Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La antigua calefacción se hará ‘eco’: 36.000 toneladas menos de CO2 al año en Galicia

Un medidor individual de calefacción, en un radiador.

Un medidor individual de calefacción, en un radiador.

Los nuevos sistemas de medición individual de la calefacción central que estarán obligadas a instalar unas 90.000 viviendas gallegas permitirán reducir la emisión de 36.000 toneladas de CO2 anuales en Galicia. Es decir, la instalación de esos contadores permitirá ahorrar el 25% de las emisiones de partículas contaminantes procedentes de las calefacciones domésticas. Un tímido porcentaje en relación a la cantidad de emisiones en la comunidad –alrededor de 30 millones de toneladas–, pero que ayuda a la reconversión ‘ecológica’ de los viejos radiadores de pisos antiguos.

El parque inmobiliario es el responsable de alrededor del 40% de las emisiones totales de CO2 en Europa, según la Agencia Europea del Medio Ambiente. Esto se debe a que muchos de los inmuebles anteriores a 1998 no han sido actualizados y todavía cuentan con sistemas e instalaciones ineficientes (y contaminantes).

El pasado 6 de agosto se publicaba en el BOE el Real Decreto por el que se regula la contabilización de consumos individuales de calefacción y que completa la transposición de la Directiva 2012/27/UE de eficiencia energética –que obliga a contabilizar de manera individual los consumos en edificios residenciales con calefacción central– y que ya está en vigor en la mayor parte de la UE.

Fechas de instalación normativa de los sistemas

Fechas de instalación normativa de los sistemas Fdv

Las reuniones de las comunidades, canceladas o pospuestas por la pandemia, están empezando a incluir en la orden del día de las juntas las derramas por estos contadores, que afectan a 36.848 pisos en Pontevedra de las 89.873 viviendas incluidas en Galicia, según confirma el director general de la empresa de capital gallego “Existe Energy Services”, el vigués Luis Fernando Anchelergues. “Con la aplicación de esta directiva, los gallegos vamos a contribuir al medio ambiente”, ratifica el experto con experiencia en las dos grandes firmas multinacionales del sector. “El objetivo del Real Decreto es que en los edificios con calefacción central, cada vivienda pueda decidir su consumo de energía. El tradicional reparto por coeficiente en las comunidades de propietarios no incentivaba el ahorro, pero ahora, el hecho de poder medir y regular el consumo de calefacción te permite tomar decisiones de para disminuir el gasto en la misma”, asegura. Además, se apunta a un ahorro para los bolsillos. Una vez instalados, cada familia podrá reducir su factura de calefacción en 230 euros al año.

Pisos afectados en Galicia


Pontevedra

Las viviendas de edificios afectados podrían ascender a 36.848. La provincia se encuentra en la zona C.

Tendrán hasta el 1 de febrero de 2022 para pedir presupuesto (para edificios de menos de 20 viviendas) y hasta el 1 de mayo de 2023 para la instalación.

Ourense

Las viviendas afectadas se sitúan en 10.785.

Una parte de la provincia está clasificada en la zona D y otra, en la C. De ahí, dependen los plazos.

A Coruña

Es la segunda provincia en número de viviendas afectadas: 32.354 pisos.

Tendrán hasta el 1 de febrero de 2022 para pedir presupuesto y hasta mayo de 2023 para la instalación de contadores.

Lugo

Los pisos afectados ascienden a un total de 9.886.

Está en zona D: antes del 1 de julio de 2021 las comunidades de propietarios con al menos 20 pisos tendrán que pedir presupuesto y la instalación en los 15 meses siguientes. Para los edificios de menos de 20 viviendas, el 1 de diciembre será obligatorio tener prepuesto y la fecha límite de instalación en 2023.

¿Cómo se reparten esas 90.000 viviendas susceptibles de individualización de consumos de calefacción en Galicia? Del siguiente modo: la mayor parte de la comunidad se encuentra en la zona climática C, excepto Lugo y parte de Ourense, que están en la zona D. La zona C abarca A Coruña, Pontevedra y otra pequeña porción de Ourense. En el caso de Lugo y parte de Ourense, antes del 1 de julio de este año, las comunidades de propietarios con al menos 20 pisos tendrán que solicitar un presupuesto para la instalación, que deberá realizarse en los 15 meses siguientes (antes de octubre de 2022). El 1 de diciembre de 2021 será obligatorio para los edificios en la zona climática D con menos de 20 viviendas, siendo la fecha límite de instalación el 1 de marzo de 2023. Para el resto de provincias, las fechas límites de petición de presupuesto son el 1 de febrero de 2022 y de instalación, mayo de 2023.

En lo que respecta al precio, un repartidor de costes vale unos 25 o 30 euros por aparato. En una vivienda con 8 radiadores, la instalación rondaría los 200 euros.

Compartir el artículo

stats