Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La inserción laboral de FP se dispara 14 puntos en dos años, hasta el 85%

Jóvenes de FP muestran sus trabajos en FP Innova Xoán Álvarez

La Xunta suele aludir a la FP como “sinónimo de inserción laboral”. Los sucesivos estudios que analizan la incorporación de sus titulados al mercado de trabajo van dando la razón a la Administración autonómica.

Las diferencias de empleabilidad entre familias llegan a veinte puntos | Casi un tercio de quienes trabajan en la actualidad lo hacen en la empresa donde realizaron las prácticas

El último publicado por la Consellería de Educación eleva la tasa de inserción laboral entre quienes finalizaron la formación en centros de trabajo (FCT), el módulo práctico que suele culminar los estudios de los ciclos, a un 85,4 por ciento, lo que supone 13,7 puntos más con respecto al bienio anterior. No obstante, depende de la familia: hay diferencias de más de 20 puntos entre la líder de la clasificación (Actividades físicas y deportivas) y la última de la cola (Textil).

Los datos reflejan el porcentaje de quienes están trabajando en el momento de la recogida de datos, al año siguiente de finalizar la FCT, pero la inserción se calcula sobre el alumnado activo, es decir, se excluye a estudiantes o personas que se hallan fuera del mercado laboral, que no tienen intención de trabajar o que no buscan activamente empleo. En concreto, el informe recién difundido por Educación alude a quienes finalizaron las prácticas en 2017 –casi 14.200 alumnos– y fueron entrevistados en 2018, el año de inicio de la crisis económica. La encuesta de un año antes, sobre la promoción de 2015/2016, arrojaba una media algo superior: 85,9%.

La tasa de inserción en FP sería superior a la de grados universitarios, al menos si se la compara con el último estudio difundido por la Acsug, también de 2018, aunque en el cálculo de los campus gallegos, que ronda el 80% de inserción, no se indica que se realice sobre personas activas. Si lo que se analiza es la tasa de ocupación –la proporción de quienes trabajan sobre la población total–, de la que también habla el informe, roza el 65%, casi veinte puntos más que el estudio equivalente realizado dos años antes. Ese porcentaje, señala la investigación, aumenta con la edad del alumnado y es superior en los ciclos de grado superior (68,8) a los de grado medio (65,3) y ambas a la de FP Básica (32,8%).

Respecto a cómo consiguieron el trabajo quienes cuentan con un empleo en la actualidad, casi un 30% trabaja en la misma empresa en la que hizo las prácticas (aunque sube del 41% en Química y Fabricación mecánica, por ejemplo, y alcanza el tope en Textil, con el 50%). No obstante, la principal vía de acceso al puesto actual serían los contactos personales o familiares (para un 35%), seguida del envío del currículo por iniciativa propia (28%) y de respuesta a anuncios (apenas un 11%, aunque en Informática llega hasta casi el 42%).

Dos de cada tres titulados que trabajan lo hacen en algún puesto relacionado con su ciclo. La familia con mayor grado de adecuación entre el trabajo actual y el ciclo cursado es Comercio y márketing, donde tres de cada cuatro en empleos estarían vinculados a su formación. Edificación y obra civil destaca, a su vez, por tener el porcentaje más alto de trabajadores que consideran que su puesto se adapta al nivel de capacitación para el que se prepararon (68,6%). Lo contrario ocurre en Sanidad, donde solo un 41% ve relación con lo estudiado.

  • Una cuarta parte de jóvenes titulados en Bachillerato opta por hacer después una FP
    Trabajar antes, pasar luego a la facultad o preferir un perfil técnico, algunas razones

Otras familias sobresalen por tener el porcentaje más alto de personas buscando empleo, como Electricidad (19,3%), o por tardar más de seis meses en conseguirlo, como ocurre con Energía y agua, aunque luego es la segunda familia con la tasa de ocupación más alta, solo superada por el alumnado procedente de Instalación y Mantenimiento. Quienes lo consiguen mientras estudian, e incluso antes, en mayor medida son los de Seguridad y Medio Ambiente.

La Consellería de Educación considera que el conocer datos relativos a la ocupación e inserción laboral de quienes se titularon en FP debe ser “un referente” para la “toma de decisiones profesionales”, pero también para que la Administración planifique la oferta de ciclos formativos, de ahí que publiquen una serie de encuestas, que se actualiza con la “Ocupación laboral del alumnado de FP en Galicia que rematou a FCT no ano 2017”. Si a la cabeza están Actividades físicas y deportivas, Seguridad y medio ambiente, Instalación y Mantenimiento, Fabricación mecánica y Energía y Agua (por encima del 90%), en los puestos de cola estarían Imagen y Sonido, Electricidad y electrónica, Artes gráficas, Comercio y márketing y Textil (menos de 80%).

  • La FP dual se dispara como opción para encontrar trabajo en Galicia
    Las previsiones de la Xunta cuando arrancó esta modalidad de formación era llegar al entorno de los 5.000 estudiantes en 2020

La mitad de titulados prosigue estudios y muchos trabajan a la vez

Casi la mitad del alumnado que finalizó la formación en centros de trabajo en 2017, un 45,7 por ciento, según la encuesta, prosigue estudios a pesar de haber finalizado el ciclo formativo correspondiente al informe. De ellos, la mitad trabaja. Aun así, los datos son seis puntos inferiores a los registrados en la edición previa. ¿Y qué estudian? La mayoría, un 41,3 por ciento, opta por cursar otro ciclo formativo, mientras uno de cada cinco elige pasarse a la universidad y estudiar una carrera y casi cuatro de cada diez optan por otro tipo de recursos, como pueden ser cursos para desempleados o trabajadores, por cuenta propia en centros de formación privados, preparar oposiciones o estudiar idiomas, por ejemplo. Según el informe, se ha dado un aumento significativo, de más del 10 puntos, entre quienes escogen otro ciclo de FP para complementar su formación “en detrimento de otras opciones” en relación a 2016. De las 23 familias, las que presentan un mayor porcentaje de alumnado que decide seguir en las aulas son Seguridad y medio ambiente, Informática y comunicaciones, Actividades físicas y deportivas y Sanidade, todas ellas por encima del 65%. En el extremo contrario se ubicarían Electricidad y electrónica y Marítimo-Pesquera.

  • FP Dual, víctima colateral del virus
    La modalidad de FP a distancia se dispara, en cambio, un 21% | Debutan cinco cursos de especialización para los ya titulados

Empresas propias: una opción con peso en la familia Agraria o Textil

Por primera vez, el estudio analiza la iniciativa emprendedora: es decir, cuántos jóvenes aspiran a convertirse en sus propios jefes. En concreto, preguntan a los alumnos sobre sobre su intención de crear una empresa propia a corto plazo (en menos de un año) o a medio plazo (de uno a tres años). El resultado es que un 11,5 por ciento del alumnado admite tener esa intención, aunque la inmensa mayoría no se lo plantea a corto plazo. Los datos de la encuesta muestran que el perfil emprendedor es más habitual en hombres que en mujeres (12,5% frente a 10,7%), que se da más entre quienes han superado una formación de grado superior (12,5%) que de grado medio (10,9%) y FP Básica (8,1%) y entre los alumnos de centros de la provincia de Ourense –donde llega al 15,1%–. En algunos casos, los estudiantes ya habían pasado del dicho al hecho: así ocurre con el 2,3 por ciento de los encuestados, quienes declaran contar ya con su propio negocio. Hay familias más propensas: casi un 30% de quienes estudiaron Textil o Agraria ha montado ya su empresa o tiene expectativas de hacerlo. Las sigue Imagen y sonido y Hostelería. En la cola, se encontraría, entre otras, Seguridad y medio ambiente.

Compartir el artículo

stats