Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Guardia Civil, en alerta por los vehículos sin ITV al detectar sesenta cada día

Control de tráfico, el pasado mes de marzo, en A Coruña.

Control de tráfico, el pasado mes de marzo, en A Coruña.

Turismos y furgonetas de más de 10 años y en muchas ocasiones suelen ser segundos vehículos que se utilizan en trayectos cortos y próximos al domicilio y con la excusa de que lo usan poco o lleva mucho tiempo parado. Es la situación que más se repite cada vez que las patrullas de la Guardia Civil de Tráfico interceptan en las carreteras gallegas a un conductor que viaja sin la ITV pasada o con ella ya caducada. Los infractores se enfrentan a multas de entre 200 euros (si no se presentan en el plazo debido) y los 500 euros (si la inspección ha sido negativa por deficiencias muy graves y se sigue circulando). Las estadísticas el primer trimestre en Galicia revelan un aumento de los vehículos sin ITV respecto a los primeros tres meses de 2020 –el estado de alarma por la pandemia no se decretó hasta el 14 de marzo– y también en relación al año preCOVID. Entre enero y marzo de este año, fueron interceptados en la red viaria de la comunidad casi 5.300 vehículos sin ITV, lo que supone una media de 60 cada día. Estas cifras han puesto en alerta a las autoridades de Tráfico ya que suponen casi el doble que en el arranque del ejercicio pasado (apenas 2.800) y un 50% más que los 3.500 de los primeros tres meses de 2019.

Desde el Sector de Tráfico en Galicia advierten de que si un conductor es denunciado por carecer de la inspección solamente se puede circular de la estación de ITV la al taller para reparar y de ahí de regreso a la ITV o al domicilio. Tiene 10 días para subsanar los defectos y no puede circular durante esos días. Y si los defectos son considerados muy graves, el vehículo ya debe abandonar la estación de la ITV en grúa y regresar en grúa con los defectos subsanados para pasar nuevamente el control.

El vehículo interceptado sin la ITV es sometido a un seguimiento para comprobar que finalmente se somete a la inspección. De oficio la DGT comprueba que los vehículos denunciados han superado la ITV y si no lo hacen puede ordenar su inmovilización, puesto que el permiso de circulación del vehículo queda sin validez con una ITV desfavorable o caducada.

En solo tres meses se interceptaron 5.300 vehículos frente a los 2.800 de hace un año

“Los conductores profesionales suelen cumplir en esta materia pues las empresas cargadoras suelen exigir tener al día la documentación. Y es difícil encontrar un vehículo de transporte de viajeros que no cumplan”, explica Héctor Teixeira, guardia civil del Sector de Tráfico en Galicia.

La excusa más recurrente suele ser es un vehículo que se utiliza poco o que lleva mucho tiempo parado. “Pero no hay que olvidar que el permiso de circulación del vehículo no es válido sin la ITV en vigor, y, por tanto, las compañías de seguros se pueden negar a cubrir los siniestros de un vehículo que no cumple las condiciones técnicas para circular. Además de ser un riesgo para la seguridad vial salir con un vehículo a carretera que tiene o puede tener deficiencias graves o muy graves”, advierte Teixeira.

Por lo general, un vehículo que circula sin ITV ya suele tener deficiencias visibles: alumbrado y neumáticos gastados son las más comunes, pero las patrullas también detectan otras más graves como sistemas de frenado deficientes, amortiguación y dirección.

“En caso de siniestro grave, en el que el vehículo presenta daños de consideración, el equipo de atestados propone una inspección técnica extraordinaria que deberá pasar una vez reparado antes de volver a circular”, detalla Teixeira.

En los primeros tres meses de este año también fueron detectados 556 vehículos sin seguro, un 9% más que hace un año. La mayoría, en las provincias de Pontevedra (186) y A Coruña (179).

Compartir el artículo

stats