La Xunta formalizó ayer una emisión de deuda con rentabilidad negativa por importe de 150 millones de euros, según publicó el Diario Oficial de Galicia (DOG). La emisión de bonos se realizó con un tipo de interés cero.

La Consellería de Hacienda informó en un comunicado de la operación, al tiempo que recordó que la comunidad autónoma volvió a los mercados en 2019 por la mejora de las condiciones que ofrecían y porque no tuvo que acogerse a los mecanismos de ayuda estatales.

Además, el departamento que dirige Valeriano Martínez remarcó que la comunidad cerró 2020 con un diferencial de deuda con la media autonómica de 7,2 puntos, el máximo de la serie histórica.

Galicia fue la tercera comunidad de régimen común con menor endeudamiento, con un 19,9 por ciento de ratio deuda/PIB, frente al 27,1% de la media estatal.