Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los dueños de montes ganarán dinero por su uso recreativo

Un senderista en un monte en el entorno de Vigo.

Medio Rural defiende “premiar” a los propietarios por ubicar en sus terrenos, miradores, áreas de esparcimiento o rutas de senderismo

Los montes aprovechados y bien gestionados sufren menos incendios. Pero las cortas de madera no son la única forma de hacerlos rentables. Los bosques cumplen un servicio medioambiental que beneficia a toda la sociedad y existe ya una corriente que aboga por pagar a los propietarios por esta aportación ecológica. La Consellería de Medio Rural quiere sumarse a esta tendencia. Así, aboga por “premiar” a los titulares que dediquen sus montes a usos recreativos y turísticos como miradores, áreas de esparcimiento o rutas de senderismo. Desde el departamento que dirige José González barajan compensaciones económicas que van desde ayudas directas a rebajas fiscales.

Para poner en marcha esta iniciativa Medio Rural ha solicitado al Gobierno 13 millones de euros de los fondos Next Generation que la UE pone a disposición de los estados miembro para la reactivación económica.

Mirador en el Concello de Valga

El primer paso será elaborar “los instrumentos de ordenación y planificación de los usos turísticos, sociales o recreativos de los montes públicos y privados”, especialmente en los entornos urbanos, con el objetivo de “cubrir las demandas de la población en cuanto a los servicios ecosistémicos culturales”.

En los últimos años se ha registrado un paulatino incremento de las prácticas recreativas en los montes gallegos, un fenómeno que se ha intensificado tras la pandemia ya que, debido a las restricciones y al miedo a los contagios, un mayor número de gallegos optó por actividades al aire libre para ocupar sus ratos de ocio.

Ante esta actividad emergente la Xunta quiere regular sus usos y compensar a los propietarios que pongan sus montes a disposición de los ciudadanos para que disfruten de la naturaleza.

  • Esquemas de pago por servicios ecosistémicos

    Son una clase de instrumentos económicos diseñados para dar incentivos a los usuarios del suelo, de manera que continúen ofreciendo un servicio ambiental (ecológico) que beneficia a la sociedad como un todo.

“La idea es premiar a los montes por tener estos servicios (miradores, áreas recreativas, rutas de senderismo, etc) y por el aporte que realizan en la fijación de carbono o en la conservación de la biodiversidad”, justifica la consellería.

El “premio”, según aclaran en Medio Rural, aún no está definido, pero barajan dos opciones: o bien la concesión de ayudas directas a los propietarios que dediquen sus montes a estos usos o bien bonificaciones fiscales.

La Xunta reclama 13 millones de euros de los Fondos Next Generation para "premiar" a los montes gallegos por sus usos recreativos

“El objetivo global es la construcción de una infraestructura verde rural que garantice la provisión de una gran diversidad de servicios ecosistémicos necesarios para la vida humana”, explica la Xunta para justificar el proyecto que han presentado para optar a fondos Next Generation. “Al mismo tiempo se generará valor añadido para las actividades agroforestales sostenibles y compatibles con estos servicios ambientales, dando soporte a nuevos modelos de negocio verdes”, añaden en Medio Rural.

En esta misma línea de pagar a los propietarios de los montes por su contribución al medioambiente, la Xunta impulsó también hace unos años en colaboración con el Norte de Portugal un proyecto que consistía en que transportistas invertían dinero en los montes para compensar el efecto contaminante de su flota de camiones. Participaron en esta iniciativa cinco comunidades de montes y una Sofor junto con la Asociación Provincial de Empresarios de Transportes Discrecionales de Pontevedra (Asetranspo) y la Cámara de Comercio de Vigo, Pontevedra y Vilagarcía.

Junto al plan para compensar económicamente a los montes por sus usos recreativos y turísticos, la Consellería de Medio Rural reclama también 55 millones de euros para fomentar la innovación y la profesionalización agraria. Entre las medidas que plantea está la creación de un banco de semillas en el Centro de Investigaciones Agrarias de Mabegondo.

Área recreativa en Merza. Bernabé / Javier Lalín

El PP aprueba en solitario la ley que fija una moratoria al eucalipto 

El PPdeG se quedó solo en el apoyo a la aprobación de la nueva ley de recuperación de tierra agraria, un texto que ha sido rechazado por el BNG en la Cámara gallega y que contó con la abstención del PSdeG.

En esta ley se incluye una disposición transitoria por la que habrá una moratoria de nuevas plantaciones de eucaliptos hasta final de 2025 –estarán permitidas repoblaciones en terrenos con presencia de esta especie–.

Este punto provocó las críticas de la oposición, que tachan la ley de “forestalista”. Xosé Luís Rivas, Mini (BNG) tilda esta moratoria de “cortina de humo para desviar la atención”, dado que ha provocado un “frenesí plantador” de eucalipto antes de que entre en vigor. De hecho, asegura que hasta “se está robando planta por la noche en recientes plantaciones”.

Al respecto, Martín Seco (PSdeG) criticó la “errática” suspensión de nuevas plantaciones de eucaliptos al provocar “inseguridad”. Lamenta una “intervención lamentable” en el mercado de la madera, que supondrá una caída de precios y “potenciar el monocultivo”.

Enfrente, la diputada Elena Candia (PPdeG) valoró esta moratoria como: “Una decisión valiente para protegernos del monocultivo”.

El conselleiro de Medio Rural, José González, pidió en el turno de cierre en el pleno del Parlamento para asegurar que ésta es una “ley de todos”, de manera que ha agradecido que “salió muy mejorada” tras su trámite parlamentario. Así, se incorporaron más de 250 enmiendas, entre las que está una del PSdeG para ampliar a 10 años (la propuesta inicial eran cinco años) el plazo para que dueños puedan reclamar terrenos abandonados antes de que vayan a propiedad de la Xunta.

Compartir el artículo

stats