Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Cómo serán las oposiciones del futuro?

Oposiciones en Silleda

Oposiciones en Silleda FdV

El actual modelo de oposiciones tiene sus días contados. Se ha quedado obsoleto y ya no se adapta a las necesidades de una administración moderna. De ahí que el Ministerio de Política Territorial, que dirige Miquel Iceta, lance una reforma a fondo de los procesos selectivos del Estado, que podría extenderse al resto de administraciones tanto autonómicas como locales. Se trata de reducir la duración de las OPEs ya que ahora pueden transcurrir hasta dos años desde que se convocan hasta que el aspirante toma posesión de su puesto. Se simplificarán las oposiciones: los candidatos tendrán que superar dos pruebas en vez de tres. Además los exámenes no se basarán tanto en el conocimiento teórico-memorístico sino que, por el contrario, primará más la práctica. En el plazo de un mes este plan será trasladado al resto de administraciones en la Comisión de Coordinación de Empleo Público. Aunque su plena efectividad no llegará hasta 2025, la idea es “ir acercándolo desde ya”, según Iceta.

Situación de partida

La reforma del sistema de oposiciones parte de una situación de déficit de efectivos en la administración del Estado. La cifra de empleados públicos estatales se redujo un 22% en la última década, pero además la mitad de los trabajadores al servicio de la administración general se jubilará en 10 años. Pero además las plazas ofertadas no se cubren en su totalidad. En los procesos selectivos de determinados cuerpos superiores quedan sin cubrir de media el 30 por ciento de las plazas. Hay casos más graves: en el cuerpo superior de Actuarios, Estadísticos y Economistas de la Administración de la Seguridad Social quedan vacantes el 90 por ciento de los puestos.

Agilizar procesos selectivos

“No es admisible que lleguen a pasar años hasta poder incorporar realmente a las personas seleccionadas”, advierte el documento que sirve de guía para la reforma de los procesos selectivos. Y se dan ejemplos: para entrar en el cuerpo superior de Sistemas y Tecnologías de la Información se tardan 772 días, para incorporarse al cuerpo superior de Administradores Civiles del Estado, 761... Se quieren recortar estos plazos a seis meses.

Calendario

Hasta ahora las OPEs se convocaban de un año para otro y estaban muy vinculadas a las políticas coyunturales de gasto y al ciclo económico. El Gobierno plantea ahora planificar las oposiciones con carácter plurianual, cada tres años. Y además publicará cada mes de enero un calendario de los procesos selectivos que se tienen previsto convocar con una estimación del número de plazas, inicio de las pruebas y duración. Esto entrará en vigor ya en 2022.

Examen menos memorístico

Superar unas oposiciones hasta ahora requería memorizar un montón de normativa. El Ministerio de Política Territorial considera que este tipo de pruebas “no sintoniza con los nuevos modelos de aprendizaje”. “Puede hacer disuadir a muchas personas jóvenes con talento”, explican. De ahí que a partir de ahora se valorarán más las capacidades y el potencial de las personas para desarrollar sus competencias que los conocimientos adquiridos. Así, se reforzarán las pruebas de carácter práctico.

Pincha en en la imagen para ampliar

Menos ejercicios

Los aspirantes a una plaza de empleo público solo tendrán que someterse a dos pruebas y no a tres como hasta ahora. Además se reducirá el número de ejercicios unificando aquellos que sean compatibles. “Por ejemplo, se realizarán los exámenes teórico y práctico en el mismo día”, explicó Iceta.

Sin prueba de idiomas

Para acortar los procesos selectivos se eliminará la prueba de idiomas. Llegará con acreditar la correspondiente certificación de nivel.

Descentralizar las OPEs

El plan del Gobierno plantea también descentralizar los procesos y que los opositores de toda España no tengan que ir a Madrid. Se habilitarán 19 puntos de examen por todo el país. Además se propone que las pruebas puedan realizarse “en su totalidad o en gran medida” por vía telemática. Y para facilitar la accesibilidad a las OPEs se pondrán los temarios a disposición de los aspirantes de forma gratuita.

Plazas de difícil cobertura

Para evitar que queden desiertas tantas plazas en algunas convocatorias, el Ministerio de Política Territorial se plantea mejorar las condiciones económicas de estos puestos. El problema es que algunos candidatos renuncian a optar a determinados empleos en la administración porque se les exige mucho y les sale más rentable irse al sector privado. Por eso, la solución pasaría por ofrecerles sueldos más altos. De esta manera, la administración conseguiría atraer a su plantilla a determinado personal especializado.

Compartir el artículo

stats