Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alfonso Rueda | Vicepresidente primero y conselleiro de Presidencia, Justicia y Turismo

“Puede ser un buen verano para el turismo, aunque no al nivel de antes de la pandemia”

Alfonso Rueda

En medio de tanta mala noticia por la pandemia, el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, es optimista respecto a la campaña turística de verano. Aspira a que la temporada estival y el Xacobeo insuflen oxígeno al sector más castigado por la crisis sanitaria del COVID.

–Los hosteleros ya dan por perdida la Semana Santa. ¿Estamos a tiempo de salvar el verano?

–Sí. Ésa es mi intención. Yo no diría que está perdida la Semana Santa. Pero mejor no obsesionarse con que tiene que estar todo abierto y tiene que venir mucha gente porque aquí lo que interesa es tener un buen verano. Estamos trabajando para tener un buen verano, donde todo pueda ser mucho más normal.

–¿Buen verano? Pero no como antes de la pandemia lógicamente...

–No, eso lo tenemos asumido. Pero después de tener todo perimetrado, sin movilidad, podemos tener una campaña, no normal como un año antes de la pandemia, pero sí diferente. Eso es a lo que aspiramos. No a va a ser un verano pleno, pero puede ser un buen verano.

–¿Se han empezado a pagar ya las ayudas del segundo plan de rescate a la hostelería?

–Como era previsible tuvimos muchísimas solicitudes, más que en el primer plan. Nos comprometimos a dar agilidad y estamos empezando a pagar, aunque todavía no ha acabado el plazo para solicitarlas. Llevamos entre 800 y 1.000 abonadas Queremos durante este mes hacer una parte muy importante de los pagos. Van invertidos 170 millones ya desde el mes de noviembre y si ahora se incorporan las ayudas del Estado, que ya era hora un año después, pues bienvenidas sean. No vamos a solucionar todos los perjuicios que ha pasado mucha gente este año por las restricciones pero los va a aliviar bastante.

–Los hosteleros se quejan de falta de información y confusión cada vez que la Xunta adopta medidas que les afectan. Los decretos para la desescalada se publican en el Diario Oficial de Galicia con muy poca antelación... ¿No cree que esto es mejorable?

–Sí, por supuesto. Tenemos muchas medidas reuniones con representantes de hosteleros. Hacemos todo lo posible porque las medidas que adopta el comité clínico se conozcan y causen el menor perjuicio posible y se publiquen con la máxima antelación. Pero por supuesto, es mejorable.

–Se está reprogramando el Xacobeo. ¿Qué nos puede avanzar? ¿Habrá conciertos en verano?

–Es algo que nos pregunta mucha gente, porque los conciertos son la marca de identidad del Xacobeo. Ahora mismo pensar en hacer conciertos grandes yo creo que es complicado y además son decisiones que se tienen que tomar con meses de antelación. Lo que estamos pensando es más en conciertos de formato más pequeños y eso nos va a permitir hacerlos en muchos sitios. Y pensar en hacer los grandes conciertos igual el año que viene.

–¿Qué medidas de seguridad se impondrán en estos espectáculos? ¿Contempla la Xunta exigir PCRs a los asistentes, por ejemplo?

–Hace dos meses nadie hablaba de la posibilidad de hacer conciertos en verano y ahora hablamos de eso. Pero esas cosas aún se están decidiendo.

–Debido a la tercera ola de COVID, el Xacobeo está, de momento, aparcado. ¿Qué pasa con el dinero presupuestado? ¿Se reservará para más adelante o se está reprogramando en otros ámbitos?

–Tenemos afortunadamente un año y medio por delante. Hay muchas cosas que tendremos que aplazar, pero no renunciar a hacerlas. Pero hay otras que hemos creído que, en vez de aplazarlas, ese dinero sería bueno dedicarlo a cosas más necesarias. Así se han dedicado partidas pensadas para el Xacobeo a dar ayudas a las agencias de viaje o a sacar una nueva edición del Bono Turístico.

–¿Son seguros los albergues de peregrinos?

–Hemos hecho reformas en muchos albergues y construido otros nuevos. Y además han nacido muchos albergues privados de gente joven que ha invertido mucho. Ésa es la razón de que por ahora los albergues públicos no van a abrir. El camino empieza a despertar, pero hay oferta privada suficiente sin que le haga competencia la red pública. Eso no significa que no estemos trabajando, dandoles formación sobre el protocolo de medidas sanitarias, cómo se pueden ocupar las habitaciones, qué hacer en caso de contagio...

–El País Vasco demanda al Gobierno el traspaso de 11 competencias. Galicia lleva años sin recibir ninguna transferencia. Además de la AP-9 y el dominio público marítimo terrestre, ¿se plantea la Xunta nuevos traspasos?

–Hay margen para ampliar el marco competencial. Tenemos un listado grande de competencias. Hemos visto como el Gobierno trata preferentemente a unas comunidades respecto a otras, por eso vamos a intentar amarrar compromisos concretos como la AP-9 y el dominio público marítimo terrestre. Después iremos hablando de las demás...

–¿Cuáles son?

–Hay una lista, está también la formación en materia náutico pesquera, pero vamos a empezar por estas dos.

–Ha encargado un estudio a la Universidade de Santiago sobre las competencias municipales, ¿para qué servirá?

–La delimitación de competencias entre Xunta y concellos no está clara en absoluto. Es bueno delimitar las zonas de gestión para saber después quién financia las competencias. Cuando tengamos el estudio lo discutiremos con la Fegamp.

“Mi futuro y mi trabajo político está ligado a Feijóo”

–Ustedes critican la división del Gobierno central, pero el PP tampoco exhibe unidad de acción frente a la pandemia. ¿Cómo le explica a los hosteleros que en Madrid no cerrasen los bares en la tercera ola y en Galicia sí?

–Esto es consecuencia de que el Gobierno central decidió dejar toda la gestión de la pandemia en 17 comunidades sin absolutamente ninguna coordinación. Dicho esto cada comunidad sabe lo que tiene que hacer. Yo lo que tengo es que explicar a los hosteleros lo que se hace aquí.

–La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, ha dicho que cerrar la hostelería es “un fracaso”, que “no es sensato”. ¿Somos los gallegos unos insensatos?

–Estamos siendo muy sensatos. Pero no es lo mismo la situación sanitaria de Madrid que la de otras partes. Madrid tuvo una primera ola durísima y hubo muchísima población que se inmunizó.

–La ruptura con Ciudadanos obliga al PP a girar hacia Vox. ¿Es posible así ser alternativa de Gobierno?

–En Galicia tenemos poca experiencia de eso. De ahí la importancia de tener estabilidad política para no estar sometido a vaivenes y cambios de opinión. Lo que me sorprendió es ver al presidente del Gobierno y su partido que, en un momento de pandemia, esté detrás de las mociones de censura. Eso es muy preocupante. Y respecto al papel de Ciudadanos, es un partido en el que se puede confiar bastante poco.

–Pero Ayuso si quiere gobernar tendrá que pactar con Vox, ¿no le preocupa que su partido se escore hacia la ultraderecha?

–Estas elecciones en Madrid no las provoca Ayuso, las provoca la evidencia de que algo se estaba preparando. Y Ayuso ha dicho que intentará gobernar con mayoría absoluta.

–Si Ayuso gana ¿cree que la línea moderada que representa Feijóo perderá peso en el partido?

–No me planteo eso. Si gana Ayuso reforzaría al partido al que pertenezco. Aquí nos dedicamos a gobernar Galicia y nunca he visto al presidente de la Xunta en esas peleas. No hay ninguna confrontación.

Feijóo ha dicho que ésta será su última legislatura. ¿Cómo será el PPdeG en la era post-Feijóo?

–Queda mucho tiempo. Ya veremos lo que pasa. Aquí tenemos los procesos congresuales aplazados. Estamos en el día a día.

–¿Y qué hará cuando acabe la legislatura? ¿Cuál será su papel en el partido?

–Mi futuro y mi trabajo político está ligado a Feijóo. Hasta ahora he demostrado que es así y el presidente también ha demostrado que tiene confianza en mí.

Compartir el artículo

stats