Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Xunta lanza otro salvavidas a la hostelería para paliar su crisis

Clientes en terrazas del centro de Vigo. |   //ALBA VILLAR

Clientes en terrazas del centro de Vigo. | //ALBA VILLAR

La pandemia y las restricciones impuestas para frenar los contagios durante algo más de un año están asfixiando al sector hostelero, al que toda ayuda pública le resulta insuficiente. Para contribuir a paliar la crisis a la que se enfrenta, la Xunta inyectará otros 21 millones dentro de su segundo plan de rescate a estos negocios, elevando el montante total de este salvavidas económico a 96 millones.

“Con este plan y el anterior, [dotado de 86 millones], somos la comunidad que más dinero ha puesto para este sector”, reivindicó ayer el presidente del Ejecutivo gallego, Alberto Núñez Feijóo tras la reunión semanal de su gabinete, que dio luz verde a esa nueva aportación económica. “No es un regalo, realmente lo necesitan”, alegó antes de recordar que la administración autonómica ya ha abonado el 90% de los fondos comprometidos inicialmente (66 de 75 millones) tras haber recibido 40.000 solicitudes. Y el sector pide más, así como ampliar horarios de apertura.

En este terreno, aprovechó para criticar una vez más al Gobierno central por los “absolutamente insuficientes” 234 millones que le han correspondido a la comunidad del nuevo fondo para microempresas y autónomos. La convocatoria para solicitar esas subvenciones se publicará en dos semanas. “Tenemos más del 7% de autónomos y tenemos el 4% del programa. Faltan como mínimo 100 millones para atender las actividades que se prevé atender por el ministerio”, alertó de nuevo Feijóo.

El Consello de la Xunta también aprobó otra inversión de casi 30 millones de euros para facilitar el teletrabajo de 22.000 empleados públicos y la digitalización de la burocracia. Por un lado, destinará más de 20,2 millones para garantizar la seguridad en el trabajo a distancia de su plantilla (salvo educación y sanidad), comprando equipos informáticos ad hoc, y al mismo tiempo destinará 7,2 millones a la contratación de una “herramienta que permita virtualizar los puestos de trabajo”. Desde octubre de 2019, la Xunta ha invertido en esta cuestión casi 67 millones, aunque también ha señalado como prioridad fijar un sistema para monitorizar la actividad de sus teletrabajadores y combatir un posible absentismo o caída de productividad, como avanzó FARO.

Además, la comunidad dedicará 1,6 millones a complementar el bono eléctrico estatal, ofreciendo el pago de la mitad de la factura hasta un máximo de entre 300 y 450 euros anuales, en función del nivel de renta de la familia solicitante. Feijóo aseguró que este año se concedieron 2.770 bonos de este tipo.

En el terreno sanitario, la Consellería de Sanidade modifica su estructura para crear una nueva Dirección Xeral de Planificación e Reforma Sanitaria, que asumirá Estrella López-Pardo y que “abordará la planificación futura de la sanidad una vez superada la pandemia y, de forma especial, el ámbito de la Atención Primaria”.

Sin salir de este asunto, el Sergas también se sumará al sistema de compra centralizada por parte del Ministerio de Sanidad de vacunas convencionales. Dedicará 1,1 millones a adquirir 26 tipos de fórmulas para usar en el programa gallego de vacunación este año y el siguiente, con opción de dos prórrogas en 2023 y 2024.

Feijóo acusa al Gobierno de “usar” a Correos en la campaña de Madrid con las amenazas

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, entró en la campaña electoral madrileña denunciando la instrumentalización de las amenazas (cartas con balas) recibidas por el líder de Podemos, Pablo Iglesias, el ministro de Interior, Fernado Grande-Marlaska, y la directora de la Guardia Civil ante la cita con las urnas. “Se está dando un espectáculo usando Correos, sabiendo que tiene capacidad en sus escáners para detectar ántrax. Que no se detecten objetos metálicos merece una explicación”, declaró en la rueda de prensa posterior al Consello de la Xunta. “Lamento que se este usando Correos para hacer campaña”, añadió el dirigente, que precisamente fue el presidente de esa empresa pública en el inicio de su carrera política. Sus palabras están en sintonía con la carta enviada por los sindicatos al presidente de Correos, pidiendo explicaciones sobre la vía en que las misivas superaron los filtros de seguridad, y alimentan las dudas sobre las amenazas, cuestionadas por Vox. Precisamente, Feijóo evitó responder a la pregunta de si el partido de Abascal lanzaba proclamas fascistas, si bien ya ha mantenido varios choques con ellos. Eso sí, pidió a la izquierda que deje gobernar a Ayuso (PP) si es la más votada para que no dependa de Vox. Hace dos años, Vox y Cs le dieron la presidencia de Madrid tras ser el PSOE el más votado.

Compartir el artículo

stats