Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Sergas sube de categoría y sueldo a 13.500 trabajadores

Alberto Núñez Feijóo, ayer, en la Xunta. |   // XOÁN ÁLVAREZ

Alberto Núñez Feijóo, ayer, en la Xunta. | // XOÁN ÁLVAREZ

El Gobierno gallego ha aprobado la resolución de la segunda convocatoria de la carrera profesional del personal del Sergas, lo que permite a 13.480 empleados públicos subir un grado en el escalafón y, consiguientemente, mejorar sus retribuciones. Las remuneraciones anuales se incrementarán, por término medio, un 6% con cada ascenso, si bien en esta ocasión el aumento se distribuirá en dos ejercicios, ya que la mitad del complemento se abonará este año y la otro mitad, en 2022.

Esta mejora salarial supondrá para la Administración autonómica un incremento del gasto de 20 millones de euros en total, de los que 10 de pagarán este año y el resto, el próximo. Y estas remuneraciones quedan consolidadas porque el ascenso en la carrera profesional es estable.

En esta segunda convocatoria para ascender presentaron su solicitud 14.067 profesionales: 3.283 (23%) licenciados sanitarios, 6.502 (46%) diplomados y técnicos de FP y 4.282 (31%) trabajadores de gestión y servicios. Tras revisar los requisitos, la Xunta reconoció un grado más en la carrera profesional a 13.480 empleados. Un 2% accederá al grado uno; el 45%, al grado dos; el 23%, al grado tres; y el 30% al grado cuatro, que es la máxima categoría. Entre los beneficiarios, el 50% son sanitarios con formación universitaria; el 21%, de FP; el 2%, universitarios dedicados a gestión y servicios; y el 27% de otras categorías de gestión sanitaria.

Por término medio, cada grado de ascenso supone para un médico 3.125 euros adicionales al año, mientras que para un diplomado sanitario, son 1.953 euros.

La aprobación de este acuerdo se produce en el mismo día que el Consello Galego de Colexios Médicos ha expresado su disconformidad por la decisión de la Consellería de Sanidade de incluir este año la reducción de las listas de espera en Atención Primaria y un mínimo del 60% de citas presenciales como objetivos a alcanzar este año. En función de que se cumplan, los complementos que reciban serán más altos o más bajos.

Pero los médicos censuran, no los pluses económicos en sí, sino que se le marquen unos objetivos sobre los que no tienen competencias, porque las agendas, así como autorizar o bloquear la atención presencial, dependen directamente del Sergas.

Ante las manifestaciones de rechazo a esta planificación, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, le resta importancia al conflicto, que para él no existe, dado que, según expuso, el complemento por cubrir un mínimo de citas presencias es de solo 100 euros al año.

La Xunta se persona ante el Constitucional para defender la Lei de Saúde


El Consello de la Xunta ha acordado personarse para la defensa jurídica de la Lei de Saúde de Galicia, recurrida en parte por el Gobierno central ante el Tribunal Constitucional porque abría la puerta a obligar a la vacunación. Feijóo insistió en que el “titular barato” de que la ley gallega “obliga a vacunarse” está “desmentido” no solo por el propio texto legal, sino también por el hecho de que la Xunta se ha ajustado siempre en el marco de la pandemia a los acuerdos del Consejo Interterritorial de Salud en este tipo de cuestiones, aún no coincidiendo las directrices con la postura de Galicia.

En este sentido, la Xunta, que mantiene que la ley –cuya defensa jurídica prepara también el Parlamento– “es respetuosa” con la Constitución, quiere que se levante la suspensión de la parte suspendida y entiende que “reforzaría” la seguridad jurídica en un contexto marcado por el fin del estado de alarma y en el que tendrá que acudir al Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) para avalar algunas restricciones que prevé mantener.

En todo caso, Feijóo argumentó que siguen las conversaciones con los interlocutores del Gobierno y confía en que pueda cerrarse una solución que ponga fin al conflicto abierto por esta normativa. De hecho, ayer hubo otra ronda de diálogo. Por otra parte, el Gobierno gallego inició ayer la consulta previa de la nueva ley de calidad alimentaria de Galicia, que entre otros objetivos buscará una mayor profesionalización de las denominaciones de origen y combatir las prácticas desleales.

Compartir el artículo

stats