Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sánchez cambia por sorpresa al delegado del Gobierno

José Miñones, a la izquierda, con el presidente de la Diputación de A Coruña, Valentín Formoso. |  // FDV

José Miñones, a la izquierda, con el presidente de la Diputación de A Coruña, Valentín Formoso. | // FDV FdV

Pedro Sánchez, líder del PSOE y presidente del Gobierno, sorprendió ayer a su partido en Galicia con un cambio de cromos al frente de la Delegación del Ejecutivo en la comunidad. Javier Losada será relevado por el alcalde de Ames, José Manuel Miñones, con el que mantiene una estrecha relación personal. La decisión aviva las aguas internas del PSdeG, donde un sector del partido busca pergeñar una alternativa a Gonzalo Caballero en las primarias para la Secretaría Xeral, al considerar finiquitado su proyecto por el mal resultado de las elecciones autonómicas de julio. El líder de los socialistas gallegos, sin embargo, defendió la decisión: “Hará un gran trabajo”.

El Consejo de Ministros aprobará hoy el cambio al frente de la Delegación del Gobierno en Galicia, lo que abre la puerta a las interpretaciones en un partido que vive tiempos de incertidumbre. En julio, quedó situado como tercera fuerza en Galicia pese a la desaparición de Podemos y las mareas, siendo superado ampliamente por el BNG, testigo de otra mayoría absoluta del PP de Feijóo sin capitalizar votos gracias a la presencia de Pedro Sánchez en La Moncloa.

Para el sector enfrentado a Caballero, el movimiento de aupar a un desconocido afín al presidente del PSOE coruñés, Valentín González Formoso, uno de los más críticos con su gestión, es un mensaje de que proceden nuevos tiempos. Para la cúpula gallega, el movimiento carece de calado orgánico, más allá de la relación personal de Sánchez con Miñones, que junto con el eurodiputado Nicolás González, es el único en Galicia con un vínculo tan estrecho.

Caballero pasó por alto el hecho de que Miñones no pertenezca a su círculo de confianza y de que, por segunda vez, no logre situar en la Delegación del Gobierno a alguien de su cuerda. “No me siento incómodo en absoluto con el nombramiento”, declaró a FARO.

“Lo importante es seguir manteniendo la coordinación entre partido y Gobierno, que es excelente”, añadió tras destacar el “magnífico trabajo” de Losada, representante del vazquismo que fue aupado en 2018 a la condición de máximo representante del Gobierno en Galicia en contra de las preferencias de Caballero.

Los críticos con el líder del PSdeG, atrincherados en torno a Formoso, consideran el movimiento de Sánchez un “segundo toque” a favor de la renovación en el PSdeG, una opción que no vería mal tampoco el socialismo pontevedrés, aunque siempre que se apostase por un candidato de consenso y con opciones.

El primer “toque” habría sido la propia elección de Miñones como el único gallego designado en la lista de 14 dirigentes socialistas encargados de las ponencias del 40º Congreso Federal que el PSOE celebrará en Valencia en octubre. El regidor de Ames será el responsable de diseñar la política municipal y rural.

Miñones es cercano a Formoso y tras el batacazo electoral de julio pidió a Caballero que se sometiese a la voluntad de las bases, aunque estos días matizó que quería alejar el proceso de las municipales. En todo caso, se autodescartó para competir por el cetro de mando socialista. El sector crítico apunta que la operación se venía fraguando desde hace tres semanas y que estaba previsto que se aplicase dentro de otras tres. El adelanto obedece, alegan, a elevar la presión sobre el líder del PSdeG antes del congreso y las primarias de finales de año.

La dirección del PSdeG rechazó esas interpretaciones en clave interna, igual que cuando se eligió a Miñones para participar en el Congreso Federal, y vinculó la operación con el carrusel de renovaciones en todo el Estado, aunque las inminentes también en Madrid y Andalucía coinciden con territorios donde Ferraz quiere impulsar cambios, y la apuesta por nuevas caras a nivel estatal. “El año pasado hubo 11 cambios en delegaciones del Gobierno”, sostienen.

“Estoy seguro de que Miñones continuará el magnífico trabajo de Losada. Es una persona que forma parte de mi ejecutiva. Confiamos plenamente en su capacidad de trabajo para dar respaldo e impulso a la importante agenda gallega que tiene en marcha el Gobierno de España”, tendió puentes Caballero.

Hasta hace nada, Miñones era un desconocido en la política gallega, pero sus planteamientos y ausencias en las ejecutivas llamaron la atención, aunque él los justificó este fin de semana en Radio Nacional. Ahora salta a la primera línea para ejercer un papel de defensa del Gobierno, como un Losada que se batió el cobre con la Xunta.

El PP aprovechó la situación para cuestionar a Gonzalo Caballero, que “debería poner las barbas a remojar” tras el relevo de Losada. El partido de Feijóo considera “evidente” que Pedro Sánchez ha decidido “intervenir el PSOE en Galicia”.

El profesor-político amigo de Pedro

A José Miñones no solo le unen una amistad y afinidad con Pedro Sánchez que casi nadie tiene en Galicia (“Esto es cosa de Pedro”, resumió el nombramiento un alto cargo del PSdeG), sino también varias coincidencias. Ambos nacieron en 1972, ambos fueron profesores universitarios, ambos tienen dos hijos y ambos gobiernan en coalición. El primero, el concello de Ames, con BNG y Contigo Pódese. El segundo, el Gobierno del Estado con Unidas Podemos.

La universidad marcó la vida de este alcalde, cuyo nombramiento al frente de la Delegación del Gobierno en Galicia, reaviva el debate sobre el liderazgo del PSdeG, aunque él se ha descartado para esa carrera. Su padre fue catedrático en la Facultad de Farmacia de Santiago y en esa materia se licenció Miñones en 1997, momento a partir del cual comenzó un periplo como investigador y profesor.

Pero una viejo animal político como el exalcalde de Ames y expresidente de la Fegamp, Carlos Fernández, le echó el guante tras sus pinitos en el movimiento vecinal a mediados de los 2000. A partir de ahí, fue creciendo hasta tomar el relevo de su padrino y ostentar el bastón de mando desde 2015, evidenciando su capacidad para el diálogo en una delicada situación municipal e integrando a BNG y Podemos en su ejecutivo.

Muestra de ese talante fue su reacción a su nombramiento. Agradeció la confianza depositada en él por Sánchez para una tarea que afronta “con ganas e ilusión”, al tiempo que ensalzó el papel de su antecesor. También se acordó de sus compañeros en las corporaciones municipales de Ames. “Sin duda, es un honor para mí haber ejercido este cargo”, declaró.

Compartir el artículo

stats