Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cerco a los coches zombi: Tráfico limita a un año la baja temporal para atajar su uso fraudulento

Control de la Guardia Civil de Tráfico en una carretera de O Salnés. / Iñaki Abella

Control de la Guardia Civil de Tráfico en una carretera de O Salnés. / Iñaki Abella

Vehículos que han sido dados de baja de manera temporal pero que siguen circulando por las carreteras españolas e incluso en el extranjero o convertidos en chatarra para vender sus piezas en el mercado negro. Son los llamados coches zombies que la DGT tiene en el punto de mira desde hace más de un año, cuando detectó un aumento de solicitudes de bajas temporales y llevó al Grupo de Investigación y Análisis de Tráfico de la Agrupación de Tráfico (GIAT) a indagar qué se escondía detrás. En España se estima que 2,5 millones circulan por las carreteras en estas condiciones.

Para tratar de poner coto a este creciente fenómeno, Tráfico comenzó a enviar el pasado mes de noviembre cartas a los titulares de los turismos, camiones o furgonetas con baja temporal y esta misma semana ha implantado una reforma reglamentaria por la que la limita a un año. Hasta ahora no había tope y esta medida servirá para evitar el uso abusivo que hacían algunos talleres con el objetivo de evadir la obligación de llevar un vehículo a un Centro Autorizado de Tratamiento (CAT) al final de su vida útil.

Venta en el mercado negro

Las investigaciones abiertas por Tráfico hace más de un año sobre el aumento de bajas temporales confirmaron sus sospechas: transacciones al margen de la legalidad con vehículos que sus propietarios pueden creer desguazados y están todavía en circulación, que hayan sido vendidos al mercado negro o incluso que los propios titulares han dado de baja temporal el turismo o el camión para rematricularlos en el extranjero. Se trata de infracciones administrativas por fraude de ley.

En sus pesquisas, los equipos del GIAT Central en Madrid también detectaron empresas de transporte que han dado de baja su flota de camiones en España para llevarlos a países del Este. Allí los rematriculan y dan de alta para la misma compañía. ¿El objetivo? En países como Rumanía o Bulgaria los requisitos de transportes son menos exigentes y la mano de obra más barata. Con lo cual, despiden a la plantilla en España y operan desde el extranjero.

Transportes a Galicia

Con este modus operandi actúan empresas del Levante, sobre todo de Murcia y Alicante y que, entre otras comunidades, realizan transportes a Galicia. Esta operación es legal, pero ahora Tráfico fijará en un año las bajas temporales para controlar estos casos, pero en especial los de aquellos vehículos que tras ser dados de baja de manera temporal siguen circulando o son enviados al desguace para vender en el mercado negro, en la mayoría de los casos sin conocimiento de sus propietarios.

Con el límite fijado ahora por Tráfico, el departamento que dirige Pere Navarro se propone evitar el “uso abusivo” de esta figura, que exime del pago del impuesto de circulación, la ITV y el seguro. Los datos hablan por sí solos: desde 2004 se han duplicado este tipo de bajas en el conjunto del país, pasando de 60.982 a más de 132.000 en 2019, según los últimos datos disponibles.

Pasado el plazo de un año, si el titular no ha solicitado una prórroga, el modelo volverá a estar en situación activa, generando las obligaciones administrativas y fiscales que correspondan, tales como el pago del impuesto de circulación. La prórroga podrá solicitarse en la Jefatura de Tráfico como máximo dos meses antes de la fecha de finalización de la baja temporal.

Superar la ITV

Otra de las novedades que recoge la reforma es la obligación de superar una ITV en aquellos vehículos que han sido declarados siniestro total por las compañías aseguradoras y en los que, posteriormente, su titular pretenda continuar circulando con él o ser transferidos a otra persona. Esta inspección debe superarla con fecha posterior a la declaración del siniestro.

En caso de querer trasladar un vehículo a otro país donde vaya a ser matriculado, se deberá materializar la salida de España en los siguientes tres meses desde la anotación de la baja en el registro de vehículos de DGT.

En caso de que se superen los tres meses y exista constancia de que el vehículo continúa circulando en España, se procederá de oficio a darle nuevamente de alta en el Registro de Vehículos.

Compartir el artículo

stats