El Juzgado de Primera Instancia número 1 de A Coruña acaba de emitir una diligencia en la que deja en suspenso el plazo de un mes otorgado a los herederos del dictador Francisco Franco para retirar los bienes muebles del pazo de Meirás.

En su resolución, la letrada del juzgado admite a trámite los recursos presentados por el Estado y las administraciones condemandantes contra la diligencia y deja constancia de la presentación de sendos incicentes de ejecución por la Abogacía del Estado y el Concello de Sada para que el juez se pronuncie sobre qué bienes deben permanecer en el pazo. La letrada ha dado ya traslado al titular del juzgado de los incidentes para que se pronuncie sobre esta petición y su admisión a trámite.

El juzgado da cinco días de plazo para impugnar esta resolución

El Juzgado de Primera Instancia número 1 de A Coruña ha emitido otra resolución en la que estima parcialmente un recurso presentado por los Franco y ordena al Estado entregar en el plazo de un mes "la información y documentación de la que disponga y haya manejado para determinar la necesidad de acometer obras en el pazo de Meirás". La jueza Milagritos-Evangelina Belso Sempere, insta al Gobierno a justificar la declaración de emergencia de las contrataciones de obras y especificar los trabajos concretos "que ha ejecutado y está ejecutando o proyecta ejecutar" y a justificar su importe.

La magistrada deniega a la familia Franco su petición de que unos técnicos propuestos por los demandados puedan inspeccionar presencialmente las partes o elementos del pazo afectados por las obras. En su auto, recurrible, la jueza incide en que la Administración General del Estado ha realizado un extenso reportaje fotográfico. "No nos encontramos ante una empresa privada o particular que por iniciativa propia acomete una serie de obras que entiende como necesarias, sino ante una Administración pública (Consejo de Ministros) que, a la vista de la memoria propuesta para la declaración de emergencia, elaborada por la Delegación de Economía y Hacienda de A Coruña, y del expediente administrativo correspondiente, conforme determina la Ley de Contratos del Estado, realiza la declaración de emergencia y autoriza las obras y actuaciones a realizar, estando documentadas y aprobadas; al igual que la partida presupuestaria para su realización", razona la magistrada.

Estatuas del Mestre Mateo

La Consellería de Cultura ha requerido a los nietos del dictador documentación adicional sobre su petición de traslado de las esculturas del Mestre Mateo y la biblioteca de Emilia Pardo Bazán. El departamento autonómico insta a los Franco a concretar aspectos relativos a las condiciones de conservación, seguridad y protección de estos dos elementos que, como Bienes de Interés Cultural, disponen de la máxima protección.

La Xunta dispone de tres meses para resolver la solicitud de traslado de los Franco (a contar desde el día de su presentación) y ha encargado ya informes a las principales instituciones culturales de Galicia, Consello da Cultura Galega, Real Academia Galega y Real Academia Galega de Belas Artes), además del asesoramiento técnico de especialistas, para disponer "de una argumentación sólida" que impida a los Franco se llevan del pazo las esculturas y la biblioteca de la escritora, cuyo centenario se conmemora precisamente este año.