Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La informática arrincona a Cicerón

Imagen de archivo de niños en un aula de informática de la red Cemit

Imagen de archivo de niños en un aula de informática de la red Cemit Iñaki Osorio

Programación, con más de 4.800 alumnos, supera a Oratoria en inscritos entre las materias de libre configuración autonómica

Los “influencers” están tan de moda que ya aparecen entre las profesiones más mencionadas por los niños cuando se les pregunta lo que quieren ser de mayores. Este anglicismo, recuerda la RAE, se usa para referirse a quienes tienen capacidad para influir sobre otras personas, principalmente a través de las redes sociales. E influir tiene mucho que ver con una materia que nunca pasa de moda y que la Consellería de Educación decidía implantar en Galicia hace ya más de un lustro, la Oratoria, el arte de hablar, “inseparable de la retórica, el arte de persuadir”, como figura en su currículum. La asignatura, que parece ir a contracorriente en un mundo dominado por el emoji y la prisa, ha gozado, sin embargo, del favor de los alumnos gallegos, hasta el punto de convertirse en la asignatura de libre configuración autonómica con más inscritos durante varios cursos.

No así en el actual. En un mundo ciberconectado, y tras el paréntesis pandémico que impuso la enseñanza on line, Bill Gates ha logrado desbancar a Cicerón. Tras registrar un incremento significativo en los últimos cursos, Programación ya es la asignatura de libre configuración autonómica líder en la ESO, aunque la Oratoria le pisa los talones. Una escasa diferencia de 323 alumnos ha hecho que se intercambiasen los dos primeros puestos: Oratoria convence a 4.493 estudiantes y Programación, a 4.816.

Las asignaturas del mundo STEM logran convencer a más de 8.600 estudiantes

Pero ni siquiera las favoritas se libran de perder adeptos en el curso de la pandemia, con sus restricciones y reglamentaciones y el hecho de que incluso se hayan tenido que crear comisiones de absentismo. El descenso ha sido la regla: del abanico de 25 materias de libre configuración autonómica en ESO o en Bachillerato –que dependen de la demanda y de la capacidad para impartirlas del profesorado, por eso no se dan en todos los centros–, solo en una docena de casos han ido a más o han resistido con la matrícula que tenían un curso atrás. Las demás tuvieron que restar.

Si en el cómputo general estas optativas perdieron a casi uno de cada diez estudiantes –desde casi 33.000 a menos de 30.000–, Ajedrez, Paisaje y sostenibilidad y Consumo responsable sufrieron las bajas en mayor proporción en secundaria: la primera y la segunda se han dejado en el tránsito de uno a otro curso casi una tercera parte de sus inscritos y la tercera, casi la cuarta. Pero Oratoria es la que sufre la mayor sangría si se atiende a cifras absolutas, al restar casi mil.

Promoción de estilos de vida saludables, otra de las favoritas, que enseña, entre otras pautas, a diseñar al alumno su propia dieta, aguanta en el tercer puesto, pero también ha perdido poder de convocatoria (-630). No obstante, aguanta como la opción que más centros ofertan: un total de 143. En las pocas que ganaron alumnos en ESO (donde las materias ofertadas solo se pueden cursar una vez), estos pueden contarse casi con los dedos de una mano, como ocurre con Movilidad escolar sostenible y segura y Valores democráticos europeos, mientras Sociedad inclusiva se queda igual: cuatro centros y 65 alumnos.

Pero si la Oratoria busca enseñar a utilizar la palabra en público, ese público cada vez más está del otro lado de una pantalla. Lo revelan las investigaciones en adolescentes. De ahí que la Xunta se preocupe de concienciar a los menores sobre qué cuelgan en las redes, por ejemplo, a través de Identidad digital. El interés de los hijos, o la preocupación de los padres, y el contexto on line, hace que la demanda haya subido un 42% este año, aunque todavía sean menos de 300 los alumnos que la eligen.

Que las STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas, por sus siglas en inglés) viene pisando fuerte lo demuestra que, si se suman los alumnos que escogen cualquiera de las materias vinculadas a esos saberes –Identidad digital, Programación, Electrotecnia, Métodos estadísticos y numéricos y Robótica–, superan los 8.700 alumnos. Electrotecnica, Robótica y Métodos estadísticos y numéricos forman parte de la oferta destinada a Bachillerato. Esta última asignatura, que se puede elegir en un total de 139 centros en el curso preuniversitario (es la más ofertada), es la favorita de la etapa, con 2.739 inscritos y subiendo. A mucha distancia se queda Antropología (797) o Ética y Filosofía del derecho (718).

Compartir el artículo

stats