Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Banco de España advierte del riesgo de desaparecer de cuarenta concellos gallegos

Eladia, de 99 años, era la única vecina permanente en el año 2014 de Noguedo, en Castro Caldelas. Brais Lorenzo

La despoblación del rural, a la que ahora se le conoce con el término “España vaciada” para dar mayor proyección a un problema que afecta a todo el país, es un fenómeno conocido de antiguo que en el caso de Galicia –y otras comunidades– se refuerza con una crisis demográfica que se arrastra desde hace un par de décadas. Está cobrando tal importancia que el Banco de España ha elaborado su primer informe específico al respecto para hacer una radiografía de la situación y, al mismo tiempo, proponer algunas medidas. Sus resultados son que en España el 42% de los ayuntamientos están en “riesgo de despoblación” y con su viabilidad futura amenazada: son en total 3.403 municipios de los que 41 corresponden a Galicia, prácticamente todos ellos en las provincias de Ourense y Lugo.

En el conjunto de España hay 3.403 ayuntamientos en esta situación, que suponen el 42% del mapa municipal | Su viabilidad futura está comprometida si no ganan población

Esta definición se aplica a aquellos ayuntamientos cuya población ha decrecido entre 2001 y 2018, en los que los fallecimientos fueron superiores a los nacimientos desde 2001 y en los que viven menos de 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado. Estas condiciones, en el caso de la comunidad gallega, la cumplen 23 concellos de Ourense, 17 de Lugo y uno de A Coruña. No hay ninguno de Pontevedra.

“Estos serían los denominados municipios en riesgo de despoblación cuya viabilidad estaría amenazada en la medida en que su proceso secular de pérdida de población podría considerarse irreversible y eventualmente desencadenar su propia desaparición. La desaparición de estos municipios podría representar asimismo una amenaza sobre el medio ambiente por el aumento de incendios y una disminución de la biodiversidad”, alerta el Banco de España en su estudio pionero.

  • La sangría demográfica devolverá a Galicia a niveles de la postguerra
    La caída de la natalidad reducirá la población a 2,5 millones en 2035, cifra similar a la de la década de 1940 | Solo Asturias, Castilla y León y Extremadura perderán más vecinos

En esta situación se encuentran 3.403 ayuntamientos en toda España que en su conjunto apenas albergan al 2,3% de la población total (un millón de habitantes, aproximadamente). Su supervivencia a largo plazo, dice el Banco de España, podría verse amenazada si no cambian sus dinámicas demográficas.

El diagnóstico de España encuentra muy pocas comparaciones en Europa. Solo Finlandia, Estonia y Letonia tiene una mayor proporción de pueblos en riesgo. Un escenario que contrasta notablemente con los países del entorno, donde los municipios de Alemania, Francia o Italia en con riesgo de despoblación solo representan el 1%, el 7% y el 4%, respectivamente.

Otro contraste con las dinámicas europeas es que en España sus habitantes se concentran en las zonas urbanas y en los núcleos rurales, dejando a su alrededor un porcentaje anormalmente elevado de territorio sin ocupar que no pasa en otros países.

El informe incide además en las diferencias de acceso a los servicios entre el mundo urbano y el rural. En este último hay una peor provisión de los servicios. Por ejemplo, para acceder al colegio, el centro médico, a una gasolinera o a un pabellón deportivo, un habitante del rural debe desplazarse de media 22,6 kilómetros frente a los 2,15 de una zona urbana. Pero si resulta que el ayuntamiento es alguno de los calificados como en riesgo de despoblación, el recorrido superará los 30 kilómetros.

  • 'Vente a vivir al pueblo', el gancho digital del rural gallego para frenar la despoblación
    Alcaldes gallegos usan la pandemia para atraer población a zonas rurales

También conviven con un “déficit significativo” de acceso a los servicios financieros y a los digitales (internet de banda ancha), lo que resulta un obstáculo tanto para fijar población como para atraerla, ya que dificulta operaciones ahora tan comunes como el comercio electrónico.

“Si bien los municipios rurales en su conjunto presentan diferencias importantes con respecto a los urbanos en aspectos como la orografía (en el primer caso, más remotos), la demografía (más envejecidos) y la accesibilidad a servicios (déficit en su provisión), dichas diferencias son significativamente más acusadas en los municipios en riesgo de despoblación”, sostiene el Banco de España.

Concellos en riesgo de despoblación:

  • Provincia de Ourense: Baltar, O Bolo, Calvos de Randín, Carballeda de Valdeorras, Castrelo do Val, Chandrexa de Queixa, A Gudiña, O Irixo, Laza, Lobeira, Lobios, Manzaneda, A Mezquita, Montederramo, Parada de Sil, San Xoán de Río, A Teixeira, A Veiga, Verea, Viana do Bolo, Vilar de Barrio, Vilardevós y Vilariño de Conso.
  • Provincia de Lugo: Abadín, Baleira, Cervantes, Folgoso do Courel, A Fonsagrada, O Incio, Muras, Navia de Suarna, Negueira de Muñiz, As Nogais, Ourol, Pedrafita do Cebreiro, A Pobra do Brollón, Quiroga, Ribeira de Piquín, Samos y Xermade.
  • Provincia de A Coruña: Monfero.

En el informe no se dan recetas concretas para frenar la despoblación, pero se recomienda mirar a otros países donde funcionaron las políticas para revertir la situación y se apuesta por fomentar los elementos que facilitan el teletrabajo, como internet, el comercio electrónico, las energías renovables o las actividades vinculadas a la economía de los ciudadanos para mejorar su calidad de vida y cubrir sus necesidades.

Compartir el artículo

stats