Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los estudios de máster no garantizan más éxito laboral a los graduados gallegos

Los estudios de máster no garantizan más éxito laboral a los graduados gallegos

Los estudios de máster no garantizan más éxito laboral a los graduados gallegos

No son pocos los estudiantes, que tras graduarse en la universidad deciden cursar un máster para completar su formación. Sin embargo, estos estudios no son garantía de mayor éxito laboral para los titulados universitarios. Aunque es cierto que los gallegos con una maestría tienen más opciones de encontrar trabajo (el 88 por ciento tiene un empleo frente al 83,3 por ciento de los graduados), no consiguen ni mejores contratos ni ganan más salario que quienes solo han cursado un grado y no han continuado su especialización. Es una de las conclusiones de un estudio elaborado por el Instituto de Estudos e Desenvolvemento de Galicia (Idega) por encargo del Consello Económico e Social.

Dos de cada diez jóvenes con maestrías ganan menos de 1.000 euros al mes y el 37% tiene contrato temporal | Pero tienen más opciones de encontrar empleo: el 88% trabaja

“Las características que definen el proceso de inserción de los máster (temporalidad, tipo de jornada, salarios etc) no muestran diferencias cualitativas relevantes con los grados universitarios”

decoration

Eso sí, su inserción laboral es alta: a los cinco años de finalizar el máster el 88 por ciento de los jóvenes ya están trabajando. Sin embargo, el 37 por ciento tienen un contrato temporal. Es un porcentaje muy similar a la tasa de temporalidad que presentan los graduados que no han cursado estudios de maestría y que se sitúa en el 36 por ciento.

Y tampoco hay diferencias en materia retributiva. El 52 por ciento de los titulados con máster ganan menos de 1.500 euros al mes. Y el 17 por ciento cobra incluso menos de 1.000 euros. Es un panorama casi idéntico al de los graduados universitarios, donde incluso el porcentaje de mileuristas es un punto inferior: el 16 por ciento.

En todo caso, la inserción laboral tanto en grados como en másteres depende mucho del tipo de estudios, con diferencias de hasta 20 puntos según la titulación. Así, por ejemplo, las carreras con más paro son las del ámbito de Arte y Humanidades o Ciencias Sociales (el 70 por ciento encontraron trabajo) y las de mayor salida son las vinculadas a Informática, Ingeniería, Industria, Salud o Servicios Sociales (con un 90 por ciento de graduados ya con empleo).

Loading...

De los jóvenes con estudios universitarios que consiguieron empleo el 73,5 por ciento lo hizo en Galicia, el 16,5 por ciento en otras comunidades autónomas y el 9 por ciento restante se fue al extranjero.

El estudio encargado por el CES alerta además sobre la “falta de adecuación de muchos perfiles educativos con las cualificaciones requeridas”. Así casi uno de cada cuatro graduados tiene un puesto de trabajo que no está relacionado con lo que estudió. Y el 23 por ciento asegura que el título universitario no le sirvió para encontrar trabajo.

En cuanto a la FP el porcentaje de graduados que están trabajando tres o cuatro años después de finalizar sus estudios es inferior al de los universitarios. Oscila entre el 65 por ciento de los ciclos formativos de grado medio y superior y el 39 por ciento de la FP Básica.

Inserción laboral

1-Graduados

A los cinco años de graduarse, el 83,3% de los jóvenes tiene trabajo. Pero el 25% no trabaja en aquello para lo que ha estudiado.

2-Máster

La inserción laboral se sitúa en el 88%. El 34% empezó a trabajar al mismo tiempo que cursaba estos estudios.

3-Formación Profesional

Encuentran trabajo el 65% de los graduados en ciclos superiores y medios, porcentaje que baja al 39% en la FP Básica.

Cada joven gallego firma unos cinco contratos temporales al año

El empleo juvenil no gozaba de gran salud antes de la pandemia, pero con la crisis derivada del COVID la situación se ha agravado. El estudio presentado ante el CES advierte que, pese a que cada vez hay menos jóvenes por la situación demográfica, la tasa de actividad en este colectivo sigue descendiendo. En 2008 el 63 por ciento de los menores de 30 años eran activos laboralmente, pero este porcentaje bajó el pasado año hasta el 46 por ciento.

“El personal joven opta, cada vez en mayor medida, por permanecer fuera del mercado laboral”, explican los autores del informe. Así, advierte que hay 5.300 jóvenes inactivos que podrían buscar trabajo pero están “desanimados” y deciden no hacerlo. En 2020 el colectivo de 16 a 29 años se vio más afectado por los ERTEs que los de 30 a 64 años. Pero además hay una enorme tasa de temporalidad entre la población juvenil. Antes de la pandemia, por ejemplo, se firmaron 358.783 nuevos contratos entre 67.802 trabajadores de menos de 30 años. Es decir, cada joven tuvo una media de cinco trabajos temporales en un año.

La receta: reforzar la FP dual y más ayudas a emprendedores

La OCDE prevé que en los próximos años casi dos tercios del crecimiento del empleo estará ocupado por técnicos de FP de grado medio y superior. Por esta razón, el estudio trasladado al CES y dirigido por el profesor Alberto Meixide, reclama una mayor apuesta por la FP dual. Según denuncian, tanto en Galicia como en España su implantación ha sido “escasa”. Además, se hace eco de los planteamientos del Consejo Económico de España y de la Airef para exigir una reforma de los servicios públicos de empleo que, en la actualidad, según denuncian, se centran “en la gestión de las prestaciones económicas de desempleo, en detrimento de la intermediación laboral”.

Por último, defiende que se debe ampliar el apoyo a micropymes y pymes dirigidas por jóvenes y que normalmente sufren más limitaciones para acceder al crédito. El estudio apunta como nichos de empleo para los jóvenes la aeronáutica, la biotecnología, las industrias creativas, ecoindustrias, industrias de la salud o las TIC. En 2020 donde más empleos juveniles se perdieron fue en hostelería y comercio. Y solo hubo más contratos para menores de 30 años en la industria extractiva y para la actividad doméstica.

Compartir el artículo

stats