Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ABAU mete prisa a la evaluación de 2º de Bachillerato

Imagen de una convocatoria de selectividad en 2020.

Imagen de una convocatoria de selectividad en 2020. Marta G. Brea

En un curso atípico, el pasado, la Xunta se vio obligada a aplazar la convocatoria de la ABAU (Avaliación de Bacharelato para o Acceso á Universidade) hasta el mes de julio, lo que dejó a los estudiantes con más tiempo de margen para estudiar. Pero este año ha retomado el ritmo que llevaba en 2019, cuando Galicia se sumó a las comunidades que decidieron olvidarse de septiembre para la convocatoria extraordinaria y concentrar ambas antes de las vacaciones. Eso significa que la ABAU es en junio, pero además este año madruga unos días con respecto a la fecha de 2019: entonces los aspirantes a hacerse con alguna plaza en las facultades fueron citados a partir del 12 y esta vez lo son a partir del 8. Y si los estudiantes de 2º de Bachillerato son quienes tienen más prisa por ser calificados debido a estas pruebas, el que esta sean un poco más precoces también acelera los plazos previos en esta ocasión, entre ellos la sesión de evaluación final.

La resolución publicada por la CiUG la ubica el 18 de mayo como fecha “límite”, un día después de las Letras Galegas y una jornada elegida también como no lectiva por algunos centros, lo que les obliga a retrotraerse como muy tarde ya al viernes 14 de mayo, en la semana anterior, para asignar las calificaciones. Los exámenes, por supuesto, tocarían antes para tener las notas listas a tiempo. Algunos centros consideran que van muy justos y por ello el sindicato Anpe ha avanzado que trasladará hoy a la Consellería de Educación en la mesa sectorial que se permita el retrasar al menos un día esa sesión de evaluación si el centro en esa situación lo demanda. Además, hay estudiantes que cuestionan que les “reducen las horas de clase en un momento crucial”.

Isabel Ruso, presidenta de la asociación de directores de instituto de la comunidad, explica que los centros ya se habían hecho a la idea de las fechas con las que contarían, aunque sí señala que en el cómputo se “pierden” clases. Frente a ello, apunta la “profesionalidad” de los docentes y el haber “acomodado” los temarios.

Quejas de la comunidad

Desde Anpe informan de que tienen “muchas quejas” de centros por la fecha elegida como tope para la evaluación ordinaria de 2º al haber incluido el 18 como no lectivo. Por ello, su presidente, Julio Díaz, avanza que pedirán en la mesa sectorial de hoy que se “revisen” las fechas y que Educación “sea flexible”.

Por otra parte, estudiantes señalan que a los alumnos se les “reducen las horas de clase en un momento crucial” y tras un curso que comparan con el anterior. “Los contenidos de la selectividad no varían, pero las fechas de final de curso sí lo hacen”, afirman, en alusión a otras comunidades.

En todo caso, la selectividad de este año se parecerá, así lo indicó el Gobierno, a la edición pasada en disponer de exámenes con más opciones. Además, el que se evalúe a los jóvenes antes para ajustarse a los plazos de la selectividad no quiere decir que los estudiantes dejen de ir al instituto. En la orden que regula el calendario de este curso, la Xunta explica que en 2º, en el período que va desde la evaluación final ordinaria a la extraordinaria, el centro “organizará la impartición de las clases con la finalidad de preparar convenientemente al alumnado para la realización de la ABAU y de las pruebas extraordinarias”.

Una convocatoria madrugadora

Comparada con otras, Galicia no es una excepción en esa ABAU madrugadora, donde influye también el intervalo indicado por el Ministerio de Educación, que puso de tope el 18 de junio para el examen ordinario. Casi todas las autonomías optaron por la misma opción. Solo Andalucía apuran los días, al ponerlo del 15 al 17 de junio, mientras que Navarra, Murcia o La Rioja incluso tienen más prisa y convocan a primeros de mes. Aunque en otros cursos, como en 2017, la selectividad también fue madrugadora en Galicia, los centros tenían más margen para realizar la evaluación.

Desde la Consellería de Educación relacionan la modificación de la sesión de evaluación tope con el adelanto de la ABAU, que comienza cuatro días antes que en 2019. “De ahí”, señalan, “que también se hayan adelantado las fechas de evaluación de final de bachillerato y de reclamaciones”. Con todo, inciden en que se trata de “un adelanto de apenas unos días”.

Compartir el artículo

stats