El adelanto de los exámenes de septiembre a antes de verano en caso de 2º de Bachillerato supuso que el porcentaje de aprobados aumentase seis puntos, hasta el 40%. Así defiende la Consellería de Educación y su titular, Román Rodríguez, extender el modelo de llevar las recuperaciones a junio ante las anpas Confapa, Confederación Anpas Galegas y Congapa, con las que se reunió.

La Xunta aduce que en la actualidad solo una cuarta parte de estudiantes de ESO y de 1º de Bachillerato que se presentan en septiembre superan las pruebas y confía en “mejorar” ese dato “con el adelanto” de los exámenes, a semejanza de lo que ocurrió en el curso preuniversitario. Rodríguez, explican desde Educación, trasladó a los progenitores que es una medida “más” entre las acciones que buscan reducir la tasa de abandono educativo temprano.

El conselleiro pidió “confianza” en la medida y se comprometió con las anpas a evaluar el resultado, considerando que el que viene será un “curso puente” entre modelos. Además, puso sobre la mesa “la posibilidad de realizar pequeños ajustes en las fechas en el modelo propuesto”. En la reunión también les comunicó que las ayudas para gestión de comedores por anpas se “duplicarán” hasta más de 1,1 millones de euros, e incluyen una línea “para adaptación” al COVID.

Por otra parte, las consellerías de Sanidade y Educación acordaban ayer, en el seno de una comisión interdepartamental, crear dos grupos de trabajo para coordinarse en sendas áreas: una referida a hábitos de vida saludables y sensibilización sobre consumo de alcohol y drogas y otra que fomentará proyectos para promover el bienestar emocional entre el alumnado. Los titulares de ambas consellerías, Román Rodríguez y Julio García Comesaña, urgen al Gobierno a citar a las autonomías para planificar el próximo curso.