Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nuevos impuestos encarecerán el recibo de la basura

Planta de incineración de Sogama, en Cerceda. |  // VICTOR ECHAVE

Planta de incineración de Sogama, en Cerceda. | // VICTOR ECHAVE

La nueva Ley de Residuos que tramita el Gobierno contempla dos nuevos tributos que gravarán la incineración y el depósito en vertedero de basura y con los que pretende incentivar el reciclaje. Estos dos nuevos impuestos supondrán en Galicia un incremento de 19 euros por tonelada en el canon que los concellos abonan a Sogama por la gestión de los residuos. Salvo que algún ayuntamiento decida asumir por su cuenta el impacto económico de estos gravámenes, si se traslada la factura a los vecinos el encarecimiento en el recibo de la basura superará el 27 por ciento.

La futura Ley estatal de Residuos gravará con 40 euros la tonelada que se deposite en vertedero y con 15 euros la incineración | Se pretende incrementar así el reciclaje

Éstas son las cuentas que la Xunta ha trasladado a la Federación Galega de Municipios e Provincias (Fegamp). El Gobierno gallego ya mostró su oposición a estos impuestos que, según denuncia, terminarán afectando a las economías domésticas. La Consellería de Medio Ambiente apuesta por la línea “opuesta” que es “fomentar el reciclaje y la separación en origen y premiar y rebajar a quien más recicle”.

De hecho, desde 2020 Sogama ofrece una bonificación del 10 por ciento a los ayuntamientos bajo la condición de que aumenten el reciclaje de basura y trasladen la rebaja a los ciudadanos.

La UE aprieta las tuercas a España para que aumente el porcentaje de basura que se recicla –el objetivo es llegar al 50 por ciento–. En Galicia, sin embargo, solo se reutiliza el 12 por ciento. El resto se incinera o se deposita en vertedero.

Según los últimos datos correspondientes a 2019, el 32 por ciento de los desperdicios que llegaron a la planta de Sogama fueron a parar al vertedero de Areosa: un total de 260.000 toneladas. Con la ampliación de la planta de tratamiento de basuras se preveía reducir este vertido al 10 por ciento.

Y esto es lo que quiere penalizar el Ministerio para la Transición Ecológica mediante la creación de impuestos que graven tanto los residuos que se queman como los que van a parar a un vertedero.

Según recoge el anteproyecto de Ley de Residuos y Suelos Contaminados, que está en trámite de información pública, se creará un impuesto que gravará el depósito de residuos en vertedero con 40 euros por tonelada, mientras que se impondrá un tributo de 15 euros por cada tonelada que se incinere.

Ahora los concellos pagan a Sogama 69,83 euros por tonelada (62,03 euros si tienen la bonificación). En función del peso que tienen los residuos destinados a incineración y vertedero sobre el total de desperdicios que se envían a Sogama, el incremento final en la tasa municipal se quedará en el 27,48 por ciento (sin tener en cuenta la rebaja).

Condiciones para aplicar la rebaja del 10%

  1. Que las entidades locales adopten medidas para reducir la producción de basura y/o incrementar el reciclaje de envases ligeros (bolsa amarilla)
  2. Trasladar esta bonificación a los vecinos

Impacto de la nueva Ley de Residuos que tramita el Gobierno  

  1. Nuevo impuesto a la incineración 15 euros por tonelada
  2. Numero impuesto al depósito en vertederos 40 euros por tonelada

La Fegamp explica que el impacto económico de estos gravámenes dependerá del modelo de gestión de residuos de cada comunidad. Tal y como explica la Fegamp, para rebajar su afectación “habrá que reducir la producción de desperdicios, mejorar el reciclaje y los sistemas de tratamiento final”.

En esa línea está trabajando la Xunta, pero las actuaciones previstas para aumentar el reciclaje no serán inmediatas. Se ha abierto ya una planta de compostaje en Cerceda y la Consellería de Medio Ambiente planea otras tres en cada una de las provincias. El objetivo es que estén funcionando a lo largo de 2022. Beneficiarán a 82 concellos. La transformación de basura en compost es más barata que la incineración, de manera que estas centrales permitirán rebajar un 15 por ciento la factura de la basura que pagan los municipios a los que preste servicio. Pero mientras no estén operativas, si prospera la Ley de Residuos del Gobierno, los ciudadanos tendrán que afrontar de entrada una subida de los recibos que pagan en la basura.

Aunque el impuesto lo crea el Estado, irá destinado a las arcas autonómicas. Se espera recaudar 538 millones de euros en todo el Estado. La idea del Gobierno es “armonizar los impuestos autonómicos” en tema de basuras para evitar el llamado “turismo de residuos” entre comunidades.

Vertedero en Sogama Xoán Álvarez

Otro tributo para gravar el plástico y se cobrará por los vasos del café para llevar

La previsión es que la nueva Ley de Residuos que impulsa el Gobierno pase en breve por el Consejo de Ministros para iniciar luego su tramitación en las Cortes. Además de los impuestos sobre la basura, contempla también un nuevo gravamen sobre el plástico no reutilizable con el que pretende recaudar 723 millones de euros. Se intenta poner fin a la proliferación de plásticos. La ley gallega de residuos aprobada el pasado mes de febrero ya prohibía la comercialización de vasos, platos y cubiertos hechos de este material. Además, cafeterías, bares y restaurantes deberán cobrar un precio por cada vaso y tapa del café para llevar a partir del 1 de enero de 2023, al tiempo que en la restauración se deberá ofrecer de forma obligatoria agua de grifo al consumidor, aunque este podrá, en todo caso optar por agua embotellada. Otra de las propuestas para reducir los envases de agua pasa por fomentar las fuentes de agua. La nueva ley contempla también un calendario de recogidas separadas obligadas para nuevos flujos de residuos como biorresiduos, textiles, domésticos peligrosos, aceites de cocina usados y voluminosos. Estos cambios requerirán inversiones que, en el caso de España, han sido cuantificadas por la Comisión Europea en casi 2.500 millones de euros de aquí a 2050, y que otros cálculos elevan hasta los 4.000 millones.

Compartir el artículo

stats