Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Sergas encarga robots Da Vinci para sus operaciones

Brazos del robot Da Vinci del hospital Vithas Fátima. FdV

La tecnología de última generación tiene en el campo de la cirugía uno de sus principales campos de aplicación. Galicia cuenta con dos ejemplos que pronto se ampliarán a nueve. Se trata de los robots para operar Da Vinci, disponibles en dos centros privados de Vigo y A Coruña. Ahora la Xunta destinará 20,5 millones de euros a comprar siete nuevos equipos destinados a cada una de las siete áreas sanitarias gallegas, permitiendo a la sanidad pública el acceso a estos dispositivos.

Este sistema, que cuenta con más de tres lustros de vida, facilitan las operaciones laparoscópicas y la recuperación de los pacientes. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, expuso ayer tras anunciar el contrato para adquirir esos dispositivos que elevan la seguridad para los pacientes, al rebajar la incisión necesaria para la intervención, disminuyendo la mortalidad y las necesidades de transfusiones de sangre, así como el dolor postoperatorio y la estancia media hospitalaria de los enfermos.

Así opera el robot Da Vinci de Vithas Fátima de Vigo Ana Blasco

Durante los últimos quince años, más de setenta centros médicos de España han utilizado esta tecnología, que solo en 2019 realizó más de 10.000 intervenciones quirúrgicas, según los datos de ABEX Excelencia Robótica, que opera en exclusiva este robot dentro de la Península Ibérica, tal como reveló hace unos meses Redacción Médica.

Para los profesionales médicos se reducirá la dificultad quirúrgica mientras aumentará la precisión y la posibilidad de acceso a zonas complejas del organismo, gracias a que permite intervenciones con imágenes en tres dimensiones. Para los hospitales, esta tecnología permitirá disminuir las transfusiones y la estancia media postoperatoria, así como las complicaciones, según informó el Ejecutivo.

Mantenimiento

Feijóo explicó que el contrato para la compra de los siete robots tendrá una vigencia de ocho años y tres meses y que hasta el 15% del presupuesto anual se dedicará a tareas de mantenimiento para garantizar un óptimo funcionamiento y actualización tecnológica.

El primer Da Vinci llegó a Galicia hace ahora dos años y se destinó a intervenciones urológicas. El centro hospitalario que abrió el camino con este sistema fue el vigués Vithas Fátima, que extendió su uso a cirugía general, torácica y otorrinolaringología.

El pasado mes de diciembre se dio un paso más en su implantación y cirujanos del citado hospital olívico realizaron con éxito la primera resección de recto con cirugía robótica de Galicia. El paciente, de 55 años, y procedente de otra provincia gallega, padecía un cáncer y recibió el alta cuatro días después de la operación. De haber empleado una técnica tradicional, podría suponer más tiempo de hospitalización y de recuperación.

Compartir el artículo

stats