Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fármacos punteros anticáncer hechos en Galicia para tratar a 50 personas por año

Fármacos en un laboratorio

Fármacos en un laboratorio

Aunque en la lista del Ministerio de Sanidad de hospitales de todo el país que pueden aplicar el tratamiento más avanzado contra el cáncer, los medicamentos CAR-T, todavía no se incluye ningún centro gallego, lo que ha obligado ya al menos a una docena de pacientes a salir fuera de la comunidad para poder beneficiarse de esta alternativa, Galicia no quiere perder ese carro y aspira a situarse en la “vanguardia de la investigación y la producción” de estos tratamientos, como proclaman desde la Xunta.

Arranca el proceso para construir un centro de producción de CAR-T en Santiago | En los dos primeros años operativo espera disponer de una o dos terapias para la sanidad pública

La previsión de la Consellería de Sanidade, en alianza con la Universidade de Santiago (USC), es disponer de un centro avanzado en la comunidad que pueda producir en sus dos primeros años de funcionamiento uno o dos fármacos distintos en ensayos clínicos, lo que podría suponer, señala en un comunicado, entre 50 y cien pacientes tratados con esos medicamentos hechos en Galicia, tomando como referencia cómo están funcionando en la actualidad este tipo de ensayos en el resto del Estado.

Lo que hacen las terapias CAR-T es modificar genéticamente células del sistema inmunitario para atacar a las cancerígenas y poder así acabar con el tumor. Se trata de medicamentos de “atención personalizada” y de “alto impacto clínico y asistencial”, explicó ayer el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, quien en marzo destacaba cómo gracias a “su alta eficacia, esta terapia ofrece esperanzas a pacientes que ya agotaron todas las vías de curación”. Entonces indicó, según un comunicado, que “en pacientes con un pronóstico de supervivencia que no superaba los seis meses, y para los que no existía ninguna alternativa terapéutica, se consiguió la remisión total del cáncer entre un 50 y un 80%”. En particular, explica el Sergas, las publicaciones evidencian una “gran efectividad” de las CAR-T en pacientes oncohematológicos, pero se espera ampliar su uso a cánceres de páncreas o de pulmón.

Un centro de producción de estos novedosos fármacos destinados a diferentes patologías de carácter oncológico lleva su tiempo. El primer paso para hacerlo realidad se materializó ayer con la firma de un convenio entre la Consellería de Sanidade, el Sergas, la empresa pública de servicios sanitarios Galaria y la Universidade de Santiago.

Julio García Comesaña, Antonio López y Rocío Mosquera, ayer, en Santiago. Xoán Álvarez

Primero toca investigar para tener las terapias y después, producirlas. El emplazamiento elegido es Santiago, en concreto un inmueble de cerca de mil metros cuadrados cedido por la USC. Allí se ubicarán tanto el centro de producción de medicamentos CAR-T y otras terapias celulares como la futura unidad de investigación.

  • Galicia, fuera de la propuesta de aplicar las nuevas terapias contra el cáncer

    Vigo, Santiago y A Coruña aspiran a ser hospitales de referencia - El Sergas se queja de que habrá que derivar pacientes a otras comunidades

A las obras y adquisición de equipamientos para este centro la Xunta destina 2,5 millones, según indicó ayer el Sergas. La previsión de Sanidade es que a finales de este año esté lista la remodelación de las instalaciones. Un poco más tarde, pero antes de abril del próximo año, esperan que esté constituida la unidad de investigación, que es la que se encargará de llevar a cabo los proyectos que permitan desarrollar nuevas terapias celulares para su posterior fabricación y después “ser aplicadas en los pacientes del sistema sanitario público”.

  • Al menos doce pacientes gallegos tienen que irse fuera para las nuevas terapias de cáncer

    La exclusión de hospitales de la comunidad de la aplicación de las CAR-T les obliga a desplazarse a otras autonomías

Mientras, hospitales gallegos como el Chuvi trabajan para conseguir la autorización del Ministerio de Sanidad para iniciar la aplicación de las terapias y hasta han formado ya a trabajadores. Cuando en 2019 el Ministerio de Sanidad hizo público el listado de centros autorizados para tratar con fármacos CAR-T, no incluyó ninguno gallego, a pesar de que entonces Carmen Albo, jefa del Servizo de Hematoloxía del Chuvi, defendía que era cuestión de tiempo por razones de “equidad” y para “evitar retrasos”. Calculó que el no tener en Galicia estos centros obligaría a medio centenar de pacientes a salir fuera por año.

No obstante, y vinculado a un ensayo en colaboración con el Hospital Clínic de Barcelona, Galicia aspira a tratar este año a unos 30 o 50 pacientes con linfoma, informa Europa Press.

Compartir el artículo

stats