El ministro de Transportes, José Luis Ábalos, ha anunciado esta mañana la ansiada rebaja de los peajes de la AP-9 para que deje de ser una de las autopistas más caras de España. Tras su reunión de esta mañana con el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha confirmado ante la prensa, como adelantó FARO, las medidas para abaratar la autopista que vertebra Galicia de norte a sur, una vieja e intensa demanda que genera un consenso casi unánime en la comunidad. Los descuentos, que se espera que entren en vigor en julio, se realizarán según el esquema avanzado en los últimos meses: a mayor uso, menor coste.

Todos los viajes de vuelta en el mismo día y durante toda la semana serán gratis y los usuarios que utilicen la autopista más de 20 veces al mes "en cualquier tramo" tendrán un descuento adicional del 20%. Ábalos ha detallado que, para esta bonificación suplementaria, un trayecto de día y vuelta cuenta como dos viajes, de forma que con 10 usos de estas características es suficiente para acceder a ella. Para el tramo Vigo-Tui la bonificación se amplía al 50%, por motivos de "seguridad vial"; se trata de descongestionar la peligrosa A-55. Además, se levanta al fin el peaje Vigo-Redondela, que será completamente gratuito. Los vehículos accederán a ventajas "en línea" con las explicadas.

  • El negocio millonario de la AP-9 tiene entre Vigo y Redondela su “tramo de oro”

El Gobierno incluyó en los Presupuestos Generales del Estado de año una partida de 55 millones para abordar estas rebajas y se había comprometido a su aplicación en el segundo semestre, de forma que se dedicase la primera parte del ejercicio a diseñar la fórmula. La idea es que los descuentos estén vigentes durante toda la concesión de la autopista, que acaba en 2048. Hoy el ministro ha puesto una fecha más concreta: julio. Eso sí, ese "calendario ambicioso" depende de que las negociaciones con Audasa vayan a buen ritmo y la tramitación administrativa no se demore. Ábalos ha calculado en cerca de 60 millones el coste anual de la medida, lo que elevaría 2.500 millones el monte final para cuando finalice la concesión.

El conductor de Vigo que se negó a pagar el peaje de la AP-9 en Redondela FARO DE VIGO