El conselleiro de Cultura, Educación y Universidad, Román Rodríguez, avanzó ayer que la Xunta encargará informes a la Real Academia Galega, al Consello da Cultura Galega y a la Real Academia Galega de Belas Artes, y a "catedráticos de prestigio" para intentar evitar, con "argumentos solventes y sólidos", la retirada de los dos Bienes de Interés Cultural depositados en el pazo de Meirás: las estatuas de Isaac y Abraham del Mestre Mateo y la biblioteca de Emilia Pardo Bazán.

Los nietos del dictador Francisco Franco han solicitado ya autorización a la Xunta para llevarse estos dos BIC y el Gobierno gallego tiene un plazo de tres meses para responder. "Siguiendo el sentir mayoritario de los gallegos intentaremos preservar para el patrimonio de Galicia estos bienes", afirmó el conselleiro a consulta de los periodistas.

Román Rodríguez argumentó en su comparecencia que la Xunta solo es responsables de estos dos bienes y que no le corresponde modificar el decreto por el que de declaró el pazo de Meirás Bien de Interés Cultural para incluir un anexo con los muebles, obras de arte y enseres que deben estar asociados a este sitio histórico.

El conselleiro de Cultura afirma que los servicios jurídicos autonómicos consideran que la competencia en esta materia corresponde al Estado, que tomó posesión provisional del pazo el pasado diciembre.

"Los bienes del interior son de titularidad estatal. Los servicios jurídicos de la Xunta de Galicia nos dicen que quien tiene que reclamar la propiedad o impulsar una declaración BIC, teniendo en cuenta que son bienes inscritos en el patrimonio del Estado, tiene que ser el propio Estado", sostuvo el responsable autonómico, que se ofreció a colaborar con el Gobierno , aunque tampoco le instó a modificar el decreto sobre los Bienes de Interés Cultural.

12

El Pazo de Meirás ya es público AGENCIAS

A consulta de este diario, fuentes del Gobierno evitaron ayer aclarar si la modificación del decreto del BIC es unas de las vías que sopesan para impedir a los Franco retirar todos los bienes del pazo de Meirás. El Ministerio de Justicia y el Ministerio de Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática se han mostrado parcos a la hora de concretar las acciones que plantean para "evitar el expolio" y se limitan a decir que estudian las posibilidades de un recurso contra la diligencia judicial que autoriza a los nietos del dictador a llevarse todos los bienes muebles.

Es más que probable que la Abogacía del Estado analice también las de posibilidades de que prospere una acción reivindicatoria sobre los bienes, opción a la que apeló la propia Audiencia Provincial en su auto, en el que no se pronunciaba sobre la titularidad del contenido de Meirásse limitaba a anular su depósito cautelar al entender que no procedía dado que la demanda del Estado se había limitado al continente.

El tiempo apremia tras el auto judicial que autoriza a retirar los bienes del interior

El juzgado ya ha dado autorización a los Franco a llevarse todos los bienes del interior del pazo, el tiempo corre en contra de las administraciones, y solo el Concello de Sada ha anunciado de momento que interpondrá un recurso. El Gobierno estudia las posibilidades y la Xunta se ofrece a colaborar como administración codemandante.

El Ayuntamiento de Sada, entidades memorialistas como Iniciativa Galega pola Memoria, la Diputación o el BNG insisten en la importancia de la vía de la modificación del decreto BIC para intentar blindar los bienes, pero la posibilidad parece escurrirse entre dudas competenciales. La Xunta es tajante y afirma que le corresponde al Estado realizar esta gestión en base a los artículos 6 y 9 de la Ley de Patrimonio Nacional.

El Gobierno no se pronuncia, pero fuentes consultadas por este diario cuestionan las conclusiones de la Xunta, inciden en que el Estado solo ha recuperado provisonalmente el pazo de Meirás, que no forma parte de Patrimonio Nacional y no está adscrito de momento a ningún servicio gestionado por la Administración General del Estado, por lo que el Gobierno gallego

El juzgado ha dado a las administraciones un plazo de cinco días hábiles para recurrir, a contar desde la notificación de la diligencia, el 28 de abril .El término del plazo se acerca y las administraciones hacen declaraciones contradictorias que dejan en evidencia la falta de una estrategia conjunta.

Sin un destino claro para estos bienes por parte de los Franco

Los herederos del militar golpista han pedido permiso para vaciar por completo el pazo y Francis Franco avanzaba esta semana en declaraciones a Antena 3 que la mayor parte acabará en subastas o escaparates: "Imagino que la mayor parte [de los bienes] los tendremos que vender, si tampoco hay valor, se habla tanto de los tesoros..", apuntó.

El nieto del dictador no aclaró el destino que pretenden dar a elementos patrimoniales como las estatuas del Mestre Mateo, la biblioteca de Pardo Bazán o los muebles, piezas y obras artísticas de esta escritora, como las sillas bordadas por ella y sus hijas que se conservan en la capilla, la mesa de escritorio en la que escribió varias de sus obras o su busto y un retrato que todavía adornan los salones.

Francis Franco defendió que son propiedad de su familia y negó que haya piezas de Patrimonio Nacional, extremo que se contradice con los informes de la Jefa de Conservación de la Dirección de las Colecciones Reales de Patrimonio Nacional, contra la que se han querellado.