que determine el cabeza de cartel. De todas formas, ya prometió que esta sería su última legislatura, como había insinuado antes de repetir en 2016.

La cita, que abre los congresos autonómicos, tiene importancia porque Feijóo decidirá el equipo que pilotará el partido hasta entonces y sentará las bases para acometer un prometido cambio en las ciudades.

Debería mezclarse continuismo y renovación. Tellado debería seguir, pero deberían ir entrando otras personas para que haya caras nuevas. A la larga, el partido va a necesitar ir renovándose si la idea del presidente es no seguir y hay que hacerlo de manera equilibrada”, expone un cargo del partido.

Feijóo es experto en cambios gatopardistas, en renovaciones más o menos tranquilas, evitando los cambios abruptos marcados siempre por su omnímodo poder interno, sin precedentes. Ni siquiera Fraga llegó a manejar el partido sin los contrapoderes de los que carece Feijóo. Frente a los barones como Cacharro Pardo o Baltar que condicionaban al León de Vilalba, el de Os Peares no encuentra voces disonantes.

En la memoria queda la cita de 2016. Entonces, Feijóo apostó por cambios para revitalizar el partido tras el varapalo de las municipales del año anterior.

Ahora deberá elegir qué perfiles destaca y marcar el camino a seguir en ciudades como Vigo, donde una gestora pilota el partido, o en A Coruña, donde la candidata y exconselleira Beatriz Mato abandonó la política. También en Ourense existen dudas sobre la candidatura, mientras que en Santiago se perfila Borja Verea como una apuesta de futuro y en Ferrol se mantiene el exalcalde y exconselleiro José Manuel Rey.

Una vez pase el cónclave gallego, será el turno de los provinciales, donde podrían perfilarse los aspirantes a relevar a Feijóo (Baltar ya deslizó que si no repite, optaría a liderar el partido) y luego, de los municipales. “Para que se vea cómo va a ir la cosa a nivel local, es necesario que haya los congresos provinciales también”, apunta un directivo de una cúpula urbana.

Además, la cita se producirá en un momento de euforia del PP a nivel estatal tras la victoria de Isabel Díaz Ayuso en las autonómicas de Madrid, que Pablo Casado considera síntoma de un cambio de ciclo que lo aúpe a La Moncloa.

Compartir el artículo

stats