Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las casas más estrechas de Galicia: cómo vivir en menos de tres metros de ancho

Las casas más estrechas de Galicia: ¿serías capaz de vivir en 3 metros de ancho?

Las casas más estrechas de Galicia: ¿serías capaz de vivir en 3 metros de ancho?

Está en Monforte e incluso llegó a aparecer en el libro Guinness de los récords como la casa más estrecha de España. Sin embargo, el que tiene fama de ser el edificio con la fachada más angosta del país -algunos incluso se atreven a decir que de toda Europa- tiene parte de verdad y parte de mito.

Fachada estrecha de la casa en Monforte, con cuatro pisos de altura

Fachada estrecha de la casa en Monforte, con cuatro pisos de altura S. A.

Fachada de tamaño regular del edificio de Monforte.

Fachada de tamaño regular del edificio de Monforte. S. A.

En la calle Pelambres de la localidad lucense se localiza este inmueble que, en apariencia, no tiene más de metro y medio de ancho. Sin embargo, esta fachada se corresponde en realidad con una entrada y salida de servicio de una vivienda cuya cara principal da a la calle Comercio y tiene un tamaño de más de 30 metros. El edificio presenta forma de L y llegó a albergar hasta cuatro familias en pisos de unos 60 metros cuadrados, aunque la parte más estrecha tenga escasos quince de longitud. Con todo, no deja de ser curioso el aprovechamiento que hace del espacio este edificio, un esquema que se repita en otras localidades como O Grove o Darbo.

Casa estrecha en Darbo, Cangas Gonzalo Núñez

Puede que esta casa de Monforte no sea tan peculiar en cuanto a sus dimensiones como aparenta, pero sí que en Galicia existen unas construcciones extraordinarias en cuanto a su tamaño: las conocidas como ‘casas do remo’ con un ancho real de entre 2,20 y 3 metros. Originariamente nacieron como casas de pequeñas dimensiones, con la superficie necesaria para resolver las necesidades básicas de habitación y de almacenaje de los útiles de trabajo.

A Praciña de Rianxo cuenta con una de las mayores concentraciones de casas de este tipo, en torno a medio centenar, que toman como medida para el frente de las viviendas el tamaño de los remos de trainera. En este caso, son viviendas de bajo y piso datadas de entre finales del siglo XVIII principios del XIX.  Pero, ¿cómo es vivir en estas casas?

Xaquín Lorenzo, uno de los primeros en hablar sobre las casas do remo, señaló que “si la Galicia agrícola tiene curiosos y finos matices, vueltas y más vueltas, la Galicia del mar aparenta mucho más transparente, menos compleja, como las mismas aguas de que vive y sobre las que proyecta su vida.” Antonio S. Río Vázquez (A Coruña, 1981) arquitecto por la E.T.S.A. de A Coruña, master en Urbanismo y doctor por la Universidade da Coruña recupera en una conversación con FARO esta idea para reflexionar sobre el esquema “elemental” de las viviendas en la costa: “Pienso que Xaquín Lorenzo incide en la gran diferencia que se produce entre las viviendas de los pueblos marineros y las de los núcleos rurales del interior sobre lo que también profundizaron otros grandes estudiosos de la arquitectura popular como Pedro de Llano. Parece que las casas de la Galicia agrícola son efectivamente, más complejas, ya que obedecen a la necesidad de dotar de espacios propios para el ganado y los aperos de labranza, además de las numerosas construcciones auxiliares que las acompañan: hórreos, alpendres… mientras que las casas marineras son generalmente más compactas y suelen responder a un esquema funcional muy repetitivo con todas las funciones resueltas dentro de un único volumen edificado”.

Casa estrecha en A Coruña

Casa estrecha en A Coruña

Las casas do remo se convierten así en ejemplo de adaptación al medio y a los recursos. En opinión de Río, al igual que en otros modelos de arquitectura tradicional, estas casas obedecen de manera directa a los condicionantes impuestos por el modo de vida de sus habitantes y también a la climatología propia de la zona. “Ya el propio emplazamiento del pueblo marinero busca un lugar protegido de la costa, las casas se adosan de manera compacta, muchas veces con medianeras, para aprovechar y economizar los recursos”.

  • La UE premia una aplicación de la UVigo para inspeccionar antenas 5G con drones
    La creación del arquitecto polaco Jakub Szczesny ya se ha hecho famosa en todo el mundo por su peculiar tamaño

La receta para lograr optimizar el espacio es igual de eficaz. El doctor en Arquitectura apunta hacia la “reducida separación entre muros” que permite que se resuelvan constructivamente de una manera muy sencilla, “apoyando las vigas en los muros medianeros”. Esto también favorece una cierta versatilidad en el uso de las plantas, “aprovechando la inferior para almacén, cocina y algún cuarto, cuando existe la superior para habitaciones y una pequeña sala y el sobrado o bajocubierta como un gran espacio corrido para guardar las redes”.

Y todo esto lo lograron los propios marineros, sin lo que podríamos definir como ‘arquitectura académica’. “El conocimiento directo y profundo de las necesidades inmediatas, tanto de residencia como de cuidado y almacenamiento de los aperos del oficio conduce a la definición de esa tipología”, señala el profesor, unos diseños que se van puliendo y mejorando con el paso del tiempo. “La búsqueda de la racionalidad, de la expresión sencilla y sincera de las formas y los materiales surgen de manera natural desde la cultura que posee el pueblo. Es precisamente esa funcionalidad y racionalidad de la arquitectura popular la que después envidiará en cierto modo la arquitectura académica, poniendo a aquella como referencia del buen hacer”.

¿Podrías vivir en una casa de tan solo tres metros de ancho?

“Es muy importante considerar el patrimonio construido como algo vivo, de lo contrario estaríamos hablando de piezas prácticamente de museo, y estaríamos creando escenarios más propios de un parque temático que de un lugar para habitar”

decoration

Partiendo de este punto de vista de Antonio Río, ¿tienen encaje este tipo de construcciones desde lo que hoy se considera funcional y óptimo en cuanto a viviendas? Las edificaciones heredadas pueden rehabilitarse para nuestros días, pero “con sentidiño”. “Evidentemente hay unas necesidades actuales de confort, accesibilidad, conectividad, etc. que tienen que ser resueltas, pero que si se hace con cuidado y conocimiento dará lugar a soluciones que nos permitirán seguir conservando una parte importante de nuestra identidad y nuestra historia antes de que desaparezca. Y así se está haciendo ya en muchos lugares”, ahonda.

La riqueza de la arquitectura tradicional en Galicia

“Si pensamos en Galicia, nos encontramos con arquitecturas tradicionales tan diferentes como la casa do remo y la palloza cada una en un extremo del país y cada una simboliza perfectamente un modo de vida y una relación con el territorio, por citar solo dos ejemplos” apunta Río que cita a Bernard Rudofsky, que en los años sesenta del siglo pasado recorrió medio planeta fotografiando esas arquitecturas para la exposición ‘Arquitectura sin arquitecto’ del MoMA y “decía algo así como que ‘la arquitectura vernácula desconoce los ciclos de la moda. Es prácticamente inmutable y, de hecho, es inmejorable, porque cumple su cometido a la perfección’. Hubiera dicho lo mismo de las casas do remo”.

10

Las 10 casas más raras del mundo

Compartir el artículo

stats