Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Xunta pasa lista en las residencias y refuerza el control de gastos

Una anciana es atendida en un centro de día en Cambados. NOÉ PARGA

Elaborará un censo para tener identificados y localizados a los usuarios de residencias e incluirá datos de las plantillas para facilitar a la inspección la vigilancia de las ratios

La pandemia ha destapado las carencias en la gestión de los centros de mayores y discapacitados. Algo tan sencillo como la correcta identificación y localización de sus usuarios no siempre era posible debido a la movilidad de los residentes, que podían causar baja, trasladarse a otro geriátrico o ingresar en el hospital. Todo esto se escapaba a veces al control de la Consellería de Política Social. Por eso, acaba de sacar a contratación por casi un millón de euros la creación de un censo de mayores en residencias. Así, la Xunta tendrá un registro de todos los usuarios, con datos sobre su ubicación, estado de salud, tutores y hasta la dieta que siguen. Cada alta, baja o traslado se registrará en el sistema de forma inmediata. Pero también se incluirán los datos y características de los centros tanto públicos como concertados. En el caso de estos últimos se incorporará toda la información del contrato con la Administración autonómica y el detalle de la facturación, incluyendo “aspectos necesarios” para liquidar los gastos como las ausencias temporales de los mayores o las bajas, que deberán descontarse del coste del servicio.

Cada mes los centros de mayores concertados facturan los gastos generados a las jefaturas territoriales de Política Social para su revisión y correspondiente pago. La nómina que trasladan a la Administración debe contener el detalle del coste del servicio del residente (plaza y posibles servicios asignados al usuario) y el total a facturar. En el cálculo de lo que se paga se tiene en cuenta la capacidad económica del residente, su situación personal o el grado de dependencia. ¿Pero qué pasa si el mayor se ausenta un periodo de tiempo del geriátrico porque va a pasar unos días con su familia o permanece ingresado en el hospital? En ese caso, el geriátrico no debería facturar el gasto por los días en los que no se ocupó la plaza. El nuevo censo que pondrá en marcha Política Social dejará registrados los días que el usuario estuvo en el centro y qué días estuvo ausente. De esta manera, se refuerza el control sobre la facturación que le trasladan los centros concertados.

El contrato para elaborar el registro informático asciende a un millón de euros

“Actualmente si una persona está ausente o hospitalizada se descuenta de la liquidación de la nómina los días que un usuario no hace uso del centro. Con el nuevo modelo digital se procura mejorar el sistema de gestión y calidad de los datos”, explican desde Política Social.

El objetivo es que la empresa a la que se contrate desarrolle este sistema de registro en el plazo máximo de un año. “Es necesario y urgente en este contexto”, explica la Xunta en los pliegos de contratación en alusión a la pandemia.

“Durante la pandemia la identificación de los usuarios se llevó a cabo a través de listados, cruces con diferentes sistemas de información y contacto directo con los centros, un proceso laborioso y no exento de errores”

decoration

“Durante la pandemia la identificación de los usuarios se llevó a cabo a través de listados, cruces con diferentes sistemas de información y contacto directo con los centros, un proceso laborioso y no exento de errores”, explica el departamento de Fabiola García.

Uno de los problemas con los que se encontraba la Xunta para disponer de un censo fiable hasta ahora era la “heterogeneidad en la tipología de los centros”, que pueden ser centros de mayores, centros de día, de alzheimer, de discapacitados... Y también las distintas modalidades de gestión: públicos, privados, públicos con gestión privada, privados con plazas concertadas...

En el nuevo registro deberá constar el nombre de cada usuario, su edad, estado civil, grado de dependencia, nombre del tutor y contacto, dieta, si está vacunado de COVID e incluso su historial de visitas.

Cada vez que cause baja, porque fallece, se va a otro centro o vuelve a su domicilio, se deberá hacer constar en el censo.

Pero además en el registro se incluirá también el detalle de todos los trabajadores del geriátrico. Según explica la Xunta, esta información “tiene una relevancia de primer orden en el seguimiento y control de las ratios por parte de la inspección de servicios sociales y resulta también de valor a efectos de planificación global del sistema”. De hecho, en las inspecciones a geriátricos la denuncia más frecuente es el incumplimiento de las ratios de personal.

Compartir el artículo

stats