Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juan Manuel Rodríguez Gantes

“Con la marihuana se me quitan los dolores, no tengo ansiedad y duermo”

Un tetrapléjico gallego realiza la primera solicitud pública de autocultivo medicinal de cannabis

El coruñés Juan Manuel Rodríguez Gantes, que vive en un centro en Ferrol.

El coruñés Juan Manuel Rodríguez Gantes, que vive en un centro en Ferrol. Cedida

Los dos últimos años fueron terribles para la salud del gallego Juan Manuel Rodríguez Gantes. Tetrapléjico de 49 años, vio empeoradas sus úlceras y pasó al menos dos veces por el quirófano para una compleja operación de fémur. Con el confinamiento, llegaron las restricciones. Y, también, la falta de marihuana con la que desde hace décadas combate sus dolores neuropáticos. “Juanma”, como le conocen en el Centro de Atención a Personas con Discapacidad Física del Imserso en Ferrol, se quedó tetrapléjico un apacible día de verano en A Coruña, tras tirarse de cabeza al mar. Tenía 19 años. Conocido activista a favor del uso terapéutico de la ‘maría’, el Observatorio Europeo del Cultivo y Consumo de Cannabis (OECCC) le ha ayudado a preparar ahora una solicitud ante la Agencia Española del Medicamento para que le conceda autorización para autocultivar marihuana con fines medicinales. Es la primera petición pública de este tipo que se hace en España.

"Juanma", como le conocen en el CAMF donde vive desde hace 30 años, se quedó tetrapléjico con 19 años. Cedida

–¿Cómo decide hacer esta solicitud ahora, cómo llega a esa determinación?

–Después de muchos años luchando para poder cultivar mi propia marihuana, defendiendo el consumo legal de cannabis y sin llegar a ningún lado, ahora he tenido la oportunidad gracias al Observatorio Europeo del Cultivo y Consumo de Cannabis y al abogado Héctor Brotons [también director jurídico del OECC] de presentar esta solicitud de auto cultivo.

–¿Fueron ellos quienes le animaron?.

–Yo ya lo había pensado hace tiempo, pero desde el OECC me dijeron que apoyaban mi idea y decidí seguir seguir adelante, echarle narices. Necesitaba ayuda, porque yo por mis medios no puedo solicitarla.

–¿Su salud ha desmejorado?

–Estoy hecho polvo. Tengo bastantes complicaciones físicas: me han operado dos veces de úlceras y tengo bastante dolor. Me han cortado parte del fémur de una pierna, aunque la conservo, porque tuvieron que hacer una reconstrucción. Todo fue a causa de una infección y tengo también una colostomía. La verdad es que llevo un par de años en los que no paro de entrar al hospital. Y ahora, con la pandemia, peor. Estuve mucho tiempo encerrado y lo estuve pasando mal, al no tener acceso al cannabis. A mí me duele algo siempre, las 24 horas del día, excepto cuando fumo cannabis. Llevo 30 años viviendo aquí, ingresado en el Centro de Atención a Personas con Discapacidad Física del Imserso en Ferrol; toda la vida.

"A mí me duele algo siempre, las 24 horas del día, excepto cuando fumo cannabis"

decoration

–¿Cómo lo superó?

–Llegué a acudir al mercado negro para conseguir la marihuana que necesitaba. Pero ya hace cinco meses que no tengo ningún problema físico. Estoy bien, intentando que todo salga adelante. Y con muchos apoyos, de España y fuera, que me impulsan.

–Los medicamentos convencionales, ¿no le hacen efecto?

–Hace muchos años ya que tomaba mucha medicación: hasta 30 pastillas diarias. Estuve tratándome en la Unidad del dolor y me dieron muchos fármacos que me provocaba somnolencia y me dejaban hecho polvo. Es decir, no me permitían hacer nada de mi vida diaria. Gracias a un amigo y a la revista “Cáñamo” conocí las propiedades de la marihuana, la probé y desde el primer día me hizo efecto: se me quitaban los dolores, me sentía muy bien, estaba relajado, dormía, no tenía ansiedad y se me pasó la depresión... Fue un cambio radical para mi vida. Ahora soy el primer español que ha hecho público la solicitud. Estamos esperando a que nos contesten, pero tenemos que seguir con los trámites burocráticos y esperar.

"Los fármacos no me permitían hacer mi vida. La marihuana fue un cambio radical para mi vida"

decoration

–En caso de que se lo concedan y debido a su falta de movilidad, ¿cómo haría para cultivar y en dónde?

–Para hacerlo lo más legal posible, he conseguido que un amigo que tiene un terreno, me deje poder plantarla allí. Él me cultivaría la planta, le daría los cuidados y no me cobrará nada. Así que, si lo logro, lo haré así. Yo aquí [en el CAMF] no tengo ni el espacio ni los medios suficientes para cultivar, dentro del centro ahora mismo.

–Usted no toma cannabinoides sintéticos, sino que lo fuma, ¿cómo consigue liarlo?

–Tengo que buscarme la vida para encontrar a alguien que me lo líe. Pero tengo la moral muy alta... y más, ahora. Esta lucha me motiva y me da fuerzas para seguir adelante. El hecho de tener tantos apoyos, me anima y me hace mantenerme contento y prosperar para conseguirlo.

Juan Manuel Rodríguez, recientemente Fdv

–Ya hablamos en 2014, cuando un juez archivó una denuncia contra usted por cultivar marihuana en un armario del centro en el que reside.

–La dirección del CAMF me presionó entonces para que dejara de cultivar en el armario, pero yo no quise quitarlo. Entonces me denunció y tuve que ir a juicio. Vino un juez que, tras tomarme declaración, decidió archivar el caso porque era para mi consumo y no veía delito de ningún tipo, así que decidió que no proseguiría con la denuncia. Eso sí, al ser un centro público, el juez me proponía que no era el lugar adecuado, y me recomendaba que no volviera a cultivar allí. Pero estimó que el cultivo era para consumo propio y descartó que hubiese delito. A ver qué ocurre ahora.

Compartir el artículo

stats